En 2021 ganará la gubernatura la persona que sepa demostrar su honorabilidad a la sociedad: Arturo Ibarra

2019-09-23

“Yo soy admirador de un hombre que ha sabido mantener su palabra, que con mucha valentía, con mucho dolor, aceptó en su momento las condiciones que se dieron”


Por Alan Castro


“El 2021 ganará la persona que sepa demostrar su capacidad sensible hacia la sociedad, su honorabilidad, su fuerza en cuanto a sus actos con base en principios y valores”, sostiene convencido el operador político Arturo Ibarra.

En entrevista para Nuevo Sonora, asegura que en los nuevos tiempos en la política el pertenecer a un partido no te garantiza el triunfo, sino el apoyo de esas minorías que analizan los perfiles de cada persona para ver quién lo convence.

“¿Existen ese tipo de perfiles en Sonora?”, le cuestiono, “yo soy admirador de un hombre que ha sabido mantener su palabra, que con mucha valentía, con mucho dolor, aceptó en su momento las condiciones que se dieron”, responde.

En ese mismo sentido, el liderazgo de base Arturo Ibarra indica que tales acciones de este personaje hicieron que lo pusiera en la cúspide más alta del estado Sonora como hombre, como persona y sobre todo como político. 

“No voy a decir su nombre pero creo que sus actos de valor, los actos de fe, los actos de palabra, tienen mas fuerza que cualquier posición o nombramiento político que le pueden ofrecer a una persona en el país”, manifiesta.

Reconocido como una de los mejores operadores en las bases del partido tricolor, Don Arturo Ibarra, franco y directo como él solo, confiesa que paulatinamente ha habido un abandono del PRI a sus liderazgos.

En ese recuento histórico, señala que los liderazgos del pasado no solamente eran auténticos sino autónomos, es decir no eran controlados por el partido, sino que eran gente preocupada por su comunidad. 

No obstante, alguien inventó pagarle a los liderazgos que ya estaban convencidos y a raíz  de ello se perdió la sustancia del beneficio social para obtener un beneficio personal, convirtiéndose esos liderazgos en mercenarios.

“¿Se desvirtúo el papel del líder?”, cuestiono, “el problema no se vinculó ahí, sino cuando el político se sintió que había pagado los servicios y una vez sentado en la silla se desvinculó de esos liderazgos”, expone.

Asimismo, Arturo Ibarra manifiesta que el liderazgo al sentirse ofendido, abandonado y traicionado optó por otras opciones, y en algunos casos decidieron ser mercenarios de la política y venderse al mejor postor.

Lo peor del caso, señala, es que actualmente sigue ese desprecio a los liderazgos de base, pues no hay una lealtad al no existir ese trabajo vinculante por la sociedad, pues se ha perdido el sentido común de preocuparse por el bienestar social.

“Ahora no, el político va a la colonia le expresa un problema el líder y con la mano en la cintura le dice que vaya a su oficina, y eso es un fraude. La persona va toda la semana a la oficina, total que ya no vuelve y nuevamente se siente traicionado”, agrega.

Es por eso que coincide que se perdió sensibilidad de los representantes populares y funcionarios públicos que cuando no son nadie te saludan y cuando llegan hacen como si no te conocen, perdiendo la visión que en tres años se le acaba el puesto.

“¿Existen esos funcionarios en el Palacio de Gobierno?”, indago, “no estoy inmiscuido ahí, pero lo que sí te puedo decir es que se repite la historia en todos los niveles, hasta los diputados tiene su propio círculo que no deja llegar a la gente”, afirma.

Por último, el operador político Arturo Ibarra señala que aún hay tiempo para corregir el camino, pero les recomienda a los funcionarios a salir de su oficina y sudarle, todavía más que como si anduvieran en campaña. 

Ya que hoy tienen la capacidad de otorgar una solución a un problema y no una promesa, “el problema es que sales prometiendo y el sentimiento del ciudadano es que se esconden para no cumplir, eso conlleva que te den la espalda”, finaliza.


¿Abandonó el PRI a sus liderazgos?

Si revisamos el pasado, los liderazgos eran liderazgos no solamente auténticos sino autónomos, no controlados por el partido, sino gente preocupada por su comunidad y que de alguna manera enfocada en los principios básicos del partido, porque el partido es social demócrata aunque muchos lo quieren jalar al centro o a la derecha. Ese liderazgo que nació por el beneficio de la colonia. Había una conciencia social, una visión de beneficio social mutuo, corresponsable. 

Regresando al tema del los liderazgos abandonados, alguien invento por ahí pagarle a un liderazgo que estaba convencido y entonces a raíz de eso, alguien dijo de aquí soy, hago como que hago y cobro, entonces hemos perdido la sustancia del beneficio social para obtener un beneficio personal. 

Entonces ese liderazgo se volvió un liderazgo mercenario, en cuanto al mejor postor y ahí aplica la retorica de la negra, a todos diles que sí pero no les digas cuándo, agarra lo que te dan pero no votes por el PAN, ahora también aplica agarra lo que te dan y diles lo que quieren escuchar.


