Los retos que implica el crecimiento del Festival Alfonso Ortiz Tirado

2019-01-21

El Festival Alfonso Ortiz Tirado 2019 arrancó este fin de semana reiterando que en cada edición sirve para consolidarse como el festival más importante del noroeste del país. Su cartelera artística nos ha regalado grandes noches de ópera, folklor, lo mejor de la música clásica e incluso energético rock.

 

Desde el año de 1984, tras la apertura del Museo Costumbrista de Sonora en la Ciudad de los Portales, la Dirección Estatal de Museos del Gobierno del Estado de Sonora vio oportuno crear una celebración de un homenaje para el doctor ortopedista Alfonso Ortiz Tirado, originario de la Ciudad de los Portales, destacado cantante tenor.

 

Lo que empezó como una velada artística para unos pocos, cada edición ha sido recinto tanto para talentos locales como extranjeros, al grado de que podríamos compararlo en talla con otros grandes del país como el cervantino.

 

Precisamente la belleza del pueblo colonial y por la falta de espacios de música clásica y alternativa, son el principal atractivo que hacen que sea visto más que un festival, como una tradición.

 

Sin embargo, el rápido crecimiento del festival ha traído consigo situaciones o problemas inesperadas que derivan en opiniones divididas. Tenemos el caso de las limitaciones en cupo e infraestructura, como su edición del 2017 en la presentación de los Ángeles Azules, donde la asistencia fue tanta que las entradas de la ciudad tuvieron que cerrarse y devolver a la gente que hacía kilométricas filas para ingresar a la misma.

 

El pasado 2018 se calcularon aproximadamente 350 mil asistentes. Este año el reto será mayor.

 

Por este motivo se ha optado por ubicar de manera estratégica en distintos días a los artistas del repertorio que tienen mayor posibilidades de atraer gente. Aquí es cuando salen las voces que defienden la esencia operística y de música clásica (que realmente no se ha abandonado nunca) y condenan la inclusión de un mayor número de artistas del género popular.

 

Recordemos que se trata de un evento que tiene como principal finalidad detonar el derrame económico en la entidad a través del turismo. Que la gente que va a disfrutar la celebración consuma productos y servicios locales.

 

Históricamente, el pueblo de Álamos durante la Revolución sufrió grandes cambios a raíz de la persecución de los chinos y los motines realizados a los negocios. La economía del comercio en aquel entonces controlada en su mayoría por chinos, se transformó con la llegada de norteamericanos que compraban y reconstruían casas a una economía basada en el turismo y junto con la ganadería han constituido la actividad económica por excelencia.

 

Analizando detalladamente la cartelera artística del FAOT en esta y pasadas ediciones podemos darnos cuenta que la esencia operística sigue intacta, los artistas más “poperos” se posicionan en los cierres del programa del día.

 

También es cierto que se trata de un evento organizado por autoridades del gobierno, pero nunca ha sido plataforma política. Que si el evento sirve para proselitismo; que si el festival obedece a la cultura del espectáculo. Cualquier persona que visita el FAOT se siente en cualquier lugar menos en algún mitin o evento político.

 

No es por restarle mérito al arduo trabajo de las autoridades como al Director General Instituto Sonorense de Cultura, Mario Welfo Beltrán, al Alcalde de Álamos, Víctor Manuel Balderrama y a la Gobernadora Claudia Pavlovich, quienes además de organizar en su totalidad la logística del festival, han desplegado operativos de seguridad que incluyen a la policía de los tres niveles de gobierno y militares para garantizar la seguridad de los asistentes. Así como los esfuerzos del C5 de Navojoa por vigilar los sectores importantes del municipio.

 

Por último, podríamos mencionar el tema delicado del consumo de alcohol. Entre estas voces divididas, algunos señalan que en estas fechas Álamos se convierte en la cantina pública más grande de Sonora.

 

Pero, ¿es realmente la disponibilidad de alcohol el problema?, ¿o será que el verdadero problema son los malos hábitos de los asistentes a la hora de tirar basura y orinar en vía pública o asistir al festival con la única finalidad de emborracharse?

 

Por poner un ejemplo, existen festivales culturales en el país donde el alcohol forma parte del programa como en la Guelaguetza en Oaxaca donde se realiza la Feria Internacional del Mezcal. Lejos de defender o fomentar el consumo del alcohol, el punto es que a pesar de que se llevan a cabo catas de bebidas alcohólicas, no ves a gente orinando en las calles o alterando el orden público porque tanto locales como extranjeros saben que esa no es la finalidad del festival.

 

No es una obligación asistir al FAOT en plan de emborracharse, digo, una cervecita puede llegar a ser un plus con la música, pero al menos el asistente debe ser responsable de sí mismo: no manejes, procura orinar en los espacios especiales y juntar tu basura; estarían bien realizar fuertes campañas de concientización para este punto.

 

En definitiva, el FAOT sigue transformándose y cada año adquiere mayor relevancia. Desde Prisma hacemos la invitación a asistir a disfrutarlo reiterando como siempre que se disfruta un poco mejor entre semana que es cuando está menos congestionado de gente.

 

También es bueno darse la oportunidad de explorar artistas que no conoces, la calidad de intérpretes es muy alta. Aunque no te consideres fanático de la ópera, ten por seguro que encuentras algún evento artístico que llene tus expectativas.

 

El prisma dispersa la luz y revela el espectro de matices de la semana

 

Blanco.- Presenta Víctor Balderrama Informe de sus primeros cien días de trabajo. Por rumbos de la Ciudad de los Portales, el Alcalde Víctor Manuel Balderrama Cárdenas, presentó su informe de los primeros cien días de trabajo ante representantes de distintas etnias y público en general.

 

Así mismo, detalló el  Plan Municipal de Desarrollo de Álamos y los ejes rectores que estarán presentes en la administración municipal 2018-2021.

Las actividades de los primeros cien días de las distintas dependencias, fueron expuestos mediante un video donde se resaltaba el valioso trabajo que han realizado cada uno de los integrantes.

Entre los principales retos de los primeros cien días de trabajo destaca más de 195 reuniones en los tres niveles de gobierno para búsqueda más beneficios para los alamenses, destacando el Fondo Minero.

También las acciones emergentes ante los estragos de la depresión tropical 19-E el pasado septiembre, agradeciendo la intervención de la SEDENA y del Gobierno del Estado en especial a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano; a los esfuerzos de iniciativa privada y a la comunidad de Álamos.

Entre las principales inversiones que se realizarán durante su administración, destaca: la construcción del acueducto Macoyahui-Álamos, misma que se encuentra en trámite de autorización ante SEMARNAT y CONAGUA.

35 obras de infraestructura entre agua potable rural, caminos, educación, salud y energía eléctrica con recursos del Fondo Minero y el fondo de infraestructura social.

Se construirá un módulo del C5 de la Secretaría de Seguridad Pública y se instalarán 32 cámaras de video vigilancia en ocho puntos claves del municipio.

También se construirá un módulo más en la extensión de la universidad ITESCA para lograr la autonomía universitaria, trámite que ya fue aprobado en la Comisión Estatal para la Planeación de la Educación Superior, solicitud realizada ante la Secretaría de Educación del Estado.