Las Travesuras de Emilio Lozoya

2020-02-17

La captura de Emilio Lozoya Austin en Málaga viene a dar nuevos aires a la fiscalía General De la República dirigida por Alejandro Gertz quien presume este caso como su primer gran logro, mientras que al Presidente Andrés Manuel López Obrador el encarcelamiento y enjuiciamiento en México le viene como “caído del cielo”, considerando el contexto nacional que atraviesa por crisis en temas como la salud, abasto de medicinas, seguridad, la ausencia de inversiones y el nulo crecimiento económico.


El caso de Lozoya al estilo del avión presidencial pone a merced del ejecutivo una “mina de oro” para evadir todo tipo de temas como lo ha venido haciendo con la rifa del avión presidencial. A su vez, alimenta el discurso de combate a la corrupción en esta cuarta transformación. 


No quiere decir que desde prisma no celebremos la detención de este personaje de la administración pasada, (aquí nos tiene haciendo un extenso recuento de daños), solo esperemos que no sirva de comodín para sacar información cuando se le cuestione sobre temas delicados. 


El juicio de Lozoya pondrá a prueba la capacidad de la FGR y de la Unidad de Inteligencia Financiera para ir más allá del discurso, elaborar expedientes judiciales y financieros sólidos, este y otros actos de corrupción del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

 

Ya sea a partir de las declaraciones Emilio Lozoya (pues él no actuó solo y es más que bien sabida su buena relación con Peña Nieto, Luis Videgaray y Osorio Chong) a través de una posible negociación a cambio de mejores condiciones en su juicio, posiblemente veremos daños colaterales a segundos y terceros, miembros de primer nivel de la pasada administración.


En este tenor, la detención del exdirector de la petrolera nacional puede significar para México, el quitarse esa distinción de ser, junto con Venezuela, los únicos países que no castigaron el sonado caso a nivel internacional mundial de Odebrecht.


El exdirector de Pemex es acusado por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilegal. O sea, lavado de dinero, asociación delictuosa, operaciones con recursos de procedencia ilícita y cohecho. Y vale la pena hacer un repaso de todas las travesuras de las cuales se le acusan para entender la magnitud de la situación:


Caso Agro Nitrogenados


En 2014, Reforma publicó una investigación sobre la compra de una planta de Agro Nitrogenados —que fue una transacción hecha entre Petróleos Mexicanos (Pemex) y AHMSA, que llevaba 18 años sin funcionar. Lo que llamó la atención de este medio fue que Pemex había pagado por esta planta en paro la cantidad de 273 millones de dólares. Imagínense. Sin embargo, esto no fue todo. La relación entre AHMSA y Pemex tocó base con Odebrecht.


De acuerdo con una investigación de Quinto Elemento Lab, un mes después de la venta de Agro Nitrogenados, AHMSA transfirió más de tres millones 700 mil dólares a la cuenta de la firma offshore de Odebrecht, Grangemouth Trading Company.


Este movimiento se trató presuntamente de una triangulación entre una empresa fantasma y Odebrecht para el pago de sobornos millonarios.


Caso Fertinal

Otra compra sin sentido realizada durante el gobierno de EPN y bajo la dirección de Emilio Lozoya. El complejo industrial de Grupo Fertinal, que terminó por endeudar a más Pemex y que llamó la atención de muchos por la adquisición de instalaciones en mal estado.


La empresa Fertinal tuvo sus inicios en Fertimex, propiedad del Estado mexicano y una de las mayores productoras de fertilizantes en américa latina. No obstante, dicha empresa hizo ajustes en su directiva y toda la producción comenzó a decaer. Cuando Emilio Lozoya llegó a Pemex, Fertinal ya se encontraba en quiebra y pese a toda desventaja, el exfuncionario se animó a comprarla mediante Pemex Fertilizantes. 


Este movimiento, adjudicó una deuda millonaria que hundió más las finanzas de Petróleos Mexicanos. De acuerdo a un reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Pemex perdió 13 mil 552 millones de pesos tras la compra de Agro Nitrogenados y Fertinal.


Caso Odebrecht

Volvemos con Agro Nitrogenados y AHMSA. Se supone que AHMSA también participó en la triangulación de dinero que fue a dar para la compra de una residencia en Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero.


De acuerdo con un exdirector de Odebrecht en México, esta operación fue parte de la entrega que hizo la empresa brasileña a Emilio Lozoya donde los jugosos sobornos alcanzaron la cantidad de 10.5 millones de dólares, depositados en las cuentas ya establecidas por el exfuncionario.


Justo por este asunto, la FGR libró una segunda orden de aprehensión en contra este amigo de de Peña Nieto. Como en todos los casos que se revelaron en América Latina, Odebrecht otorgaba dinero a cambio de ganar las licitaciones convocadas por distintos gobiernos.


OHL Consesiones

Emilio Lozoya también ha sido señalado por presuntamente participar en una triangulación de recursos con la constructora española OHL. Mediante una cuenta en Suiza ligada a Lozoya, se rastreó la triangulación de sobornos de Odebrecht.


Se supone que de estos recursos, el exdirector de Pemex logró comprar a finales de 2012 una residencia en el fraccionamiento Lomas de Bezares, que tenía un precio de 38 millones de pesos.


Astillero español

Con la administración de AMLO, Pemex presentó una denuncia por la compra del astillero español Hijos de J. Barrales S.A, que representó pérdidas por millones de euros para Petróleos Mexicanos. De acuerdo con Octavio Romero, actual director de Pemex, la compra del astillero se llevó a cabo en 2013. Pero al igual que los casos de Fertinal o Agro Nitrogenados, el astillero tenía un montón de deficiencias y representaba una fuerte desventaja, aún así, no fue un obstáculo para que el gobierno de EPN frenara la compra.


Las denuncias de Oro Negro

La empresa Oro Negro denunció que en la época de Emilio Lozoya como director de Pemex, diversos funcionarios pedían moches a las compañías que pretendían trabajar con PEMEX. Según las denuncias, las empresas debían pagar entre 50 mil y cien mil dólares. Inclusive, directivos de Oro Negro contrataron a la firma israelí Black Cube para grabar las conversaciones en las que los mandatarios de Pemex exigían los pagos. 


En definitiva, la detención de Lozoya, -si es que no queda libre en breve- impulsa la narrativa central de la permanente campaña política de Andrés Manuel López Obrador de acabar con la corrupción. A su vez, representa material de sobra para evadir temas torales en las mañaneras. Ya veremos en el transcurso de la próximas semanas que daños colaterales dejarán las travesuras de Emilio Lozoya.