Cajeme tierra de nadie, Una guerra sin cuartel

2019-08-13

Durante la administración del alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado se han incrementado considerablemente los crímenes de alto impacto en Cajeme, convirtiéndose en tierra de nadie ante una guerra sin cuartel. 


Homicidios, robos a casa habitación y adicciones, van a la alza; las calles no le pertenecen a las fuerzas del orden, están tomadas al riesgo y a la gente no le queda más remedio que entregarse al miedo pues el fuego cruzado ha ocasionado daños colaterales y le ha arrebatado la vida a inocentes. Al Alcalde se le agota el tiempo y a los cajemenses la paciencia.


Según análisis estadísticos presentados por parte de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno del estado de Sonora, de enero a junio de este año se registraron 143 homicidios dolosos.


Mientras que las cifras del Secretariado del Sistema Nacional del mismo rubro, marcan una tendencia a la alza de los asesinatos desde el primer mes de la administración municipal al mes de junio del 2019.


Estadísticamente hay 215.6 asesinatos por cada 100 mil habitantes en Cajeme, datos duros que lo convierten en el primer lugar en el país en materia de violencia y sobre todo en una de las ciudades más peligrosas del mundo.


La última semana de junio, el mes más violento del año, un niño de tres años fue víctima de esta guerra sin cuartel, mientras el presidente Sergio Pablo Mariscal inauguraba un restaurante de mariscos en Phoenix. 


Es un hecho que las autoridades municipales están rebasadas por la ola de violencia en Cajeme, pero pareciera que la incapacidad del alcalde sigue regando pólvora y casquillos por las veredas del Valle del Yaqui.


La ingobernabilidad y el caos no solamente se viven en las calles de la ciudad, sino que trasciende a la administración municipal ante la evidente falta de capacidad y oficio político de la primera autoridad de Cajeme quien tampoco ha podido conciliar acuerdos con los miembros de su propio Cabildo, no se percibe un trabajo en equipo, un orden o una estrategia clara para combatir este mal.