El 2021 sigue siendo como un mundo caleidoscópico: Nalyn Chablé

2019-09-23

“Si el PRI quiere volver a ser lo que era, primero debe regresar a reconocer sus bases”


Por Alan Castro 


Desde la perspectiva de una líder de bases, el proceso electoral del 2021 sigue siendo como un mundo caleidoscópico: múltiple y cambiante, por lo cual considera que aún no hay nada para nadie, eso sí, se prevé un escenario caótico y complicado.

En entrevista exclusiva con el semanario Nuevo Sonora, la operadora política Nalyn Chablé indica que si le preguntas a la gente por quién votará en las próximas pizcas electorales no te dice partido aunque tiene en mente algunos nombres. 

“Hay tendencias pero sería precipitado lanzar nombres o decir veo a esta figura como tal, porque al fin la ciudadanía todavía no está convencida por dónde va el camino, políticamente hablando”, asegura.

Pero de lo que sí está convencida la operadora Nalyn Chablé es que la ciudadanía está en un constante estado voluble y en algunos casos todavía manifiesta ese hartazgo ciudadano reflejado en las urnas el pasado proceso electoral del 2018. 

“¿Crees que se vuelva a repetir el fenómeno electoral que significó AMLO?”, pregunto, “habrá más conciencia, principalmente en el caso de las diputaciones locales y alcaldías, la gente analizará más su voto, no será un voto emocional”, responde.

Dicho esto, Chablé indica que Morena tampoco puede pensar que la tiene ganada, pues podrá tener buen posicionamiento a nivel nacional, pero le queda claro que la ciudadanía sonorense analizará con base en la experiencia que está viviendo en lo local.

Y si el PRI quiere volver a ser lo que era, primero debe de volver a reconocer sus bases, “¿hubo un divorcio entre las cúpulas y las bases?”, cuestiono, “cuando una persona tiene aspiraciones políticas establece un verdadero vínculo con los líderes”, responde.

En ese sentido, Nalyn Chablé expone que ese vínculo se llama confianza, misma que traslada al aspirante a llegar a una responsabilidad pero es ahí donde viene la ruptura, cuando los líderes se dan cuenta de que la confianza no era mutua ni genuina.  

“Es donde viene la discrepancia entre el que está y los que lo llevan”, sostiene, argumentando que es importante que los políticos cumplan los compromisos que se traducen en programas, proyectos y gestiones que tengan un impacto en la colonia.

Parte de esa pérdida de vinculación entre los políticos y la militancia para Nalyn se debe a que se ha visto a los líderes como empleados en vez de aliados, pues muchas veces te abren la puerta de sus casas sin pedir nada a cambio, más que su apoyo.

“No es la necesidad de crear un cheque en blanco, la ciudadanía no te pide a cambio más que contribuyas a que la calle esté pavimentada y a que tengan mejores servicios públicos”, enfatiza la probada lideresa de bases.

“¿Qué sentiste cuando el 2018 después de la debacle del PRI, responsabilizaran a las líderes y se les culpó de llevar a votar a gente por Morena?”, indago, “falta de responsabilidad, porque no pueden hacer caso omiso a lo que se debió atender en su momento”, responde.

En ese tenor Nalyn Chablé señala que cuando se habla de estructura, de bases, de organizaciones, hacer caso omiso a lo que la ciudadanía te está diciendo que ocupa, lleva a la necesidad de la ciudadanía de decir: ya no más de eso.

Es por eso que la operadora política considera que esa reacción de la gente es parte del hartazgo ciudadano que se manifestó en las urnas y el desencanto que hubo de varios priistas hacia las cúpulas del partido tricolor.

“¿Hay formas de que las bases vuelvan a retomar la confianza al PRI?”, “cuando no hay una sinergia en ideas principalmente el reconocer la importancia de la ciudadanía dentro de una estructura política, lo más sano es decir: no es mi camino”, sentencia.


¿Cómo ves el avance que han ido teniendo las mujeres en política y la sociedad?

Es significativo porque las mujeres hoy en día no tienen miedo a hablar, a proponer, a gestionar, a asumir una responsabilidad visible, la mujer siempre ha estado detrás de los actores. Y en el caso de la cultura, hablando de pueblos indígenas, es la mujer la transmisora de conocimientos, se encarga de que el hombre esté preparado para salir a la jornada. El papel que la mujer está jugando es totalmente significativo.


