Como anillo al dedo

2020-04-06

El desplome mundial de la economía y la contingencia por el Covid-19 han puesto a todos los
países por lo ancho y largo del globo a implementar medidas urgentes para contrarrestar los
daños que tendrán en sus respectivas finanzas.
El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el próximo domingo 5 de abril se
darán a conocer los detalles de su Plan de Reactivación Económica, que serán las medidas a
tomar para apoyar a las pequeñas y medianas empresas y amortiguar el impacto hacia una
inminente crisis mundial.
Estos lineamientos básicos se detallarán en el marco del primer informe trimestral y, ¿qué se
puede esperar? Sin duda lo que definirá el rumbo del país en materia económica serán las
políticas fiscales.
El presidente se ha convencido a sí mismo de que no disminuirá la recaudación fiscal y sigue
aferrado a presionar a contribuyentes a que emitan su declaración anual. En contraste, vemos
el ejemplo de otros países del mundo que están dando facilidades al pequeño y mediano
empresario con la cuestión fiscal, pues son los más afectados con la caída de demanda de
productos y servicios.
Por lo pronto, líderes empresariales acordaron garantizar el pago a trabajadores durante el mes
de abril. Como un adelanto de las nuevas estrategias a implementar, el presidente Andrés
Manuel López Obrador publicó el decreto por el cual ordena la desaparición de los fideicomisos
públicos sin estructura orgánica, en los que las dependencias públicas sean responsables o
mandantes y serán remitidos a Tesorería de la Federación.
De acuerdo con las finanzas públicas, a final del año pasado había 304 fideicomisos, 27
mandatos y siete análogos que concentraban 740,572 millones de pesos.
Estos instrumentos fueron creados para todo tipo de actividad gubernamental y tenían la
característica de que los recursos no fueran parte de un subejercicio en caso de no ser
utilizados en un año fiscal; es decir, que se protegían para ciertos fines, sin importar la
temporalidad de los proyectos para los que fueron creados.
También, fueron entregados los Criterios 2021 que el secretario de Hacienda, Arturo Herrera,
remitió a la Cámara de Diputados en la que prevé un decrecimiento económico de entre -3.9 y
0.1 por ciento en la economía nacional. Por primera vez, hay reportes dentro de la misma
gestión federal que evidencian una contractura en la economía mexicana.
Esperemos que las nuevas políticas fiscales vayan a corde a esta realidad: decrecimiento
económico, desempleo, crisis epidemiológica, disminución de oferta y demanda de productos
básicos en el mercado y un régimen fiscal que en vez de ayudar, castiga al contribuyente.