¿Se desvirtúo el papel del líder o lo contaminó la corrupción de la política?

Más que contaminación, creo que en su momento fue una decisión idónea, el problema no se vinculó ahí, sino cuando el político se sintió que había pagado los servicios y el mismo político una vez sentado en la silla se desvinculó con esos liderazgos, y el liderazgo al sentirse ofendido, abandonado y traicionado optó por otras opciones, y en algunos casos optaron por ser mercenarios.


¿Está vigente ese desprecio a los liderazgos de base?

Totalmente, tan vigente está, que ahorita vamos a ver liderazgos con uno y mañana con otros partidos, ya no hay una lealtad. Ya no existe ese trabajo vinculante por la sociedad, antes los diputados mandaban al PRI a la gente a que le resolvieran sus necesidades, para que la gente no olvide que el PRI resolvió sus problemas, si no fuera así, las personas dejan de ver al PRI como la institución que está ayudando a solucionar sus problemas. 

Quizás aquellos políticos no eran los que son ahora con maestría y doctorado, pero tienen algo que no tienen ahora, sentido común de la preocupación real del bienestar social, darle seguimiento a los problemas y darle solución. Ahora no, el político va ala colonia le expresa un problema al líder y con la mano en la cintura le dice que vaya a su oficina, y eso es un fraude.

La pobre persona va toda la semana a la oficina, total que ya no vuelve y ahí es donde nuevamente se siente traicionado el liderazgo, pero aparte hay otra cosa, te mandan con la secretaria y te preguntan para qué lo busca como si fuera ella quien vaya a resolver el problema, y con todo respeto estamos hartos de esa gente. ¿A ellos qué les importa?

No quiero quitar la capacidad de una secretaria de solucionar, yo quiero ver a la persona que me representa, verlo a los ojos, ver cómo me atiende y ver cómo va a canalizar mi problema.


¿Se perdió sensibilidad de esos representantes populares y funcionarios públicos, que te saludan cuando no son nadie y te voltean la cara cuando llegan?

Totalmente, mientras están en el proceso hay llamadas, mensajes, llegan y ya no, te mandan con la secretaria. Entonces ese no es el camino y el problema de ellos es que pierden la visión por un periodo pequeño de tres años cuando se les olvida que hay otro escalón en tres años, y es cuando se están tropezando.

La nueva generación que pululaban la sangre nueva del partido, acabamos de ver un 2018, y con todo respeto, en el escaparate no había ninguna sangre nueva, la sangre nueva la hicieron a un lado, entonces, ¿qué mensaje le estás diciendo a todos esos jóvenes que están yéndose a capacitar?


Siendo autocríticos, ¿existen esos funcionarios en el Palacio de Gobierno?

Mira, no sé, porque no estoy inmiscuido ahí, pero lo que sí te puedo decir es que se repite la historia en todos los niveles, hasta los diputados tiene su propio círculo que no deja llegar a la gente para expresar su voz, es muy común llegar a un evento, dejarle una hojita y que ese titular se lo dé a su secretario, no sabemos si le dio seguimiento o no, obviamente por razones administrativas no le dan seguimiento, porque ya no le volvieron ha hablar a esa persona.

 

¿Este tipo de acciones crees que tengan consecuencias para el PRI en el 2021?

El 2021, para mí, ganará la persona que sepa demostrar su capacidad sensible hacia la sociedad, que sepa demostrar su honorabilidad, su fuerza en cuanto a sus actos con base en principios y valores. 

Dice Giovanny Sartori que todos las personas que pertenecen a un partido ya tienen un nicho de poder, pero ahorita con la diversidad que hemos tenido ya el partido no te garantiza que vayas a ganar, lo que te va a dar a ganar es esa minoría que está analizando los perfiles de cada persona para ver quién lo convence, y esa minoría lo que va analizar en este momento van a buscar una persona que cumpla esos perfiles y pueda amalgamar toda esa experiencia para poder tener una gobernabilidad sana.


¿Existe ese tipo de perfiles en Sonora?

Yo sí lo veo, vamos a dejarlo así, pero yo soy admirador de un hombre que ha sabido mantener su palabra, que con mucha valentía, con mucho dolor, aceptó en su momento las condiciones que se dieron y que para mí eso lo puso en la cúspide más alta de Sonora como hombre, como persona y como político, no voy a decir su nombre pero creo que sus actos de valor, los actos de fe, los actos de palabra, tienen más fuerza que cualquier posición o nombramiento político que le pueden ofrecer a una persona en el país.


Si tuvieras la oportunidad de dirigirte a un funcionario priista o representante publico, ¿qué le dirías para que corrigiera el camino?

Hay que salir de la oficina, hay que ir a sudarle, más que como en campaña, ahora tienes la capacidad de otorgar una solución a un problema y no una promesa, el problema es que sales prometiendo y el sentimiento del ciudadano es que se esconden para no cumplir, eso es lo que conlleva que te den la espalda.