El Senderismo en Sonora, rutas e información básica

2019-10-07

“Son tierras para el águila, un trozo de planeta por donde cruza errante la sombra de Caín” 


La milenaria existencia de las montañas ha sido motivo de admiración y fuente de inspiración para infinidad de leyendas e historias de toda índole que forman parte del canon de nuestra cultura mexicana. Para muchos, el llegar a su cima representa todo un reto físico y mental. Son, de algún modo, un símbolo de superación personal.


Caes en cuenta de lo hermosa que es la naturaleza hasta que te plantas de frente a ella. Es decir, puedes ver fotos, pero incluso entre las más producidas, no hay detalle. No puedes estar inmerso, palpar, caminar, respirar y sentir el contacto con el exterior. 


En cuanto al estado, recorrer los senderos es una excelente manera de conocer a profundidad toda la diversidad de flora y fauna e incluso la historia de Sonora y nuestra historia como sonorenses.


En primera instancia, pareciera una locura que alguien recomiende hacer senderismo en Sonora tomando en cuenta las temperaturas en el verano, pero si te das una vuelta por la selva baja, a unos cientos de metros arriba del nivel del mar en ciudades como Álamos, te darás cuenta que es la mejor temporada para esta actividad por la llegada de las lluvias que traen consigo el florecimiento de las arboledas que rodean tu recorrido y la creciente de sus arroyos.


La ciencia detrás de los beneficios físicos del senderismo


Pareciera que está de más mencionar los beneficios físicos del senderismo, principalmente porque las razones de quienes aman y practican esta actividad van más allá de las recompensas físicas. Hablo de vistas únicas y épicas, aire fresco que oxigenan todas las fibras musculares del cuerpo, la conexión con la naturaleza, la sensación de introspección que te hace olvidar el murmullo incesante de la ciudad, entre otras.


Pero también vale la pena indagar en este tema para diferenciarlo otras actividades ligadas directamente: caminar y correr. Caminar y el senderismo suena como la misma actividad donde solo el calzado y el escenario varían. Pero son completamente diferentes: tus articulaciones, frecuencia cardiaca, músculos se desempeñan en una manera distinta cuando haces senderismo.


Cuando caminas en una superficie nivelada tu cuerpo hace un buen trabajo en lo que se conoce como dinámica pasiva. Daniel Ferris, profesor de ingeniería y biomecánica de la universidad de Florida explica que la zancada es como el balanceo de un péndulo donde gracias a la gravedad y la energía cinética, un péndulo se mantendrá moviendo de atrás hacia adelante por un tiempo sin necesidad de agregarle energía adicional.


Lo mismo pasa con nuestras piernas, caminar en terreno plano te permite moverte usando un mínimo esfuerzo, pero caminar en un terreno irregular, como los que te encuentras en los rutas de senderismo naturales, arena u otras superficies, cambia en su totalidad la manera en la que transfieres energía, por ende tanto el ritmo cardíaco como el metabólico crecen y requieres gastar más calorías.


De esta manera utilizas y fortaleces muchos músculos que no usas caminando o inclusive corriendo. Claro que no es una actividad exenta de riesgos. Si no eres cuidadoso con tu paso puedes torcerte un tobillo, tensar tus rodillas o pantorrillas, incluso resbalar y golpear cualquier parte del cuerpo. Por ello, debes ser cuidadoso con tus pasos si todavía no tienes experiencia en esta actividad. Te puedes apoyar en recursos como bastones (palos ligeros de ramas que encuentres pueden servir para el mismo fin) para tener un mejor balance y no dejarle todo el trabajo a las piernas apoyándote con los brazos.


Qué dice la ciencia sobre los beneficios mentales 


Un estudio de la universidad de Stanford University encontró que pasar tiempo en lugares naturales, con condiciones opuestas a las de las ciudades concurridas, calma la actividad en una parte del cerebro ligada a problemas mentales.  


Pasar tiempo en la naturaleza reduce la propensidad de tu mente a “rumiar”, un término que los psicólogos utilizan para referirse a patrones de pensamiento negativos sobre uno mismo ligados a la ansiedad y la depresión. Las experiencias en entornos naturales incrementan el buen estado de ánimo y disminuyen el mal humor según Greg Bratman, coautor del estudio en cuestión.


Además de los beneficios mentales de toda actividad física: Reduce la sensación de estrés y aumenta la sensación de optimismo, euforia y flexibilidad cognitiva. Se segregan endorfinas, unas hormonas que provocan un gran bienestar, se disminuye la sensación de fatiga, por lo que la persona se percibe más enérgica, con mayor capacidad de trabajo, y descansa mejor. En definitiva, hay días en los que el ejercicio le sirve más a la mente que a los músculos.


Postura del gobierno y top personal de rutas de senderismo en Sonora


La Comisión del Fomento al Turismo en Sonora dirigida por Luis Núñez Noriega, menciona en su página de visit sonora y la guía de turismo algunas ciudades donde se puede hacer senderismo, más no rutas y montañas directamente. Tienen en sus manos una oportunidad importante para mejorar esta área y usarla como un atractivo más de la región que permita atraer el turismo. Por ejemplo, ir a hacer hiking a un cerro de Álamos implicaría llegar a la cabecera municipal por provisiones o a comer algo, lo que fomenta la derrama económica de los comercios locales.


Para saber sobre estas rutas, el viajero sólo puede informarse en comunidades de usuarios que comparten estos lugares como wikiloc, strava e incluso tripadvisor. Igual para las rutas de ciclismo de montaña que por lo general son las mismas. 


Es comprensible que para programas como “visit sonora” es ser delicado el hablar de lugares para practicar el senderismo, tomando en cuenta que gente inexperta ha muerto en en rutas como en la del cerro tetakawi en San Carlos, pero año con año se han incrementado las capacitaciones hacia personal dedicado a este tipo de actividades en materia de seguridad y las rutas más seguras. Se puede afirmar que Sonora cuenta con la madurez suficiente en el tema, así como guías calificados que permitan considerar fomentar más esta actividad.


Entre esta lista personal de rutas incluiré cerros y lugares conocidos que cuenten con poblados o infraestructura vial cercana, a donde se puede llegar sin problemas en caso de cualquier eventualidad. 


Evitaremos pues lugares como el Cerro del Tambor que mucha gente presume subir por su dificultad pero que está en medio de la nada. Tampoco te voy a invitar a que arriesgues tu vida de manera inconsciente. El criterio de dificultad está dado por la distancia y lo empinado de la ruta. Recuerda que el peso óptimo en tu mochila debe ser menor al 10 % de tu peso corporal y debes consumir alimentos altos en carbohidratos de lenta y rápida absorción como: cereales integrales, avena, pan, frutos secos, fruta alta en azúcar, chocolate, miel, etc.


-Parque La Colorada, Álamos. El hike alamense por excelencia. Un proyecto promovido por la sociedad civil alamense. La manera más segura de vivir todas las bondades de la selva baja sin salir de la cabecera municipal. Una de mis rutas favoritas porque tiene la distancia perfecta para un entrenamiento corto. Son aproximadamente 8 kilómetros de recorrido en total (subida y bajada). El camino está bien trazado, cercado para impedir el paso de animales y hay señalamientos que hacen que sea difícil perderse. 


La ruta más común de inicio es por un costado del hotel El Pedregal. La ruta sierra madre es una ruta aviaria natural, te puedes encontrar toda clase de sorpresas entre los árboles. Esta ruta se encuentra rodeada en su mayoría por una arboleda, incluso en verano el sol no será una problema, además de que mantiene fresco el suelo en temporada de lluvias. Dificultad: fácil. 


-El Colorado, Hermosillo. Se trata de una pequeña playa pesquera con cerros de tintes rojizos. Es una ruta corta pero tiene una hermosa vista hacia el mar de cortés. Vale la pena acampar si el clima es favorable y degustar el marisco fresco.


En esta comunidad que forma parte del municipio de Hermosillo habitan alrededor de siete familias, quienes a pesar de no contar con los servicios de energía eléctrica, drenaje y agua potable, pueden brindar a los turistas lo necesario para pasar un excelente fin de semana. La ruta hacia el cerro colorado es muy corta pero la vista hacia las playas cercanas es imperdible. 

Dificultad: fácil. 


-Cerro Tetakawi/Cañón del Nacapule, San Carlos. El cerro Tetakawi es un emblema de alto valor paisajístico para San Carlos, ahí se resguardaban comunidades indígenas yaquis y seris; además de que su mística silueta fortaleció el espíritu guerrero y el alma del indio nómada. Su nombre puesto por los yaquis significa “Montaña de Piedra”.


Trepar el tetakawi te dará una de las mejores vistas de la costa y las bahías aledañas de San Carlos e incluso baja california. Existen varias rutas para subir, siendo dos las más populares. La primera desde la carretera y bien trazada por señalamientos de pintura. La segunda, es más complicado pero también más satisfactoria, ya que cuenta con las mejores vistas del mar. Es a través de la playa de Piedras Pintas. 


A pesar de que se han registrado muertes, es un hike seguro mientras te mantengas en la ruta y lleves la ropa adecuada a las altas temperaturas. Evita a toda costa térmicos, mangas largas y subir a mediodía en verano ya que es difícil resguardarse del sol. Es una ruta muy corta, de poco más de 1km pero al final el camino sube su inclinación para ponerle sabor. Dificultad: medio.


-Los frailes, La Uvalama, Álamos. Es un poblado perteneciente a Álamos. Tanto la distancia como la elevación representan todo un reto. Puedes llegar a sobrepasar los 1200 msnm donde se asoman las primeras coníferas.


El camino más concurrido es hacia la huerta de los Urrea, las ruinas de lo que fuera la propiedad de Miguel Urrea Perrón y su privilegiada familia que en sus tiempos era un paseo concurrido para ellos y sus amistades a principios del siglo XX.


A pesar de que don Miguel fue uno de los más importantes partidarios de Francisco I. Madero, la Revolución tras el asesinato de Madero terminó por afectar a la familia. En 1917 Plutarco Elías Calles se convirtió en gobernador de Sonora y ordenó la ley seca por lo que las destilería que poseían tuvieron que cerrar y las plantaciones de mezcal se abandonaron, los ranchos fueron saqueados por las gavillas de revolucionarios, el dinero se perdió con la bancarrota de los bancos y esta huerta fue expropiada por el propio Ayuntamiento. Todo un emblema cultural. Es importante comer muchos carbohidratos antes y procurar ir solamente en temporada de lluvias que es cuando las cascadas llevan creciente y se puede aprovechar al máximo. 

Dificultad: difícil.


-La Cacharamba, La Aduana. Probablemente el cerro que más me gusta en todo el estado, porque es demandante, tiene la vista más bonita que he visto en el sur de Sonora y la experiencia casi siempre implica acampar en la cima.


Desde el mirador se puede ver Cajeme, Navojoa, Huatabampo, Bacobampo, y si el día está despejado se puede ver la costa. La puesta y salida del sol desde la peña que sirve como mirador es imperdible. Se llega desde el camino de la carretera Navojoa-Álamos hacia Tetajiosa. 

Dificultad: Difícil.