El papel que ha jugado la mujer siempre ha sido importante pero no era tan visible o no se valoraba tanto, ¿crees que existe machismo en estos tiempos?

Sí y hasta de quienes promueven el discurso de género o las políticas públicas enfocadas en género, al menos en la experiencia, tengo compañeras que son muy inteligentes, que están dedicadas a la vida académica, y que a estas alturas de la vida sufren acoso sexual. 

Y no se necesitan estar peleando con el acosador, simplemente establecer límites sanamente porque cada una tiene que darse su valor, no siempre el papel del hombre frente a la mujer es esperar que el hombre te dé tu lugar, sino cada quien posicionarse y decir estoy aquí porque puedo y porque tengo la capacidad para desarrollarme o aportar en el ámbito que me estoy desarrollando.


En política se han tomado acciones afirmativas por la equidad de género, ¿cómo ves?

En Sonora el tener una Gobernadora como Claudia Pavlovich, en mi caso lo veía venir alrededor de siete años, cómo fue creciendo y evolucionando, posicionándose hasta llegar a la gubernatura, cómo se ha mantenido pese a todas las situaciones que se han estado viviendo en términos políticos desde lo nacional al ámbito local. 

Ella como icono del estado de Sonora es un ejemplo, porque no hace a un lado su papel como mujer, como madre, esposa e hija, es mostrar esa integridad que tiene la mujer en desarrollarse en diferentes contactos sin dejar de ser femenina, sino mostrar su personalidad para aportar a una mejor sociedad. 


Si una mujer quiere crecer políticamente, ¿no hay resistencia en los partidos?

Yo he notado resistencia hasta en las propias mujeres, como que nos hace falta el sentido de sororidad, de estar unidas, de empoderarnos mutuamente, de reconocernos que cada una tiene su esencia, que cada una tiene una idea que aportar para construir una mejor sociedad hablando en el ámbito político, como entre las mujeres si unimos fuerzas, nos reconocemos, podemos lograr un mejor desarrollo no solo del estado, sino a nivel nacional.


Dicen que la peor enemiga de una mujer es otra mujer, ¿envidia o competencia?

Yo lo visualizo como una cuestión de educación emocional, cómo enfrentar o cómo fluir frente a la inteligencia de otra mujer, cómo sumar la propuesta de esa mujer que yo la pensé, pero ella tiene el cómo. Nos falta esa condición de una verdadera sororidad, no solamente es la condición de saludarse de beso y abrazo y decir que son amigas, sino el sentarnos en una mesa, planear, gestionar, implementar, pero en equipo.


En política te ha tocado trabajar en las bases, donde particularmente las mujeres llevan la batuta, ¿cómo se da esta amalgama de las líderes?

Algo que yo noté en los trabajos que hemos hecho, es el dignificar el papel de la líder, y a mí no me gusta el término de líder de colonia, pero el concepto de la líder natural, que sabe cuáles son los temas que hay en su colonia, pero también sabe que está comprometida en mejorar sus condiciones de vida y que la vía que tiene para lograr eso es coordinarse con otras líderes y otras mujeres, sin pelear entre ellas. 

Ahí lo que nosotros hacemos es cultivar los lazos de amistad, reconocerles cuáles son sus actividades, sus aptitudes y cuál es el objetivo que se persigue cumplir con el trabajo. Nos ha dado un resultado positivo porque al final del día tú le reconoces a la persona su potencial, lo que ha contribuido y a lo que ella se comprometió se ve visualizado.


Antes la mayor fortaleza de un partido era la militancia, ¿se perdió esa fortaleza o hubo un divorcio entre las cúpulas y las bases?

Yo siento que el detalle es que cuando una persona tiene aspiraciones políticas establece un verdadero vínculo con los líderes, con la comunidad, con la ciudadanía, ese vínculo se llama confianza, entonces la ciudadanía le traslada toda la confianza y responsabilidad a esa persona que llevan a cumplir esa aspiración política y cuando se cumple esa aspiración viene la ruptura, pero no por falta de compromiso de la ciudadanía sino porque de este otro lado, la confianza no era genuina. 

Ahí es donde viene la discrepancia entre el que está y los que lo llevan. Creo que aquí lo importante es retomar esa confianza y llevar a cabo los compromisos que se establecieron que finalmente esos se traducen en programas, en proyectos, en gestiones que tengan un impacto social y económico en la colonia o en la ciudad.


¿Se ha perdido la vinculación real entre esa clase política y la militancia? ¿Se ha visto a los líderes como empleados en lugar de aliados?

Así es, los líderes son aliados, se convierten hasta en tus amigos, cuando llegan a tener ese nivel de confianza, los líderes te llegan a abrir las puertas de su casa, a compartir su familia, y eso es fundamental para uno valorar esa apertura que ellos tienen contigo, y también esa corresponsabilidad, no es la necesidad de crear un cheque en blanco, la ciudadanía no te pide a cambio más que contribuyas a que la calle esté pavimentada y a que tengan mejores servicios públicos.


¿Qué sentiste cuando el 2018 después de la debacle del PRI, responsabilizaran a las líderes y se les culpó de llevar a votar a gente por Morena?

Pues falta de responsabilidad, porque no pueden también hacer caso omiso a lo que se debió atender en su momento, y principalmente a lo que se debió escuchar, cuando se habla de estructura, de bases, de organizaciones, como partidos políticos, hacer caso omiso a lo que la ciudadanía te está diciendo que se necesita, nos lleva a la necesidad de la ciudadanía de decir ya no más de eso.


¿Es parte del hartazgo ciudadano que se manifestó en las urnas?

Así es, y que ahorita muchos dicen es que todo está estancado en términos cotidianos, no he avanzado en mi negocio, no he logrado tener mayor rendimiento, se habla de una alza en el salario mínimo, pero es una realidad que sube la canasta básica y viene el efecto dominó.


Eres prueba del desencanto que hubo de varios priistas hacia las cúpulas, ¿hay forma de que las bases vuelvan a retomar la confianza al PRI?

Yo no diría que estoy molesta con el PRI, simplemente soy de establecer límites, cuando algo no funciona, cuando no hay una sinergia en ideas principalmente el reconocer la importancia de la ciudadanía dentro de una estructura política, lo más sano es decir: no es mi camino. Porque al final del día también somos seres humanos y, ¿para qué tener un desgaste físico y emocional?


Eres una líder probada con poder de convocatoria, ¿cómo ves el 2021?

El 2021 sigue siendo como un mundo caleidoscópico, porque finalmente se están conformando nuevos partido políticos, el PRI mismo está en una lucha interna. Si bien ahorita Carolina Viggiano comenzó a hacer sus giras y está retomando al priismo de base, porque si el PRI quiere volver a ser lo que era, primero debe de reconocer sus bases, nuevos liderazgos, vienen muchos jóvenes con mucho potencial, que se están preparando, tanto en el perfil profesional y político y que sí están trabajando en tierra. También en el caso de la mujer veo en el PRI perfiles con ganas de hacer las cosas diferentes, pero también el propio PRI debe crear las condiciones para que estos nuevos liderazgos se puedan desarrollar.


Entonces no hay nada para nadie en el 2021, ¿se prevé un escenario caótico?

Sí porque si tú sales a la calle y le preguntas por quién va a votar, no te dicen partido pero tienen en mente nombres, hay tendencias pero sería precipitado lanzar nombres o decir veo a esta figura como tal, porque al fin de la ciudadanía todavía no está convencida por dónde va el camino, políticamente hablando. Ahora la ciudadanía es voluble, todavía refleja ese hartazgo y cansancio a la clase política.


¿Crees que se vuelva a repetir en 2021 el fenómeno electoral que significó AMLO?

Lo va pensar más la gente, habrá más conciencia, principalmente en el caso de las diputaciones locales y las alcaldías de Sonora, la gente analizará más su voto, no va a ser un voto emocional. Que Morena tampoco piense que ya la tienen ganada, hay un buen posicionamiento a nivel nacional, pero me queda claro que la ciudadanía de Sonora analizará sobre a quién va a decidir por la experiencia que se está viviendo ahora en lo local.


Tú que estás cercana a las comunidades indígenas, ¿se olvidaron los políticos de ellos?

Se habla de una vinculación pero del discurso a la práctica hay un abismo, lo vivimos ahora con los Yaquis de Hermosillo. Entró este sexenio el presidente hablando de una reivindicación de los pueblos, de una dignificación y de un ejercicio pleno de sus derechos, tenemos hasta instituciones nuevas creadas para atención pueblos indígenas y vemos en Hermosillo a los Yaquis peleando por su terrenos ceremoniales y que han hecho gestiones ante el municipio y simplemente no dan fecha para la reunión, entonces se cae la retórica.