Un paso más hacía una política autoritaria 

2019-10-07

En un hecho inédito en la historia reciente del Poder Judicial, el ministro Eduardo Medina Mora presentó su carta de renuncia a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), contando con once años pendientes al cargo.


El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, en la conferencia mañanera de este 4 de octubre, explicó cuál podría ser la causa de la dimisión de Medina: las denuncias que hay en su contra.


Consideró que el Ministro quiere atender denuncias presentadas, “no sé si una, dos, cuántos señalamientos, que se han interpuesto y que están en manos de la FGR”, señaló AMLO.


De acuerdo con fuentes del gobierno federal, Medina Mora es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) por delitos denunciados por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y por lavado de dinero.


La investigación de la que es objeto Eduardo Medina Mora abarca movimientos bancarios hechos por él, así como familiares y “razones sociales” con las que el ahora ex ministro tiene algún tipo de “relación, interés o beneficio”, con transferencias de más de 107 millones de pesos a Estados Unidos y el Reino Unido (país en el que fungió como embajador).


Y se supone que estas instituciones investigaban a Medina Mora por “actividad sospechosa”, ya que las transferencias se hacían desde nuestro país a las cuentas del ex ministro —en el HSBC UK BANK— por dos millones 382 mil 526 libras esterlinas.


Además, entre 2016 y 2018 Medina Mora supuestamente recibió transferencias por dos millones 130 mil dólares.


Ante esta información, Eduardo Medina negó las acusaciones y aclaró que se trataban de 4.5 millones.


Medina Mora no era un personaje muy querido. Fue duramente cuestionado por sus antecedentes al momento de ser postulado por el expresidente Enrique Peña Nieto al máximo tribunal del país.


Medina Mora y AMLO tienen una larga lista de pleitos que datan de cuando el ex funcionario trabajaba para el gobierno de Vicente Fox y AMLO lo culpó de formar parte del complot para sacarlo de la boleta electoral en el 2006 a través del proceso de desafuero.


Esto representa una oportunidad para AMLO de reconformar no solo a la Suprema Corte, sino reconformar su poder. Tiene en sus manos el poder ejecutivo, el legislativo y ahora tendrá un pleno control del poder judicial. Un paso más hacia una política autoritaria.