Después del COVID nos espera la crisis económica mundial

2020-03-23

Imagina este escenario: eres un joven en tus 20’s, vas saliendo de la universidad y después de unos trabajos eventuales, ante todo pronóstico de crecimiento económico desalentador decides emprender con un negocio propio.


Poco a poco vas superando todos los requisitos de nuestra banca -que parecen más trabas que requisitos- como tener años con un historial crediticio favorable y apenas la libras para conseguir un préstamo. Con ese capital más la venta de algunos de tus objetos de valor preciados logras poner tu negocio.


Las cosas empiezan dos tres bien. El gobierno que no te apoyó con algún crédito para emprendimiento porque fueron recortados, ya empezó a exigir que estés alineado con el régimen fiscal. Del SAT nadie se escapa. 


A pesar de todo te la rifas unos meses, pero de un tiempo a acá, las ventas han ido disminuyendo, cada vez hay menos gente en las calles y se siente un ambiente con aires de fin del mundo. Ves en las noticias cómo se va desatando la histeria colectiva con gente comprando productos sanitarios como papel de baño de manera enfermiza.


Tras unas semanas, tus ventas siguen bajando y tus números positivos se van en picada hasta convertirse en números rojos. Como todos tus ahorros los invertiste, realmente vives de la venta del día a día. Anteriormente, a veces los ingresos de días muy buenos compensaban la de los días malos pero ya no hay días buenos. 


Sin poder pagarle a tu personal ni a tus proveedores y sin una fuente de ingresos extra te ves obligado a cerrar. Todavía le debes un poco de impuestos al SAT que sigue obligando a sus contribuyentes a pagar impuestos y buscar trabajo es más difícil que nunca.


Ni te tomas la molestia de esperar a que el gobierno de tu país te apoye porque para empezar, el payaso tienes como presidente minimiza las consecuencias y la magnitud de la pandemia, pasándose por el arco del triunfo hasta las precauciones sanitarias básicas como lavarse las manos.


O imagina que trabajas para una empresa del grupo empresarial como ALSEA (Dominos, Vips, Starbucks, Burger King) y suspenden labores por tiempo indefinido sin goce de sueldo. Esta es la realidad que viven actualmente muchos mexicanos. 


Ante un escenario de crisis económica mundial a la vuelta de la esquina nos preguntamos el panorama financiero es incierto para los próximos meses. ¿Cuándo el gobierno mexicano se tomará de manera seria la pandemia y las repercusiones que tendrá en nuestra economía? 


¿Veremos un despunte en los índices de inseguridad, saqueos, robos a comercios (de alimentos) como en Venezuela? Entre tanto, instituciones financieras como JP Morgan ya pronosticaron que la economía mexicana se contraerá aproximadamente 15.5 % en el segundo trimestre.


Sonora blindado ante el AMLO despreocupado


A diferencia de un gobierno federal irresponsable e incrédulo con la pandemia del COVID19,  son de reconocer las acciones de ha implementado la Gobernadora Claudia Pavlovich desde que se confirmó el primer caso de COVID. 


Primero que nada, el programa #QUÉDATEENCASA con las recomendaciones sanitarias emitidas por la Secretaría de Salud para prevenir la propagación del virus incluidas las cancelacion definitiva de clases en todos los niveles y la de actividades no necesarias como gimnasios, casinos, antros, etc.


Segundo, la mandataria estatal anunció la semana pasada un 50 % de descuento en el pago de impuestos sobre la nómina para las empresas con 50 empleados o menos; 100 % de descuento en el pago de impuesto sobre hospedaje; prórroga para pago por revalidación vehicular; prórroga para el pago de licencias de alcoholes; 50 % de descuento de pago de derechos registrales por inscripción de vivienda; suspensión de actos de fiscalización estatales; y adicionalmente se contará con mil 300 millones de pesos para apoyar preferentemente a empresas contratistas locales. 


Todos estos beneficios serán aplicables durante los meses de marzo y abril 2020. Por otra parte, escuchamos a AMLO decir durante sus mañaneras que no era necesario cancelar eventos masivos, incluso ahora se encuentra de gira por Oaxaca. 


Fueron los mismos artistas quienes anunciaron que no se darían sus conciertos. 


El presidente dijo que no teníamos que ser tan drásticos con las medidas anti-coronavirus como en otros países. Curiosamente así empezó italia permitiendo la celebración de eventos como partidos de fútbol y al presente del cierre de Prisma, lleva 4,032 muertos y 47,021 contagiados confirmados.


También dijo que no debían suspenderse clases y fueron las universidades quienes empezaron a anunciar cursos en línea para que sus alumnos no tuvieran que acudir a las aulas. 


Ahora somos la burla de la prensa internacional (otra vez) por la conferencia en la que sacó unos escapularios religiosos, presentándolos como su “escudo protector”.


AMLO dijo que no había por qué aislarnos, y los empresarios tomando ejemplo de otros países, empezaron a planear cómo podrían sus trabajadores seguir sacando la chamba desde casa. Nos dijo que tenemos una economía sana y fuerte y el dólar ya está en 25 pesos. ¿Cree que somos pendejos? Cree que somos pendejos.


La cura al COVID19 es más propaganda que realidad a corto plazo


En estos últimos días hemos leído las "buenas noticias" que llegan del lejano Oriente: "China asegura que ha desarrollado con éxito una vacuna contra el coronavirus y planea realizar sus primeras pruebas en humanos". Esto nos llena de esperanza en plena cuarentena mundial y mientras el número de contagios y fallecidos no deja de subir (exceptuando en China). Por más que nos gusta a todos, es demasiado bueno para ser cierto.


No, China no ha desarrollado con éxito una vacuna contra el coronavirus. China va a comenzar la Fase I de las pruebas en humanos de una vacuna. Esta fase durará hasta final de año para dictaminar si es o no segura. Luego quedan tres fases más para evaluar y confirmar su eficacia y que no provoquen efectos secundarios.


Es muy posible que en circunstancias como esta se fuercen al máximo los tiempos, pero es prácticamente imposible que haya una vacuna útil y segura antes del año que viene. Lo mismo habíamos leído también con una vacuna desarrollada por EEUU.


El anuncio de China, emitido el pasado martes a última hora, viene justo después de que Estados Unidos anunciara el domingo que estaba listo para iniciar los ensayos clínicos de su propia vacuna contra el COVID19. 


Actualmente hay más de 30 empresas, centros de investigación y universidades trabajando a contrarreloj para desarrollar una vacuna y todos saben que quedan muchos meses antes de llegar al final de camino. Entonces, ¿qué está pasando?

Desde hace casi un lustro, EEUU y China están enzarzados en una particular "carrera" por la supremacía en el mundo de la investigación científica. Países como Rusia, Japón o la Unión Europea) también han querido entrarle de una u otra manera. Lo único que nos queda es esperar a la información oficial que emite la OMS y tomar las precauciones sanitarias y ser optimistas.