México no está pagando por el muro, México es el muro

2020-02-03

El tema migratorio en México, que por ley le corresponde tratar directamente a Gobernación, ha pasado a ser un asunto de Relaciones Exteriores por decisión de AMLO tras las amenazas de Donald Trump de imponer aranceles y trabas a las exportaciones mexicanas en caso de no frenar el flujo migratorio de caravanas migrantes. 


Esto provocó un giro en la política migratoria del país que pasó de tener puertas abiertas a bloquearlas con un muro humano integrado por miembros de la Guardia Nacional, con todas las consecuencias que esto representaba y que el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió asumir.


Un caso que ha dividido opiniones pues millones de mexicanos emigran ilegalmente a Estados Unidos y nos quejamos del trato inhumano, persecuciones y todo tipo de denigraciones que sufren nuestros hermanos mexicanos día a día en el país vecino del norte. 


Tras el arribo a la frontera sur de la nueva caravana procedente de Honduras, llegan las primeras cifras de personas detenidas por el Instituto Nacional de Migración.


Luego de toparse con el acceso del puente internacional “Rodolfo Robles” cerrado, el grupo de migrantes entregó una carta en la que solicitó directamente al presidente Andrés Manuel López Obrador que se les permitiera el paso. 


Tras nula respuesta, comenzaron a circular por las redes sociales y medios de comunicación imágenes de cientos de personas tratando de ingresar a nuestro país a través del río Suchiate.


De acuerdo con fuentes el INM, con ayuda de la Guardia Nacional, se consiguió interceptar a 402 migrantes que intentaron ingresar a México de manera ilegal. Estas personas ya se encuentran bajo resguardo de las autoridades, en espera de ver qué procede.


Por el momento la gente retenida se encuentra en las estaciones migratorias, donde se determinará su situación jurídica y, en caso de proceder, se lleve a cabo su retorno asistido a la ciudad de Tegucigalpa, Honduras, a través de aeronaves de la Guardia Nacional, a fin de garantizar condiciones dignas de traslado y -según- privilegiar a las mujeres y menores de edad. 

Las autoridades migratorias mexicanas también reportaron que otras 40 personas decidieron regresar a la frontera con Guatemala por cuenta propia, mientras que 58 huyeron y se internaron en la zona selvática y ya están siendo buscados por el INM.


Cabe señalar que al día siguiente, por medio de un oficio, el INM informó que el ingreso de organizaciones de la sociedad civil y asociaciones religiosas quedaba temporalmente suspendido en las estaciones migratorias.


La excusa fue que debido a la contingencia, era necesario que el personal migratorio “enfoque todos sus esfuerzos para atender a la población migrante“. Dicho oficio estaba firmado por el director general de Verificación Migratoria, Antonio Molina Díaz, quien ante la delicada situación de las diversas caravanas migrantes no ha sido reconocido precisamente por tomar buenas decisiones.


Peeeero tres horas después, la Secretaría de Gobernación publicó un boletín donde desconoce el oficio del INM. Estos comunicados contradictorios exhiben la pésima coordinación que existe entre el INM y la Segob, pues la primera dependencia es subordinada de la segunda, y ambas difunden sus comunicados a la prensa en un solo chat.


Como bien sabemos, Estados Unidos se encuentra en fechas electorales. Durante un mitin en Nueva Jersey, Donald Trump presumió su buena relación con su homólogo del sur, “Juan Tump” López Obrador y dejó claro a sus simpatizantes que “México está pagando por el muro”. 


Este tipo de declaraciones será cada vez más recurrentes en estas fechas por cuestiones proselitistas. Pero es innegable que mientras se use la Guardia Nacional para reprimir migrantes, México se está convirtiendo en el muro de Trump.


La relación de México y el muro deja abierta la puerta a varias interpretaciones porque realmente no sabemos con claridad a qué se refirió. 


Primero es que gracias a las presiones de Trump, el presidente López Obrador mandó a 26 mil guardias nacionales a nuestra frontera sur para hacerla de muro golpeador frente a los migrantes centroamericanos. Los sueldos de este contingente los paga México (lo pagamos todos con nuestros impuestos, de hecho). También el costo político de violar los derechos humanos de los migrantes, protagonizar las primeras planas de medios internacionales por estos hechos y ganar el repudio de nuestros hermanos latinos.


La segunda interpretación es que México paga el muro al haber sido pisoteado y denigrado comercialmente en el recién renegociado TMEC. Sea cual sea el sentido que quiso darle a sus palabras, no podemos negar que como mexicanos perdemos calidad moral para señalar abusos que puedan sufrir nuestros compatriotas viviendo en el extranjero y que si bien es cierto, no pagamos por el muro directamente, pero de manera indirecta, Trump parece estar en todo su derecho de decir que sí lo estamos haciendo.


El prisma dispersa la luz y revela el espectro de matices de la semana


Espectro gris a Negro.- ISAF ¿Un instituto de adorno?: un año sin respuestas. 


En el marco del III Foro “Integridad 2020 que llevó como título: “¿Dónde estamos en el combate a la corrupción?” organizado por el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización la semana pasada, se dieron cita Diputados del Congreso del Estado, estudiantes de universitarios y de preparatoria, servidores públicos y miembros de la iniciativa privada para hablar de los retos a corto plazo y hacer una evaluación del trabajo del Sistema Estatal Anticorrupción.


Este tipo de foros pintan un panorama bonito y alentador en cuanto a combate a la corrupción pero en práctica la fiscalía deja mucho que desear en cuanto a resultados. Precisamente fueron los regidores del Ayuntamiento de Navojoa quienes realizaron una intervención para hacerle una petición a la Diputada María Dolores del Río, presidenta de la comisión anticorrupción en el Congreso por sus omisiones en el caso de Navojoa.


La regidora Teresita Álvarez de Morena le hizo mención de las diversas denuncias interpuestas en la comisión de Congreso que datan de casi un año y que no ha procedido, mientras que “Navojoa arde en la corrupción”.


Así mismo, el regidor Carlos Quiroz “el Pilinquito” detalló que Dolores del Río recibió las peticiones el 5 de febrero del año pasado, en mayo se le hizo llegar la copia de una solicitud hecha a la fiscalía anticorrupción, y que simplemente la diputada no quiso recibir.


Aprovecharon para mencionar el contenido de los documentos en los que se señalan los resultados de las auditorías del ISAF y los informes que comprueban pagos indebidos en las primeras seis semanas por un millón 800 mil pesos y anexos del desorden administrativo de la gasolina en Navojoa, donde no hay bitácoras, ni registros ni orden, pues nadie sabe cuántos vehículos existen y actualmente se consume más gasolina que en otras administraciones, entre otras prácticas y casos como el robo a tesorería que han dañado el patrimonio del municipio.


Para la gente de Navojoa es un insulto que la fiscalía anticorrupción presuma de metas y logros mientras que la ciudad se encuentra sumida en las consecuencias de una evidente crisis política traducida en la carencia de los servicios públicos básicos, en calles destrozadas y cambios en el gabinete sin precedentes.


Si la comisión anticorrupción y la propia fiscalía se quedan de brazos cruzados y no hacen su trabajo, ¿entonces a quién o qué instancia se acude? 


Actualmente existen seis procedimientos sustentados de principio a fin emitidos hacia la cámara de diputados y los culpables siguen impunes. Si María Dolores del Río tiene aspiraciones contender por la gubernatura 2021, ¿no debería primero dedicarse a atender los asuntos de la comisión anticorrupción en el congreso? Si con omisiones para la tarea que se le fue asignada le responde a los navojoenses que piden a gritos la intervención del congreso en el caso de la Alcaldesa Rosario Quintero, cómo pretende darle respuesta a los problemas de todo un estado. Mientras la fiscalía anticorrupción, aún sin dar resultados, pareciera ser un instrumento creado con la finalidad de llevar a Guillermo Padrés a la cárcel.