Figuras

2019-11-25


Por: Feliciano Guirado

Pensar en el futuro Congreso del Estado, es un volado.

No.

Si alguien le entiende al tema es el PRI.

Claudia Pavlovich, la Dama Dorada, gobierna Sonora y le entiende al tema.

Sin embargo, algo no cuadra en ese tema.

¿Existe una ruptura real con el futuro candidato a gobernador de su partido?, ¿Divorcio prematuro?

Los enterados dicen que no, ya que existe acercamiento entre ambos, dígase Claudia Pavlovich Arellano y Ernesto Gándara Camou, ¿pero quién no capta la señal?

Primero, Ernesto Gándara no come lumbre.

Otra, Claudia Pavlovich necesita ir con un perfil ganador a sustituirla por su partido, ahí no encaja para nada, su supuesto gallo, su amigo, casi hermano del alma, Miguel “El Potrillo” Pompa Corella, el hombre más poderoso de su gabinete.

¿Pero qué trae el Borrego Gándara?

Temor.

Dos veces le han dicho que no.

Una tercera, no se soportaría.

El temor de Ernesto Gándara está fundamentado.

Primero, Eduardo Bours Castelo lo hizo a un lado por Alfonso Elías Serrano.

Y en la segunda, aprovechándose del potencial de Javier Gándara, su pariente, se consideraron algunas justificaciones, que al final resultaron: Una dama de candidata; son nuevos tiempos; desmarcarse del apellido Gándara por el candidato del PAN; y la fortaleza de un líder nacional de la política, como Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien sugirió y apoyo a CPA, logrando la candidatura, y quien diga lo contrario está equivocado, Manlio Fabio fue el verdadero coordinador de campaña en el 2015. 

¿Se sintió defraudado Ernesto Gándara, del PRI y de sus aliados como Emilio Gamboa Patrón? ¡Si!

Le dolió, y mucho.

Sus seguidores esperaron el grito de guerra, querían sangre por la supuesta ofensa. Querían instrucciones de su patriarca, como ir quizás en contra de Claudia Pavlovich Arellano, y sobre todo a favor de su pariente Javier Gándara. Pero no fue así.

Prudente, Ernesto “El Borrego” Gándara, hasta donde nos percatamos, se desmarcó y no actuó con sus seguidores para operar en contra del PRI, ni que estuviera loco, sería –creemos- un harakiri políticamente hablando por las condiciones de Los Pinos (con Peña Nieto) y el potencial de Beltrones, que pesa y pesaba mucho más en esos tiempos.

De ahí el supuesto desconcierto de algunos seguidores del Borrego, porque ellos se sintieron abandonados.

Ernesto Gándara hizo lo que tenía que hacer, ayudar a que el PRI ganara Hermosillo con el Maloro Acosta, y así fue.

En el tema de la candidatura estatal, ¿qué más podía hacer?

Generaría sospechas, si el PRI hubiera perdido, y quién sabe cómo le hubiera ido, con los agravantes de que EPN y Manlio (aliados en ese tiempo) tenían poder absoluto.

Los generales del Borrego se indignaron, como Guillermo Silva, quien censuró a aliados del Borrego que aceptaron candidaturas, como Gustavo Mendívil, a quien exigieron por sugerencia del propio Memo Silva, ¿que por qué aceptó una candidatura a la presidencia municipal de Navojoa para apoyar a Claudia Pavlovich?. También se molestaron por la inclusión de varios como Miguel Ángel Murillo y Luis Iribe, entre otros, y que decir de Edmundo Campa. Patético el Memo, hoy firma como asesor de la gobernadora del estado.

Censuró el de Cajeme, a los que ayudaron a Pavlovich Arellano durante la campaña, y alejó, como sabe, a verdaderos aliados al Borrego, pero esa es otra historia. Obvio su jefe le cree ciegamente.

La postura de Gándara Camou de ir por la libre, quizá tenga su por qué.

Si en la actualidad es un plus el ser rebelde y no ser considerado candidato oficial, los estrategas pueden deducir que Ernesto Gándara es tan cerebral que trae algunas estrategias, como desmarcarse del engranaje del gobierno estatal, y del propio Ricardo Bours, que fue su otrora aliado y hoy pregona -el empresario político- ir por como alternativa independiente ¿Pleito arreglado? Ya veremos. 

En el Congreso del Estado, cuando menos, las candidaturas –sentimos- serán pactadas entre el que sea candidato a gobernador por el tricolor: va fuerte Ernesto Gándara, y la actual mandataria Pavlovich Arellano.

Y ya hay señales de humo, que va.

Las más visibles en la capital del estado, Hermosillo.

En primer rango, súper apuntado, el actual secretario de Desarrollo Social, Manuel Puebla.

El chaval, es un puente natural entre CPA y el Borrego, por razones históricas.

Se suman a la lista damas de empuje:

La directora General del DIF va en primer rango.

Karina Zárate, es un potencial políticamente hablando.

La joven funcionaria cumple ampliamente con todos los requisitos.

Otra es Zaira Fernández, titular de Alcoholes.

Tiene Zaira una vida trabajando en las actividades del PRI, sindicato y como funcionaria.

Ella es ampliamente conocida, es simpática y tiene carisma. Se lo merece.

Ely Sallard, de la nueva era para el PRI, se ha desarrollado en la iniciativa privada, pero con un toque social.

Su tema es la vivienda. Lo domina.

Contactos, mil, que ha aportado para que a Sonora le vaya bien, logrando apoyos internacionales por su trasparencia en el ramo, dando un loable ejemplo de lograr importantes apoyos en el ámbito internacional, que no es cualquier cosa.

Ely Sallard es una dama que le entiende al servicio privado y público. Tiene sensibilidad y está sumamente preparada.

Otros que no hay que descartar son los jóvenes: Pascual Soto y Edmundo Campa.

En esta danza de nombres, de ser el Borrego el candidato del PRI -como debe de ser- no creo que se oponga.

Tampoco, para qué brincar tanto, si el piso está parejo, y la terna para las pluris, que se antoja natural, no vemos inconvenientes:

Miguel Pompa Corella como número uno.

Natalia Rivera la número dos de la lista.

Y nadie va a objetar al Pano Salido como tercero, porque el funcionario le entiende a todo; en

lo legislativo y lo político, lo está demostrando como secretario técnico del Gobierno del Estado, después de que Jorge Durán, dejó un mal precedente, como todos los que han firmado en ese cargo, que emborracha y marea por el supuesto poder que tiene esa dependencia cuestionada en el pasado.


Falta mucho, para algunos, las futuras decisiones de candidaturas, para otros está a la vuelta de la esquina.

La cuestión es cómo se están construyendo.

Se dicen muchas cosas.

Lo que se ve, es una mala estrategia, por exceso de celos políticos, donde los operadores actuales no futurean y escupen hacia arriba.

Evidencia:

Los operadores del Palacio bloquearon a más no poder a Gilberto Gutiérrez, porque es personaje ligado a Manlio Fabio Beltrones, y no sé por qué carajos más. Pero él ya se fue. ¿Ahora qué?

Pero la llegada de Ernesto “El Pato” de Lucas, es considerada como un apoyo al establo de la Dama Dorada.

Se prometió muchas cosas, para que el Pato garantizara una transición a favor de su partido.

Sacrificó, el de Magdalena, muchas cosas para aceptar ese cargo.

Es puente natural entre Gándara Camou y Claudia Pavlovich, a lo mejor esa es la rabia de los operadores del gran poder, como el número dos.

¿Qué ganan en dejar al Pato solo?

Hay más que perder, porque De Lucas Hopkins, así sin apoyo dá, pero daría más con que los miembros del engranaje de Claudia, en sus tiempos libres, le dedicaran más tiempo en apoyo a su partido.

Que lástima que no lo vean así.

¿O en verdad, quieren del Palacio – y no la gobernadora- que pierda su partido?

Puede ser.

Gracias siempre.