Ya basta de dedazos; Si la militancia decide que  presida el PRI en Sonora, no soy nadie para negarme: Bulmaro Pacheco

HomePrincipalesEntrevistas

Ya basta de dedazos; Si la militancia decide que presida el PRI en Sonora, no soy nadie para negarme: Bulmaro Pacheco

Ya basta de dedazos

Si la militancia decide que

presida el PRI en Sonora, 

no soy nadie para negarme:
Bulmaro Pacheco

 

“Apoyaré sin reserva a quien elija la militancia, siempre y cuando no obedezca a un grupo de poder que quiera domesticar al partido para intereses particulares”.

 

  • Yo no tengo dueños y respondo por mis propios actos, pero soy gente de equipo.

 

  • No hay personajes perfectos, ni santos, pero una persona que unifique sería lo ideal.

 

  • Ya basta de dedazos y recomendados de grupos que quieran manipular al partido.

 

  • La selección debe ser por consenso y no precipitarse para darle gusto a algún grupo. 

 

  • El PRI debe de vivir de prerrogativas y aportaciones de militantes, no patrocinadores.

 

Por Alan Castro y Feliciano Guirado Moreno

 

“Les digo con toda honradez, si la militancia decide que alguien como yo, como algún militante que ya fue, debe ser el indicado, yo creo que uno no es nadie para negarse”, sostiene Bulmaro Pacheco ante la posibilidad de dirigir por segunda ocasión al PRI en Sonora.

En entrevista exclusiva para Nuevo Sonora, el actual Presidente de la Fundación Colosio no se descarta para dirigir el Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, argumentando que si la militancia priísta así lo decide, no es nadie para negarse.

Así mismo, el licenciado señala que en su primera experiencia como presidente estatal del PRI de 1987 a 1989, obtuvo triunfos electorales que lo sitúan en la historia como el último presidente que logró carro completo para el partido tricolor.

“Yo creo que la responsabilidad política e histórica como dirigentes está en seguir aportando al partido, porque queremos al partido, porque lo valoramos y porque nos ha dado muchas cosas”, enfatiza.

De igual forma, Pacheco Moreno asegura que apoyará sin reserva a quien la militancia elija, siempre y cuando haya reconciliación, unidad y no obedezca a un poder que simplemente quiere domesticar al partido para intereses particulares.

“​​¿Quién te manda?”, pregunta el semanario político, “diría que mi conciencia, mi experiencia, yo no tengo dueños, yo respondo por mis actos, trato de entender mi realidad pero soy gente de equipo”, reconoce.

Dicho esto, expone que los priístas primero deben esperar a que termine el gobierno de Claudia Pavlovich, luego permitir que Ernesto De Lucas asuma su cargo como diputado local y por último, revisar estatutariamente cuando concluye el período de la dirigencia.

Y le corresponderá al Comité Ejecutivo Nacional emitir una convocatoria para hacer la auscultación y que los priístas digan a quien quieren como su próximo presidente del CDE del PRI en Sonora.

En ese tenor, Pacheco Moreno pide una auscultación seria para la dirigencia partidista, que sume y tenga la capacidad de entender el momento del PRI, y no un grupo que se adueñe para domesticarlo y lo lleve simplemente al juego de intereses.

“Creo que ha llegado la necesidad de una dirigencia del partido para un tiempo de crisis que el PRI no había vivido”, advierte. 

Y si bien Bulmaro Pacheco reconoce que la palabra clave es la unidad, es consciente que no hay personajes perfectos ni santos, pero si hay uno o una persona que unifique a los priístas en relación a una reconstrucción del partido, sería lo ideal.

“¿Peligra el PRI en el proceso que está por venir en el cambio de dirigencia?, ¿habrá un choque de trenes?”, pregunta el hebdomadario, “no se ve, cuando menos en el panorama actual se ven siete u ocho militantes distinguidos que quieren ser dirigentes”.

 “¿Todos son distinguidos?”, revira Nuevo Sonora, “de eso se encargará el comité nacional y la militancia, de discriminar quién de esos siete u ocho pueden edificar más al partido, quienes tienen menos signos negativos que puedan provocar rupturas y fracturas”, responde.

Eso sí, reitera que ya basta de dedazos, sobre todo porque se busca que en el PRI no lleguen recomendados de grupos que quieran manipular al partido para sus fines particulares. 

En ese entendido, Bulmaro Pacheco indica que ante las circunstancias que vive el PRI y el inventario de políticos, el CEN debe hacer una buena evaluación con los militantes para seleccionar a quien divida menos y menos carga negativa tenga.

Pero sobre todo, una dirigencia que realmente unifique al partido y siente las bases de las victorias futuras, es por eso que está convencido que el método de selección debe ser por consenso y no precipitarse para darle gusto a algún grupo. 

 “¿De qué vivirá el PRI?”, cuestiona Nuevo Sonora, “cómo ha vivido en general, de las prerrogativas que le da la autoridad electoral tanto a nivel nacional, como estatal y de las aportaciones de sus militantes”, responde.

“¿No va a haber patrocinadores que quieran imponer a algunos perfiles?”, remata el semanario, “lo más deseable es que no sea así, por eso hay que ver a quien elijes de dirigente, que no pertenezca a un poder que diga mira lo está sosteniendo fulano de tal”, expone.

Ya que si sucede eso, Pacheco Moreno considera que sería lo más nefasto para el PRI y dejaría mucha militancia que tiene todavía la expectativa de reconstruir al partido político.

Respecto a Ernesto Gándara, señala que independientemente de su papel como candidato en la pasada elección, tiene mucho capital político en Sonora y de él dependerá lo que vaya a ser en el futuro

Por su parte no se atreve a recomendar nada, pues seguramente está en un proceso de reflexión de lo que pasó y lo que pasará a corto plazo, consciente de la máxima de que no hay victorias ni derrotas para siempre.

En cuanto a su estatus partidista, Bulmaro Pacheco señala que Ernesto Gándara está en plena libertad de volverse a afiliar al partido, ya que fue presionado fuertemente por el PAN para renunciar como requisito para su candidatura, cosa que no hicieron en otros estados.

“¿Qué le pasó al PRI en la elección?”, indaga el semanario, “en primer lugar hizo una alianza que no fue bien asimilada por su militancia, no se argumentó a fondo y a muchos no les gustó”, resume.

En ese sentido, señala que gracias a la alianza se tomaron decisiones complicadas como candidaturas que no se resolvieron de fondo y hubo descalabro que pudieron haberse evitado.

Además de que el logo no apareció en la boleta a gobernador y el propio Ernesto Gándara tuvo que renunciar al PRI, lo cual tampoco le gusto a muchos militantes.

No obstante, aclara que son factores que se están reuniendo para hacer un verdadero balance sobre lo que le pasó al partido, para no caer en teorías apocalípticas, derrotistas y depresivas de que todo está perdido.

Y aunque Bulmaro Pacheco reconoce que la alianza fue uno de los factores que hizo que se perdieran algunas posiciones, no la demerita desde el punto de vista que hubo apoyos para candidatos del PRI.

“Creo que esa alianza debe profundizar si así se quiere, hay intención porque viene la presidencial, la elección federal y de alcaldes de 2024”, advierte.

Incluso, señala que es deseable que se profundice, discuta, analice y se tomen las experiencias de este elección para explorar una alianza que pueda agregar a un Movimiento Ciudadano en el 2024.

Por último, Pacheco Moreno descarta que el PRI este vapuleado, mas bien diría confundido, sin embargo, reconoce que en los municipios hay capacidad, coraje y ánimo de recuperarse, reconstruir y seguir aportando a la historia del priísmo sonorense.

