Las benditas malditas redes sociales

2020-05-13

Vaya que está en lo correcto el presidente Andrés Manuel López Obrador al afirmar que existe una gran cantidad de información falsa circulando en redes sociales, impulsada por granjas de bots que, como mercenarios operan para favorecer al mejor postor. Su preocupación hizo que su gobierno solicitara a los gigantes de Silicon Valley: Twitter, Facebook y YouTube, información de los contratos e ingresos obtenidos por permitir operar a estos ‘bots’ que atacan a su gobierno.

 

El mal bautizado como “infodemia”, es preocupante para él pues contradice la información y los datos dadas por el ejecutivo pero las opiniones antisistémicas o son nada nuevo, la diferencia es que antes él era el victimario y hoy es la víctima.

 

Twitter le respondió que nadie paga por esos servicios, porque no están a la venta, y que si está interesado en ver los ingresos desglosados de la compañía, puede revisar su reporte financiero trimestral.

 

En medio de la peor crisis sanitaria y económica nacional que descarrila el plan de gobierno de AMLO, es más que evidente su desprecio debido a que su figura ya no es alabada como cuando era la oposición frente al acabado liderazgo de Enrique Peña Nieto. La figura del ahora presidente sufre un desgaste, lo revelan diversas encuestas.

 

Ante una realidad donde el hijo de Manuel Bartlett vende ventiladores a sobre precio para tratar problemas respiratorios, la falta de un plan eficaz para afrontar la pandemia del COVID-19 y números que distan de la realidad, y una nula estrategia para rescatar a la pequeña y mediana empresa o estimulos fiscales para contribuyentes, el equipo de nueve personas que maneja las redes sociales de AMLO se ha visto imposibilitado para darle la vuelta a los hashtags que no le favorecen al jefe del Ejecutivo.

 

Diversas investigaciones como la publicada en marzo del año pasado por Signa Lab (laboratorio multidisciplinario del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente en Guadalajara), demostró que a los 100 días de haber llegado a la Presidencia, los seguidores de AMLO lanzaron ataques y campañas de ridiculización a periodistas, medios de comunicación y usuarios con una postura crítica hacia él, convocando a quienes quisieran unirse para defender y atacar a quienes hicieran señalamientos hacia del Presidente, a través de una “sofisticada operación” de replicación automatizada de contenido.

 

La misma Senadora sonorense, Lily Tellez tuiteaba de manera crítica: "En campaña, benditas redes sociales; en el poder, malditas redes sociales".

 

El verdadero espacio salvaje de la polarización de ideas son las redes sociales, donde el actual oficialismo va perdiendo el apoyo que llegó a tener cuando era oposición. Por eso, las benditas redes sociales libres de ayer empiezan a ser, en la voz del gobierno, las malditas redes sociales pagadas de hoy.