La justicia restaurativa en  la teoría del delito 

2019-11-04

El Profesor Franco Conforti en la Nueva Teoría del Delito integra el elemento  “hecho jurídico restaurable.” 


Por: Jesús Salvador Guirado López. 


     El verdadero significado de restaurar a la víctima ante una ofensa (cualquiera que se haya cometido en su perjuicio) es repararle el daño en su máxima expresión. Desde lo moral hasta lo material. La victima sufre porque le robaron una computadora o chocaron su carro. Pero también porque mataron a su hermano o abusaron sexualmente de la hija. Ambos supuestos son daños causados por delitos . El primer caso de tipo patrimonial se resuelve con el pago de dinero. Pero el segundo caso de tipo moral contra la vida y la libertad sexual quizá jamas sea posible repararlo. ¿Que hace actualmente el sistema de justicia penal para propiciar que se repare el daño en el segundo caso? ¿de que manera se obliga al ofensor para reparar este daño causado?

       Desde siempre el sistema de justicia penal tradicional  concibe la reparación del daño desde un sentido material en pago de pesos. Cualquier sentencia penal por indistinto delito contendrá un resolutivo donde el Juez dirá: “Se condena a…..  por concepto de reparación del daño al pago de la cantidad de….” Independientemente del tipo de daño deba repararse   Es importante reconocer que una ofensa cometida en contra de una persona no siempre genera una afectación cuantificable en dinero. Muchos delitos cometidos generan un trauma en las victimas que les deja secuelas irreparables para el resto de la vida. Desde una lógica bastante básica la reparación en el segundo caso no es con dinero, sino mediante otra forma mas humana y efectiva para esa necesidad subjetiva.   

      La justicia restaurativa, maravilloso paradigma de justicia penal integrado en la normatividad mexicana en años recientes, hoy por hoy letra muerta, ofrece una reparación integral del daño a la víctima e incluso con grandes efectos en la reinserción social del ofensor. Es un mecanismo para posibilitar un encuentro respetuoso y seguro entre víctima y ofensor a efecto de que entre ambos pueda darse un proceso de reconocimiento de responsabilidad, arrepentimiento, perdón y reparación del daño, basado en las necesidades de la victima y en las posibilidades del ofensor. 

       La Ley Nacional de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias en Materia Penal, la Ley Nacional de Ejecución Penal y la Ley Nacional de Justicia para Adolescentes, contienen un capítulo que regula la Justicia Restaurativa y sus modelos de aplicación. Sin embargo, las instituciones operadoras en el país adolecen de programas específicos a efecto de otorgar el sensible y trascedente servicio a los ciudadanos. 

       El proceso restaurativo que es un método efectivo utilizado en muchas partes del mundo es un modelo aceptado por sus resultados. Sin embargo los estudiosos del derecho  se muestran escépticos ante la ausencia de esta figura en la teoría del delito. El resultado del delito es la pena. El efecto de la pena cuya connotación del significado en latin “poena” es el dolor, denota la influencia teológica del castigo. El resultado de la pena en el derecho penal moderno es la rehabilitación donde por tanto el dolor como fin no tiene sentido desde muchos años atrás.      

      Desde el siglo XIX el criminólogo Enrico Ferri reconoció que el olvido histórico de la victima en el derecho penal abandonó toda posibilidad de resarcimiento para ella.   Así, el propulsor del positivismo criminológico consideró que la reparación del daño debía formar parte de la pena para asegurar ese resarcimiento.

       Al respecto, el jurista alemán Claus Roxin esgrime que la reparación por un delito debe ser mas amplia que el mero resarcimiento del daño material y el perjuicio moral establecido por el derecho civil como acción subsidiaria en las causas penales. Sin embargo, en el derecho penal la teoría del delito es omisa en torno a la reparación del daño. Debe integrar la reparación del daño para reconstruir la dogmática penal. 

       La justicia restaurativa, como única metodología útil para alcanzar una relación del daño integral en la víctima descansa en bases estrictamente filosóficas no jurídicas, al margen de los fundamentos científicos del derecho penal. Ello ocasiona frustración en los operadores jurídicos para concretarla, pues la consideran fuera de la ciencia penal.  

        La justicia restaurativa en si es una metodología suficiente para solventar un paradigma de justicia penal. Pero este breve análisis solo es una respuesta a un permanente reproche de los escépticos que al no estar integrado dicho modelo a la teoría del delito, acusan la incompletud del sistema  restaurativo.          

       El Profesor Franco Conforti, investigador del Instituto Galtung en España, propone una nueva teoría del delito desde el Enfoque dogmático penal restaurativo transformativo, en la cual crea la figura del hecho jurídico restaurable, como parte de la estructura teórica que permita a la victima del delito, reclamar la ofensa padecida, esta vez actuando sin desnaturalizar los fundamentos de la ciencia penal.  La propuesta salvaría la inquietud de los investigadores jurídicos que cuestionan otros modelos que posibilitan la reparación del daño por no estar incluidos en la estructura teórica del dogma. 

      El resultado buscado por el investigador de la Universidad de Oberta en Cataluña, es obtener la integridad del Derecho Penal para mejorar la respuesta que actualmente se da desde el sistema jurídico penal a las victimas y a la sociedad propiciando una transformación social desde una nueva perspectiva epistemológica de la reparación del daño en la teoría del delito.