 

Se están disputando por el PRI y en octubre le toca relevo al dirigente Ernesto De Lucas, ¿qué opina?

Un partido que hace autocrítica y se discute internamente en su situación, es un partido vivo y activo. Es obvio que después del ramalazo del 2018 y 2021 todos los partidos políticos, salvo los ganadores, tienen que hacer un buen análisis de autocrítica, tanto el PAN y el PRI están replanteando la renovación de dirigencias, en primer lugar en hacer esa autocrítica ¿qué pasó en 2018 y 2021?, porque no están desligados los dos fenómenos, porque el PRI tiene buenas cifras en ayuntamientos con el PAN y PRD, van a gobernar a un millón cien mil habitantes en Sonora, y eso obliga a hacer una reflexión profunda sobre el estado que guardan, cómo quedaron sus estructuras, si se va reconstruir piedra sobre piedra, y sobre todo ¿cómo va a quedar sus dirigencias?, hay inquietudes en todos los partidos por el descalabro que tuvieron, y es sano que surjan aspirantes a las dirigencias y eso te da idea que es un partido vivo.

 

¿Qué le pasó al PRI en la elección?

En primer lugar hizo una alianza que no fue bien asimilada por su militancia, no se argumentó a fondo y a muchos no les gustó; gracias a esa alianza se tomaron decisiones que se advertían complicadas y difíciles, los mismos militantes del PRI decían en los municipios que postularán o quitarán a tal persona porque iban perder, ahí le toca al PRI o PAN, esas cosas no se resolvieron de fondo y hubo descalabros que pudieron haberse evitado si se hubiera escuchando a la militancia; no apareció el logo del PRI en la boleta a gobernador, apareció el de la alianza y eso confundió a muchos; Ernesto Gándara renunció al PRI y eso tampoco le gustó a muchos militantes. 

Son ingredientes que se están reuniendo para hacer un verdadero balance sobre qué le pasó al partido, para no caer en teorías apocalípticas, derrotistas y depresivas de que todo está perdido. Creo que haciendo un buen balance de lo que pasó en el 2018, que muchos no creyeron que eso iba a impactar en el 2021, porque le apostaron al desgaste en la figura de López Obrador, a los problemas internos de Morena, pero eran tres años, muy poco para que pasara el efecto del 2018 que también pegó en 2021.

 

¿Les salió muy cara al PRI esa alianza con el PAN y PRD?

Digamos que fue uno de los factores que hizo que se perdieran algunas posiciones. No demerito la alianza del punto de vista que hubo apoyos en algunos municipios para candidatos del PRI, y del PRI para candidatos del PAN que se ganaron, es decir, tener 26 alcaldías entre PRI, PAN y PRD no es un cifra menor y gobernar a un millón cien mil habitantes menos, creo que esa alianza debe profundizar si así se quiere, hay intención porque viene la presidencial, la elección federal y de alcaldes del 2024.

 

¿Tienen que seguir con esa alianza?

Es deseable que se profundice, discuta, analice y se tomen las experiencias que se forjaron ahora en la elección pasada para explotar la posibilidad de una alianza que incluso, pueda agregar a Movimiento Ciudadano en el 2024 porque ya el movimiento de Morena está muy adelantado y el Presidente destapó candidatos, a partir del primero de septiembre cambia la cámara de diputados, el gobierno de Sonora y los ayuntamientos. Los gobernadores y gobernadoras que van a tomar posesión van a empezar ya el juego de la sucesión del 2024.

 

¿Está vapuleado el PRI en Sonora?

No, yo diría que está confundido, está choqueado con toda la extensión de la palabra. Pero si vas a los municipios donde hay capacidad y coraje, la gente que realmente le ha sostenido la elección municipal al PRI en el 2018 y 2021, hay mucho ánimo de la gente por recuperarse, primero, porque no les gusta lo que está recibiendo y cómo están viendo las cosas en los municipios; segundo, porque hay un coraje legítimo de militantes del PRI que quieren recuperarse, quieren reconstruir y aportar, porque reconocen que los partidos políticos tienen ´vaivenes´, y solo los partidos oportunistas como los tres que desaparecieron ésta elección y otros que han desaparecido en los últimos 50 años, no tienen historia y el PRI sí la tiene.

