La LXII Legislatura del Congreso fue un fracaso: Eduardo Urbina

HomePrincipalesEntrevistas

La LXII Legislatura del Congreso fue un fracaso: Eduardo Urbina

La LXII Legislatura del Congreso 

fue un fracaso: Eduardo Urbina

 

“No me voy del PAN por un rompimiento o coyuntura; renuncio a mi militancia 

pero las convicciones me las llevo en la sangre”

 

  • No saltaré a otro partido como “chapulín”, no ando buscando chamba. 

 

Por Alan Castro

 

Para el ex diputado local Eduardo Urbina Lucero las legislaturas se deben medir respecto a los resultados que se tienen ante los retos y la coyuntura política, por lo cual califica a la LXII Legislatura del Congreso del Estado como un rotundo fracaso.

En entrevista para ‘NS por la mañana’, el ex panista señaló que al inicio de la legislatura tenían la posibilidad de tomar las riendas de decisiones importantes y cambios estructurales, sin embargo, los resultados finales fueron de simulación y pérdida de tiempo.

Los responsables del fracaso legislativo según Eduardo Urbina fue la polarización de la coalición “Juntos haremos historia” ocasionando confrontaciones, y el gobierno estatal que metió la mano al Congreso, que terminó arrodillándose ante los intereses del Ejecutivo.

“No deberíamos estar orgullosos del resultado final, independiente del esfuerzo individual que a todos mis compañeros les reconozco que intentaron impulsar sus agendas, pero en colectivo la verdad la palabra que nos define es: fracaso” reitera.

Dicho esto y al no conseguir su objetivo de impulsar una agenda que buscaba cambios estructurales al servicio público, Urbina Lucero pide disculpas, pues finalmente el resultado final es el que lo evalúa y no su esfuerzo, el cual fue mucho y se va con la cara en alto.

“¿Es motivo suficiente para renunciar a tu partido?”, preguntó NS, “no te niego que afectó esa forma de hacer política, pero son temas separados”, responde, explicando que su renuncia al PAN va en el entendimiento de que la política actual no está en los partidos.

En ese sentido, Eduardo Urbina señala que quiere mucho a Acción Nacional, sin embargo, hoy su política interna lo frena más que impulsarlo, aún así, aclara que no se va en un rompimiento o en una coyuntura, pues es un tema que ha estado dando cuenta hace años.

Además, expone que solamente renuncia a su vida partidista como militante, pero las convicciones no son como ropa sucia que te quitas y se echa al cesto, sino que se llevan en la sangre, en el tuétano del hueso y los principios del PAN los vive y los seguirá viviendo.

Y si bien Urbina reconoce que hace años tenía la posibilidad de renunciar al partido, señala que los últimos meses después de las elecciones el tema de la alianza lo fue minando y además su militancia lo limitaba a tener una opinión libre al respecto al interior del partido.

“No se trata de estar a favor o en contra de un partido, sino de defender tus principios donde estés, y lo seguiré haciendo como ciudadano”, sostiene, asegurando que es una decisión irrevocable pues considera que ya no es a través de la militancia como se va a cambiar al estado.

Dicho esto, Eduardo Urbina aclara que no saltará a otro partido de “chapulín” porque no le dieron algo, al contrario, indica que su pensamiento siempre fue esperar el término de las elecciones y su responsabilidad como diputado para no dar cabida a esas especulaciones.

En ese tenor, reitera que no se va a otro partido, no anda buscando otros proyectos y menos chamba en otros lados, aunque reconoce que ha recibido llamadas de diferentes actores políticos, si lo van a invitar a otro partido que ni le marquen para evitar batearlos.

 

¿Cómo resumirías esta LXII legislatura del Congreso?

Como un fracaso, porque las legislaturas se tienen que medir respecto a los retos y la coyuntura que tienen. Al inicio teníamos la posibilidad de tomar las riendas de decisiones con una composición sin precedentes y lamentablemente los resultados al final los podemos ver fueron de simulación, pérdida de tiempo, con cambios legislativos estéticos, los menos cambios importantes, y el resto con un exceso de puntos de acuerdo, y sobre todo con el tema que no dejó la pandemia, prácticamente hace más de un año el congreso cerró las puertas y empezó una inercia bastante inoperante. Y con una crítica que he hecho, que es en su volumen institucional, arrodillado ante los intereses del gobierno del estado.

 

¿Cuál fue el factor determinante para que esta legislatura haya sido un fracaso?

Creo que hay dos grandes responsables: primero, la alianza “juntos haremos historia” que se clavó demasiado de temas internos del Congreso e hizo que tronará en el interior de Morena y la mayoría que pudieron haber construido, se polarizó. Se construyeron dos bandos y eso hizo que hubiera prácticamente una confrontación constante. El segundo culpable es el gobierno estatal que metió las manos al Congreso y tuvimos estos resultados que son muy pobres. Y no deberíamos estar orgullosos del resultado final, independiente del esfuerzo individual que a todos mis compañeros les reconozco que intentaron impulsar sus agendas, pero en colectivo la verdad la palabra que nos define es: fracaso.

 

En tu mensaje pides disculpas por no estar a la altura de las expectativas, ¿por qué?

Porque impulse una agenda agresiva en cuanto a cambios estructurales al servicio público, que dejaran de un lado la simulación que se da en la normatividad legislativa y finalmente el resultado final es el que me evalúa, no mi esfuerzo que fue mucho y me voy con la cara en alto, pero no pude salir avante, no pude convencer a mis compañeros de la importancia de este tipo de reformas profundas. Al no conseguir el resultado final lo que me queda es pedir una disculpa, como se tendría que pedirse, pero no está normalizado reconocer que a veces se tiene éxito y a veces no. Mi objetivo era cambiar la forma de hacer política en el congreso y lamentablemente hoy por hoy no entregó buenos resultados en esa materia.

 

El no conseguir este objetivo, ¿es motivo suficiente para renunciar a tu partido?

No te niego que afectó este hartazgo de la forma de hacer política, pero son temas separados. Yo sigo en el entendido que hice el esfuerzo e impulsé la agenda correcta y con los motivos correctos. El tema del PAN lo veo más como un entendimiento de que la política actual no está en los partidos políticos, en mi caso Acción Nacional es un partido que quiero mucho, en el cual aprendí y me desarrollé, sin embargo, hoy por hoy su política interna, me frenaban más de lo que me impulsan en esa agenda.

 

¿Te vas molesto de Acción Nacional?

No me voy en un rompimiento, o en una coyuntura, no es un tema que pasó ayer ni la semana pasada, es un tema que constantemente he estado dando cuenta a través de los años y hoy me voy con los principios en la sangre. Y lo decía muy claramente, los principios, los ideales, las convicciones no son como esta ropa sucia que te quitas y la poner en el sesto, se llevan en la sangre, en el tuétano del hueso y los principio del PAN los vivo y lo seguiré viviendo; solamente renuncio a mi vida partidista como militante porque creo que ahí no esta la respuesta, está en voltear a ver a los ciudadano y decirles estamos listos y sumarnos todos en impulsar la agenda que cambia la historia de este estado.

 

Estas decisiones no se dan de un día a otro, ¿cuál fue la gota que derramó el vaso?

Estos últimos meses después del proceso electoral. Tenía una resistencia al proceso interno de ir en alianza, y ver constantemente fotografías de los coordinadores de los diputados del PRI y el PAN muy agarraditos de la mano, esas imágenes fueron minando poco a poco mi esperanza en ver un viraje. Independientemente de que apoyé al candidato Ernesto Gándara, lo hice con la convicción de detener a Morena y el peligro que representa para Sonora. Pero entender esa coyuntura y realidad interna, me hizo bajar las pilas y enfocar mi energía en los principios, pero sin la militancia del PAN, que me limitaba a tener una opinión libre al respecto. Esto no se trata de estar en favor o en contra de un partido, sino de defender tus principios donde estés, y lo seguiré haciendo como ciudadano.

 

¿Es una decisión irrevocable?, porque se puede modificar la alianza y no ir con el PRI

No lo hablo en la coyuntura futura sino en el hoy, y en el hoy tome una decisión basado en mi perspectiva personal, junto con mi familia, amigos sabían de mi opinión de hace años inclusive, no es nueva la posibilidad de renunciar al partido. Es irrevocable porque creo que la militancia en el caso de los partidos está muy limitada, ya no es a través de la militancia partidista que se va a cambiar la historia de Sonora. En el PAN son 8 mil militantes, imagina la proporción de los miles de sonorenses que ven al PAN como opción y no pueden tener una opinión del partido por estar cerrados al interior. Creo que la gente que comparte los valores del PAN necesita ser escuchada independientemente si tiene militancia o no. 

 

Hubo quienes cuestionaron tu decisión, pero aclaraste que no te vas a otro partido…

Que triste que se tenga que aclarar, que cuando renuncias a un partido lo primero que se piensa es: ya esta de “chapulín”, se va a otro partido. No me voy porque no me dieron nada, inclusive fui muy claro en mi pensamiento, esperar posterior a las elecciones y terminar mi responsabilidad como diputado, por eso lo hago en este momento; y no me voy a otro partido porque no lo pudiera hacer, siempre he criticado estos cambios de camiseta, mis convicciones están muy claras, no nacieron ayer sino hace muchos años, renunció a la militancia, pero me llevo los principios y los llevaré siempre conmigo. Quiero ser claro: no me voy a otro partido, no ando buscando otros proyectos, ni chamba en otros lados. 

 

¿Habrá partidos políticos que ya se acercaron contigo?

No, la verdad he recibido llamadas de diferentes actores políticos, ninguno con invitaciones y aprovecho tu espacio para pedirles que ni me marquen, para evitarme el tema de batearlos. Te repito, no me iré a otro partido, voy a vivir desde la ciudadanía y desde mis principios, valores e ideas como lo he defendido públicamente, y lo seguiré haciendo. Hoy tenemos la gran ventaja que las opiniones y las ideas se pueden impulsar a través de mi celular, mis redes sociales y decir lo que se piensa sin la necesidad de estar en un partido.

 

¿Te entusiasma el 2024?

Me entusiasma mucho porque el objetivo número uno es sacar a Morena del gobierno federal y me emociona el año que entra la revocación de mandato. Pero te repito: no traigo proyectos, no pasa por un proyecto individual, pasa por seguir presente en la vida pública como cualquier ciudadano lo debe hacer.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: