En el ojo del huracán

2019-01-07

Las expectativas para la familia tricolor en el 2018, eran demasiado altas. Mantener Los Pinos con la candidatura de José Antonio Meade, quien en otras condiciones hubiera resultado ser el mejor candidato, pues reunía muchos requisitos, preparación y apoyos de la derecha y centro, es decir, varios partidos lo aceptaban muy bien, sin embargo, nadie puso atención al efecto de Andrés Manuel López Obrador y la historia se escribió de otra manera.

En la entidad, los operadores se encargaron en combatir y neutralizar a su enemigo inmediato en esos momentos, Acción Nacional y nadie puso atención a los candidatos de MORENA que en su gran mayoría eran unos totales desconocidos (todavía muchos de ellos lo son) y ni siquiera se vio qué hicieron durante las elecciones, no necesitaban, pues el efecto tsunami a nivel nacional era un movimiento que definitivamente los benefició, pues no fueron ellos los que ganaron en cada municipio, sino que fue por AMLO que la gente votó y por supuesto en contra del PRI y PAN.

¿Para el PRI-Gobierno de Sonora, después de la tormenta viene la calma?

¿Pero si no fue tormenta y en realidad fue un huracán devastador (post electoral) para el Partido Revolucionario Institucional y hoy a unos meses se encuentra ya en medio de ese fenómeno político, en aparente calma, como un ojo de huracán? ¿Qué pronóstico podemos hacer? ¿Qué depara al 2021?

La especie que corrió como reguero de pólvora, después de las elecciones políticas donde el PRI perdió en su totalidad, contempla la posibilidad de que el hombre más poderoso del gabinete de la gobernadora Claudia Pavlovich, Miguel Pompa Corella, buscaría nuevos horizontes y tendría otras responsabilidades, desde su posible llegada al PRI Sonora (pegaron el grito muchos priistas que se sentían excluidos por él), la jefatura de gabinete, SEDESON, Representación de Sonora en México y finalmente la llegada a la Secretaría con mayor nómina y presupuesto: Educación. Pero evidentemente hubo cambio de pichada.

 Al final, las negociaciones y puentes que se lograron para sacar adelante al nuevo Fiscal de Justicia, la cuenta pública y el presupuesto para el 2019, los puso en área de confort y la pregunta natural volvió a salir como cada sexenio sucede: ¿si todo está bien, para qué se necesita cambio en materia política?

Aunque fue la gobernadora quien resolvió al final del año pasado en la totalidad lo más apremiante, con ayuda de algunos operadores y el propio Secretario de Hacienda, Raúl Navarro, quien con su colmillo y experiencia dio datos (santo y seña) de todas las dudas que existían en el tema con los diputados que no son afines al gobierno claudillero, al final los temas beneficiaron al conocido nogalense, Miguel “el Potrillo” Pompa, para lograr convencer a su jefa y amiga de permanecer más tiempo en ese cargo, que tanto le ha gustado.

Miguel Pompa, después de las elecciones es otra persona, más perceptivo, como que ya sonríe de nuevo, le cambió hasta el modito de caminar (ya se para a saludar como debe a la gente) y aprendió hasta a giñar el ojo a los demás políticos, su forma de hacer política, que obviamente en los primeros años del sexenio (los tres) generó dudas y malos entendidos, pues se percibía que había desprecios, demasiado rencor y violencia innecesaria.

Al parecer ya asimiló la lección y tiene una nueva oportunidad que debe de aprovechar para no fallarle a quien le ha dado tanta confianza y que cree en él, como la Dama Dorada.

Hay mucho por hacer y vienen tiempos empantanados y minados, se vislumbra un trecho difícil para el Gobierno del Estado, donde tendrán adversarios gratuitos y peligrosos, pues los de MORENA vienen con todo para desplazar del palacio al PRI y no volver a dejar llegar al PAN.

Se van a valer de todo lo que tienen, recursos en los municipios, delegaciones, congreso y hasta en el bajo mundo del hampa de la cibernética para tratar de denostar a su hoy adversario mediante troles, robot de redes y campañas negras al Gobierno del Estado.

Por ello, deben de actuar con cautela y armar su estrategia de defensa y contraataque para no ser como los del Gobierno Federal anterior, encabezado por Enrique Peña  Nieto, que subestimaron a ese movimiento y que no vieron por donde les llegó el tsunami AMLO.

Claro, que también se necesita interactuar, tanto con el Gobierno Federal, municipales, congreso (legisladores) con el Estado de Sonora, para que fluya la tranquilidad, pero, en materia partidista será otra cosa, una verdadera arena política. Ya lo verán.

 

Morena ya tiene dos prospectos visibles: Alfonso Durazo y Ana Gabriela Guevara (con alianza PT), autodescartándose la alcalde de Hermosillo Célida López, quien mejor espera ver los toros atrás de la barrera por la difícil labor de gobernar Hermosillo, que en los últimos años ha resultado ser tumba política, pero una silla muy redituable que ha resuelto las finanzas personales de los otroras alcaldes, quienes ya no tienen necesidad de seguir trabajando en toda su vida, por el mar de dinero que lograron lucrativamente gracias a “los negocios” que realizaron, pues la tentación fue tan grande, que hasta al Maloro Acosta envolvió, con todo y eso que era hermano de la religión y se daba constantes golpes de pecho.

Claro que el auto descarte de Célida López tiene un precio y -como nos lo dijo en exclusiva- se auto descarta para destapar a Alfonso Durazo en contra de Ana Gabriela Guevara, manifestando que le gustaría reelegirse como alcalde, siempre y cuando el candidato de MORENA sea el hoy ministro de Seguridad Pública: ADM.

 

Pero ya vimos que el PRI no estará manco, pues Gilberto Gutiérrez Sánchez armó buen trabuco, cimentando una buena estructura en la militancia, dejando todo planchado en el instituto, para que en el naciente 2019 inicien las nuevas estrategias, pues en el ambiente político de la entidad ya se deja asomar el perfil y sale la cabeza del político de fuste, Ernesto “El Pato” de Lucas, quien nos dicen, se regresa al PRI para hacer talacha y fortalecer a su partido y a los potenciales candidatos al 2021 para la mayoría de los cargos de elección popular. Aguuuas con el Pato!!!

Se reconoce al popular Pato como una especie de “joker político” pues cabe en cualquier posición política y pública y ante los constantes rumores, posteriores a la elección, donde al tricolor no le fue nada bien electoralmente hablando, debido al multicitado tsunami, originado por la mala percepción que generó Enrique Peña Nieto y que no les interesó neutralizar, ni defender, aprovechando el descuido el partido de MORENA que creció hasta lograr el triunfo de la Presidencia de la Republica por parte de Andrés Manuel López Obrador.

Aquí en Sonora, con ese fenómeno y con la salida en ese partido (PRI) de Antonio Astiazarán, la pésima decisión de incrustar como candidato al Senado, del peor alcalde que ha tenido Hermosillo, Manuel Ignacio “Maloro” Acosta, sufrió tremendo descalabro, que hoy en día deben de sanar, para dar la pelea en el 2021.

Otras de las incógnitas en torno al PRI es ¿se van a poner de acuerdo para seleccionar al candidato que los represente en las futuras elecciones para mantener el palacio de gobierno que hoy dirige Claudia Pavlovich?  

La llegada al escenario pre electoral del empresario Ricardo Bours ha dado más señales de divisionismo que otra cosa.

Ricardo, quien se considera político de fuste, pretende llegar a la candidatura a gobernador, denostando y golpeando a la familia o al liderazgo de Manlio Fabio Beltrones, como lo hizo en su momento su hermano Eduardo Bours, quienes consideraron les sirvió para demostrar que eran valientes o algo así.

Hoy son otros tiempos y esa estrategia más que abrirle camino, se lo está cerrando con otros grupos, pues se podrían confrontar beneficiando a los demás partidos que luchan por el poder, como el propio PAN y MORENA.

Si bien es cierto que Ricardo Bours es reconocido como un brazo operador, en algunos tiempos del grupo de su hermano y en otro de Ernesto “el Borrego” Gándara, no creemos que en calidad de pretenso o posible candidato sea un personaje que levante pasiones o caiga bien, electoralmente hablando.

Su lugar en breve – en la lista de la terna- será suplantado por otro perfil fresco y con tremendo carisma, que viene a unificar al priismo y que su intervención ha servido como puente, para que muchos personajes no emigren a otros partidos, dejando al PRI, como el caso de Eduardo Bours.

Si se confirma en estos días la especie de que el popular Ernesto “El Pato” de Lucas va a dirigir por segunda ocasión a la máquina priista patentado por el guaymense Plutarco Elías Calles, dará tremenda bocanada de oxigeno y servirá toda la labor que ha venido desarrollando el actual líder Gilberto Gutiérrez Sánchez, quien debe de ser aprovechado en su capacidad y conocimiento de hacer política.

Muchos ya conocen el estilo de hacer política del joven de magdalena, Ernesto de Lucas, quien tiene cabida en todos los grupos políticos.

Si bien se escuchó en las últimas semanas que iba a la segunda posición del gabinete (secretario de gobierno) donde ya lo esperaban los principales actores de las diferentes fuerzas políticas, donde inclusive ya se habían generado puentes, hoy en día, o mejor dicho en el mañana, tendrá que manejar otro discurso y defender hasta con los dientes a su partido y ser una oposición, opción obligada de cara a las futuras pizcas electorales.

El Pato de Lucas le entiende a los menesteres políticos y -con creatividad, imaginación y buenas estrategias- tendrá la misión, primero de recuperar la confianza en Sonora del priismo y posteriormente defender desde Kennedy esquina con Colosio a su gobernadora y amiga, Claudia Pavlovich Arellano. 

El reto es mayúsculo y nadie, a excepción de Gilberto Gutiérrez y el Pato, quiere en estos momentos de transe, trabajar arduamente por el PRI.

 

Que alguien le ayude por Dios, al atarantado diputado del PRI Rogelio Díaz Brown.

El torpe “cajemenso” no da una y evidentemente le están comiendo el mandado, hasta los inexpertos diputados de otros partidos, con mayor razón los del PAN que han resultados más hábiles que el ex alcalde de Obregón.

Sus descuidos, fueron otros de los ingredientes durante la campaña electoral, para que Antonio Meade no prendiera en el estado, a pesar de que inicialmente tenía más pueblo Meade, que AMLO.

Su apatía, exceso de confianza e ingenuidad, imperaron en esa misión fallida, donde fue una total vergüenza para el priismo.

Esperemos que adquiera más oficio político y opere en el futuro a favor de su partido en el Congreso del Estado, donde le regalaron (ignoramos los méritos) esa diputación que le pudo servir mejor a otros personajes, por citar a solo uno: Gilberto Gutiérrez Sánchez, quien estuviera realizando un mejor trabajo.

Gracias siempre.