Rector da la cara

2017-02-06

Primero con los columnistas del Grupo Compacto y luego en una conferencia de prensa, el Rector de la Universidad de Sonora, Heriberto Grijalva, respondió a las acusaciones que el STAUS presentó ante la Fiscalía Anticorrupción y la pronta respuesta de ésta exigiendo a la autoridad universitaria le diera información en un lapso de dos horas. 

“Espero que con esa prontitud atienda (la Fiscalía) las respuestas de la Universidad”, recalcó el Rector ante el Grupo Compacto, integrado por los periodistas Feliciano Guirado, Ernesto Gutiérrez, Rafael Cano, Martín Romo, Soledad Durazo, Cristina Gómez, Sergio Valle, Daniel Sánchez, Francisco Javier Ruíz Quirrín y quien esto escribe. 

Afirmó sentirse muy tranquilo porque la demanda del STAUS no tiene sentido. 

“No hay un peso mal habido en mi cuenta personal ni en la de mis colaboradores”. 

“Consulté con muchos abogados y nunca habían oído que se pidiera tanta información en un lapso de dos horas, pero pedimos una prorroga”. 

No lo dijo, pero es evidente le extraña esa actitud de la Fiscalía Anticorrupción. 

De inicio, Heriberto Grijalva dijo que pone a disposición de la comunidad universitaria y de la sociedad en general, toda la documentación que acredita el cumplimiento de la normatividad, con transparencia y con el adecuado uso de los recursos públicos que los sonorenses aportan vía presupuestos federal y estatal. Particularmente, dijo, en los temas que han generado confusión originada por la denuncia del dirigente del STAUS, Javier Martín Quintanar Gálvez. 

Esos rubros son: supuesto adeudo al ISSSTESON por cuotas obrero-patronal; la creación de la Secretaría General de Finanzas; y la contratación de la empresa PROAPYC Asesores, S.C 

Primero, afirmó que no es ilegal la creación de la secretaria de finanzas, porque es facultad del Rector crear, reformar o quitar dependencias administrativas. 

Respecto al ISSSTESON, hizo referencia a que desde 1990 se firmó el convenio donde la Universidad faculta al ISSSTESON a cobrar a Tesorería del Estado esas cuotas descontándolas de las  participaciones que el gobierno estatal debe entregar a la Unison. Se habla de que el adeudo al Instituto asciende a los 140 millones de pesos, lo cual es negado rotundamente por el Rector. 

En cuanto al contrato con la empresa PROAPYC, explicó fue la compra de un software para el registro contable de la máxima casa de estudios, que tuvo un costo aproximado de 11 millones de pesos, incluyendo el código fuente, lo que permitirá en su momento realizar cualquier modificación. 

“Todo eso ya lo he dicho, pero parece que no me escuchan; yo no sé qué pasa que siempre gana el mal sobre el bien”. 

“Podemos equivocarnos en las compras, pero de eso a acusarnos de corrupción, de peculado…”

 

“En mi cuenta solo llega lo de mi salario”. 

“¿Enriquecimiento inexplicable? ¿Decir que tengo lo que no tengo?” 

“Vivo en la misma casa desde hace 24 años (fraccionamiento STAUS) desde luego esa vivienda de interés social en su tiempo, ha ido modificándose” 

“¿Un Corolla 2011? si lo tengo, lo usa mi hija, la camioneta 2015 es de mi esposa (profesora e investigadora con ingresos aproximados de 60 mil pesos mensuales) ella lo pagó y hasta se enojó conmigo, en tono de broma, porque dicen es mío y ella lo pagó” 

“¿Un camry?, sí, lo compré para mi hijo” 

“¿Una casa, Mazatán 141, Col. Insurgentes? ahí viví rentándola hace muchos años. 

¿Cuánto gana Rector? 

“Lo que señala el tabuladora salarial, 92 mil pesos mensuales aproximadamente, más el ingreso de antigüedad (incremento del 1.5% los primeros 20 años y 2% en los siguientes años, pero tiene como tope el 50% del salario), es decir el Rector obtiene otros 45 mil pesos por esa prestación pues tiene casi 30 años al servicio académico de la Universidad de Sonora. En total recibe poco más de 145 mil pesos mensuales. 

Grijalva Monteverde acepta existen intereses externos que pueden buscar influir en el proceso de selección del nuevo Rector, pero descarta a la Gobernadora Claudia Pavlovich, “ella es muy respetuosa”, sin embargo, comenta puede haber alguien que tenga por ahí de amigos a directores… 

El llamado del Rector es enfático: “Cuidemos a la institución”. 

"Es mi deber no dejar que se ponga en duda la honorabilidad de esta institución ni que se ponga en duda la honorabilidad de una persona o de varios compañeros de la administración universitaria. Hemos buscado hacer las cosas bien durante mucho tiempo, somos un ejemplo en este país de que se pueden cumplir las normas y las legislaciones, y que se puede, a la vez, ser eficiente". 

El Rector hizo ver que la universidad ha avanzado, ahora está entre las 20 mejores del país. En reciente evolución aparece ya en el número 16. 

“La dejaré mejor que como la encontré. Estoy muy orgulloso por eso”. 

Al concluir su mandato como Rector, manifiesta quiere ser de nuevo Heriberto Grijalva. 

En un momento de la conversación con los columnistas, el Rector no ocultó estar “desilusionado” por lo que algunos creen de su actuación, no obstante haber cumplido con las reglas. Es una reflexión, dijo luego, porque “vivimos en un país donde está muy desacreditada la vida pública, y nos meten a todos…hay gente muy buena en la política”. 

“Dicen que falta transparencia y hay opacidad en la Universidad, ¿en que se basan? pero es un discurso que pega”. 

“Ahí están las convocatorias de las licitaciones; ahí está todo”, todo es transparente, nada se oculta…” 

Me parece que Heriberto Grijalva sigue siendo el mismo que conocí hace más de ocho años cuando aspiraba ocupar la Rectoría de nuestra Máxima Casa de Estudios. Es un hombre académico, preocupado por la Universidad, franco y en ocasiones de más, tanto que pudiera “herir” con su franqueza a quienes acostumbrados a vivir en la hipocresía, la sinceridad les parece un insulto.

 

 

REGIDORA KARINA LAGARDA SALE BRAVA…. 

Brava resultó la colega Karina Lagarda, regidora tricolor en el ayuntamiento de Hermosillo, pues rápido dio respuesta a la panista Elsa Velasco cuando se abordó, en la sesión de Cabildo, el tema respecto al cobro por el tratamiento de aguas residuales. 

La regidora azul planteó propuestas para eliminar ese cobro, pero Karina le demostró, con actas de cabildo y recortes periodísticos, que la autorización no es del nuevo gobierno municipal sino que es un compromiso adquirido en la administración que presidió Javier Gándara Magaña. El contrato está firmado y mostró también actas de cabildo y del Congreso donde se aprueba esa decisión, es decir, no hay marcha atrás.

 Les recalcó que cuando eso ocurrió en gobierno panista ninguno de los actuales opositores alzó la voz para oponerse, así que no se vale que ahora digan que no están de acuerdo. 

Y por si fuera poco, les advirtió que a donde ellos vayan lavándose las manos como panistas, ella irá detrás “diciendo la verdad a los hermosillenses”.

 ¿Qué tal eh?

 Y déjenme decirle que la colega tiene razón, pues el proyecto de la planta tratadora de aguas es un compromiso de aquel entonces al igual que el acuerdo, autorizado por Cabildo y el Congreso, de cobrar por ese servicio.