 

¿Peligra el PRI en el proceso que está por venir en el cambio de dirigencia?, ¿habrá un choque de trenes por la lucha de esa dirigencia?

No se ve, cuando menos en el panorama actual se ven siete u ocho militantes distinguidos del PRI que quieren ser dirigentes.

 

¿Todos son distinguidos?

Digamos que sí. De eso se encargará el comité nacional y la militancia, de discriminar quién de esos siete u ocho pueden edificar más al partido, quienes tienen menos signos negativos que puedan provocar rupturas y facturas. Basta de dedazos, sobre todo porque se busca que en el PRI no lleguen recomendados de grupos que quieran manipular al partido para sus fines particulares. Por ejemplo, es increíble que en Cajeme sea más fácil elegir a la reina del ejido que al comité municipal del PRI, porque son factores que hace años han estado disputándose al partido y pierden elecciones.

 

Ya quedan pocos grupos en el PRI, ¿ya no están muy al pendiente de ese partido?

Por eso se ha llegado a un acuerdo interno con organizaciones del partido, sobre todo porque son las que determinan el rumbo del partido en Sonora. Primero, esperarse a que termine el gobierno de Claudia Pavlovich, segundo, que asuma su cargo de diputado local Ernesto De Lucas y tercero, revisar cuando estatutariamente le corresponde a Ernesto De Lucas terminar el período que continúo de Gilberto Gutiérrez. 

 

¿Se puede reelegir?

Eso va a depender del comité nacional del partido, le corresponde emitir una convocatoria para hacer la auscultación y que los priístas digan a quien quieren. Se puede hacer muy fácil.

 

Y si se encaprichan y quieren a Ernesto de Lucas, ¿es factible?

Sería una decisión particular de él y habría que preguntarle directamente, pero Ernesto ha confesado que tendrá mucho trabajo legislativo, hay mucho que hacer porque son cuatro legisladores del PRI de oposición nada más, once sumando a MC, PAN y PRD. Pero si se hace como establecen los estatutos creo que el período de Ernesto vencería el mes de octubre.

¿Qué es lo que estamos pidiendo los priístas?, una auscultación seria para que se elija a un presidente o una dirigencia partidista, la que más sume y convoque, que tenga capacidad de entender el momento del PRI y no un grupo que se adueñe para domesticarlo y lo lleve simplemente al juego de intereses, creo que ha llegado la necesidad de una dirigencia del partido para un tiempo de crisis que el PRI no había vivido.

 

Unidad, ¿es la palabra clave?

Unidad, conciliación, convergencia, establecer puntos de coincidencia, no hay personajes perfecto, no hay santos en esto,  pero si entre los militantes que se escuchan puede haber uno o una que más unifique a los priista en relación de una política de reconstrucción del partido no para los próximos tres años, sino para el próximo año.

 

¿Qué tiene que hacer Ernesto Gándara?

Independientemente de su papel de candidato derrotado en la pasada elección, tiene mucho capital político en Sonora, sólo de él depende lo que vaya a ser en el futuro. No me atrevería a recomendarle nada porque supongo que en este momento está en un proceso de reflexión sobre lo que le pasó y lo que puede suceder a corto plazo, creo que es consciente a la máxima de que no hay derrotas ni victorias para siempre. 

 

¿Puede Ernesto Gándara reafiliarse a su otrora partido?

Sí, está en plena libertad. Eso dependerá de una decisión del consenso político y la indicación del comité nacional, ahí no veo ningún problema.

 

¿Tú le dirías bienvenido al PRI, Borrego?

Ya vente, reafíliate, aunque para mi nunca se ha ido, sé que fue presionado fuertemente por el PAN para que renunciara y que cumpliera con el requisito, que no hicieron en otros estados.

 

¿De donde debe de provenir la próxima dirigencia del PRI Sonora?

Ante las circunstancias que vivimos y de acuerdo al inventario de políticos, el comité nacional tiene que hacer una buena evaluación en consulta con los militantes para seleccionar a quien divida menos y menos carga negativa tenga, que no te anden restregando en la calle que robaron, que tienen cuentas pendientes y que sea una oposición leal, ejerciendo la crítica y señalar constantemente desviaciones, no por los votos,  sino por cumplir a un sector de la sociedad que quiere de los partidos activismo y ejercicio de la crítica. Creo que ahí de los más de diez perfiles que van a surgir para la dirigencia del partido, tanto el comité nacional como la militancia en Sonora deben de hacer una consulta exhaustiva para que se seleccione una dirigencia que realmente unifique al partido y siente las bases de la victoria.

 

Si el próximo dirigente tiene que ser ese factor de unidad , ¿debe llegar por consenso o elegirlo la militancia?

Tiene que ser por consenso, por dos factores, Comité Nacional que le corresponde emitir las convocatorias y a la militancia opinar sobre los perfiles. Ahorita están opinando, si vas a los pueblos ya tienen su punto de vista. Eso se tiene que hacer en todo el estado y no precipitarse para darle gusto al grupo A,B o C. Por eso se está pidiendo: Primero, que el Pato proteste; segundo, que termine el gobierno de Claudia Pavlovich; y que se revise muy bien cuando se le vence a Ernesto y que si hay que dejar un interinato mientras se hace la consulta, que se haga, pero con la conducción del comité nacional.

 

¿De qué vivirá el PRI?

Cómo ha vivido en general, de las prerrogativas que le da la autoridad electoral tanto a nivel nacional, como estatal y de las aportaciones de sus militantes.

 

¿No va a haber patrocinadores que quieran imponer a algunos perfiles?

Lo más deseable es que no sea así, por eso hay que ver a quien elijes de dirigente mujer u hombre que no pertenezca a un poder que diga mira la o lo está sosteniendo fulano de tal, sería lo más nefasto para el PRI y dejaría mucha militancia que tiene todavía la expectativa de reconstruir al partido político.

 

¿Qué opina de las segundas partes?, dicen que quien mejor que usted para el PRI Sonora… 

Yo ya fui del 87 al 89 y fui el último presidente de cargo completo y estable; en esa pregunta que ya me la han hecho varias veces les digo con toda honradez, si la militancia del partido decide que alguien como yo, o algún militante que ya fue debe ser el indicado, yo creo que uno no es nadie para negarse. La responsabilidad política e histórica de nosotros como ex dirigentes está en seguir aportando al partido porque lo queremos, porque lo valoramos y porque nos ha dado mucho.

 

¿No se descarta para el PRI Sonora?

Si la militancia lo decide, no soy nadie para negarlo. Ahora, apoyaré sin reservas a quien la militancia diga quien va ser, siempre y cuando haya reconciliación, unidad y no obedezca a un poder que simplemente quiere domesticar al partido para intereses particulares, que eso le hace mucho daño a todos los partidos.

 

¿Habría autocrítica si usted llega al PRI?

La hay desde la fundación, en las asambleas salen chispas en general.

 

¿Es la conciencia del PRI, la Fundación Colosio?

No, la conciencia del PRI es la militancia porque es muy diversa.

 

¿Quién te manda?

Diría que mi conciencia, mi experiencia, yo no tengo dueños, yo respondo por mis actos, trato de entender mi realidad pero soy gente de equipo, obviamente me comunico mucho con Ernesto de Lucas para todas las decisiones y jamás he recibido un señalamiento de no hagas esto, no hagas de aquello, incluso de candidaturas que no estaba de acuerdo públicamente.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: