AMLO vota por Donald Trump

2020-07-13

Por Redacción / Editorial


La relación entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y su homólogo estadounidense, Donald Trump, transcurre por su mejor momento. Para lograr esta conciliación tuvieron que dejar de lado dos temas centrales: seguridad y migración.


Desde que el tabasqueño llegó a la presidencia, su tono hacia Donald Trump cambió de la crítica a los halagos en una voz suave de constante celebración por el entendimiento mutuo.


López Obrador defiende la política de “llevarla bien” con el líder estadounidense que hizo de la xenofobia y el insulto a los mexicanos una de las líneas centrales de su discurso para alcanzar el poder.


Pero no siempre fue así. Cuando López Obrador era candidato a la presidencia fue muy crítico con su actual socio en Washington, arremetió contra Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray por invitarlo a México, promovió demandas ante la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su contra, e incluso escribió un libro, “Oye Trump”, en el que lanzaba duras acusaciones contra el presidente estadounidense al que comparó incluso con Adolf Hitler. Todo esto cambió una vez llegó al gobierno.


En 2016, el republicano llamó “violadores” y “criminales” a los mexicanos y prometió levantar un muro fronterizo y hasta la fecha es una de sus propuestas en pie. 


Ambos líderes se saludaron a distancia en la entrada la Casa Blanca, antes de iniciar su primera reunión sobre la entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC.


¿Cómo entender esto? Los dos están tratando de desarrollar un pacto de no agresión que sea redituable en materia electoral y económica. En noviembre habrá elecciones y Donald Trump quiere ser reelegido. En estos momentos a Trump le conviene cualquier noticia positiva, especialmente si es del agrado del electorado de origen mexicano.


Por su parte, AMLO ve importante tener buena diplomacia con un socio comercial de la talla de Estados Unidos en un contexto donde el país se va adentrando poco a poco en una recesión económica.


Ahí radica el eje central de la reunión, un acuerdo de beneficio mutuo que para fortuna de todos, se cumplió sin ningún inconveniente.