Figuras

2019-02-11

Para muchos fue una fiesta, para otros un insulto: el ex gobernador Guillermo Padrés Elías llegó a Sonora el fin de semana, por motivos familiares.

En el aeropuerto, lo recibieron sus leales colaboradores, sus fieles escuderos quienes en su mayoría se vieron beneficiados dentro de su régimen, ya sea con trabajo o con alguno que otro “negocito”.

Los ahí presentes, en su generalidad panistas y uno que otro de MORENA, lo festejaron y se pusieron a sus órdenes.

Es evidente, que al permanecer Guillemo Padrés Elías en prisión, no pudo refrendar –como es requisito cada tanto tiempo- su militancia y por obvias razones él no está actualmente en el padrón de militantes, porque no pudo llevar a cabo su reafiliación.

Memo Padrés, no es oficialmente panista.

Sin embargo, dicen que es el dueño del PAN Sonora, pues algunos directivos le están agradecidos y su principal cómplice, Agustín Rodríguez, tiene vara alta en ese instituto político, del que se dice, buscará ser diputado plurinominal para tener de nueva cuenta fuero constitucional. Dicen: van por la grande de Sonora.

Difícil tema, pues uno de los pretensos está trabajando arduamente y va avanzando, siendo aceptado por los diferentes grupos de albiazules. Al margen del padrecismo.

Antonio Astiazarán emigró del PRI porque no lo dejaron ser, primero su candidato a senador y posteriormente con esa marca candidato a gobernador.

Pues bien, Acción Nacional, al cuarto para las doce le dio la candidatura, dio la pelea y aunque no ganó, logró considerable número de votos, y en la actualidad va firme rumbo a la candidatura, para buscar con todas las de la ley la gubernatura con el color azul.

Sin embargo, se ve que hoy tendrá un obstáculo: los padrecistas quienes tienen intereses tanto en el PAN como en MORENA.

Ya advirtió Memo Padrés que viene por la revancha y amenazó de que hay Padrés para rato, en un controvertido audio, donde definitivamente fue muy mal asesorado por su colaborador Jorge Morales, como en parte de su sexenio, en el final, donde lo obligaron a cambiar de política y confrontar a quien no coincidiera con ellos, o de quien sospecharan no los iban a ayudar para mantener el gobierno de Sonora, con actitudes paranoicas se alejaron de muchos, de quienes en el pasado los ayudaron a ganar, al estilo de Eduardo Bours, quien también sufrió ese síndrome.

De ninguna manera se declara, con su salida del reclusorio (cárcel), al ex gobernador de Sonora Guillermo Padrés inocente, y su tema, debe de ser manejado por ellos con “pincitas” por lo delicado del asunto, donde existe la denuncia de tantos actos de corrupción que se generaron durante su administración, donde prácticamente muchos llenaron sus hoy abultadas billeteras.

Es irónico, pero Guillermo Padrés y cómplices insisten en creerse y que les creamos sus mentiras, de que eran ya ricos por abolengo y tenían todo lo que dicen tener, cuando muchos sabíamos en las condiciones en que vivían, y su cuñado Roberto Dagnino y su principal operador en tesorería Mario Cuen quienes se beneficiaron y eran dueños de todos los recursos del erario público, ocasionando grave daño al patrimonio de los sonorenses.

Recuerdo que antes de ser candidato y gobernador, vivían en una casa de clase media y los cheques le votaban por falta de fondos.

No se midieron: hermanos, cómplices, aliados, cuñado y demás en desfalcar al estado, y beneficiarse de una manera voraz, que tanto daño ha ocasionado, como lo dice reiteradamente la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, quien lucha por los sonorenses para que se haga justicia.

Ya veremos en qué termina todo, cuando en uno de los videos se escucha decir a Valenzuela que ya les cumplieron, dejándolo salir, evidentemente los del nuevo gobierno federal, donde patrocinaron en algunos lugares a varios candidatos y colocaron a sus respectivos pretensos.

Va ser muy notorio a quién van a empezar a apoyar en el 2021, desde ahora, para venir según ellos por la revancha y cobrarse todas las supuestas ofensas. Órale.

Calladitos se ven mejor.

 

QUE EXTRAÑO, pero se supone que Ricardo Bours es un empresario que tiene que ser por ende bueno para negociar.

Un empresario normalmente sabe el valor de su ficha y cuando debe de cambiarla y a cambio de que.

Ricardo Bours, sentimos se aceleró al renunciar a su militancia priista.

Ese partido que tanto les dio, como la alcaldía de Cajeme, la propia gubernatura a su hermano Eduardo Bours Castelo, donde el propio Ricardo co-gobernó la mayor parte del sexenio con los temas económicos, productivos y obviamente de seguridad.

Ya había anunciado desde hace semanas que quiere gobernar de nuevo Sonora, convirtiéndose en un capricho, una obsesión.

Sabe que en el PRI Sonora no le van a dar la candidatura, en estos momentos a gobernador porque sencillamente para el tricolor, nomás no gana. Y que caray, ni los tiempos son para esas importantes decisiones.

Pero sí es tiempo para medir y poner termómetro de cómo andan las pasiones.

De tejer alianzas y crear estrategias. Del PRI, ni de Palacio de Gobierno no le impidieron que circulara por lo largo y ancho de la geografía sonorense para hablar de sus aspiraciones (y que se sepa, ni pío le dijeron).

Al contrario, la consigna del palacio era muy evidente, cuidar a quienes están aspirando y sonando para la grande de Sonora.

A la llegada de Ernesto El Pato” de Lucas, le pidieron cuidara a Ernesto “El Borrego” Gándara, a Sylvana Beltrones y hasta a Ricardo Bours, a pesar que éste último no tenía posibilidades de ser la alternativa del PRI a sustituir a Claudia Pavlovich, porque sencillamente, insisto, nomás no gana.

No levanta pasiones, no es simpático, ni conecta bien con la gente, no se le conoce ese imán con el electorado, no vemos que sea carismático y amén de que cuando gobernaron no fueron que digamos muy incluyentes, al contrario, se caracterizaron por elitistas y represores, dejando al margen al propio PRI de quien se avergonzaron durante el tiempo que fueron jefes. Le siguen teniendo algunas vendettas pendientes por su apatía y arrogancia.

La disyuntiva para Ricardo Bours es quién lo va a seguir en ésta aventura, pues muchos de su establo simpatizan tanto con Ernesto Gándara, Claudia Pavlovich, Ernesto “el Pato” de Lucas y con el líder Manlio Fabio Beltrones y por ende con la Senadora Sylvana Beltrones.

Ricardo tenía a su favor la posibilidad de que algunos políticos lo apoyaran en esa aventura, pero como priista, quizá Ricardo quiere utilizar el viejo esquema que usó su hermano de ser rebelde y buscar el apoyo de la sociedad civil, pero son otros tiempos y ya la gente los conoce.

Ojo, no negamos que el de Cajeme sea buen operador político, pues tiene su estilo, que, aunque fachoso, lo siguen algunos aliados que requieren de su fortaleza y de sus recursos.

Va ser otra historia Ricardo fuera del tricolor, al menos que ya tenga avanzado el apoyo de alguien muy poderoso como el propio Andrés Manuel López Obrador, o Alfonso Durazo le dé su lugar, o que Ana Gabriela Guevara quiera apoyarlo anteponiendo sus ganas por ser ella la candidata. No lo ceo.

O si es una estrategia, pleito arreglado con Ernesto “Borrego” Gándara Camou para conseguir apoyos con grupos que no son del PRI y reforzar al grandote de Sonora EGC de cara al 2021 y apoyarlo de nueva cuenta, pues son su gente, del mismo establo.

¿O que en el PAN quiten de su legítima aspiración a Toño Astiazarán para darle la candidatura a él?

Pensar que puede ganar como candidato independiente, no tiene por el momento sentido, únicamente el sentido que le vemos a esta decisión es ayudar a alguien para que el PRI no vuelva a ser inquilino en Palacio de Gobierno.

Porque si piensa convertirse en el hijo prodigo, pues es una verdadera jalada.

Lo cierto, que quien provocó la ira de Ricardo Bours para que se precipitara debe de estarse frotando las manos y soltando sonoras carcajadas, con un puro en mano.

La terna para el PRI se afianza y ya vemos los nombres firmes: Sylvana Beltrones, Ernesto el Pato de Lucas Hopkins y el popular Ernesto “El Borrego” Gándara a quien insisten algunos a que también se aleje del PRI y busque el apoyo de una buena vez de Los Pinos, para que lo adopten y sea la carta fuerte de MORENA y del propio AMLO. ¿Será?

¡Que capirotada!!!  Por Dios…

Gracias siempre.