Misión cumplida en Morena Sonora: Jacobo Mendoza

2019-06-10

+ Me iré de la dirigencia con la seguridad de ser evaluado por los resultados electorales; mi legado será la consolidación del proyecto de Morena en Sonora 


+ Por estatutos no están permitidos los grupos, tribus o corrientes; es válido que alcen la mano por la dirigencia de Morena, ninguna organización es monolítica


+ El perfil para sustituirme debe ser un militante conciliador, conocedor de las estructuras y trabajo partidista; no habrá líneas, ni del presidente ni de funcionarios


+ No he visualizado mi futuro, estoy ocupando mi mente, energía y tiempo a ser dirigente; no he tenido ofertas pero me pondré a disposición del movimiento


+ Estaré donde mi partido me lo demande; desde cualquier trinchera construiré el triunfo de Morena en Sonora el 2021, si es con Alfonso Durazo, con más gusto


Por Alan Castro y Feliciano Guirado Moreno


De cara a la terminación de su periodo al frente de Morena en Sonora, Jacobo Mendoza Ruíz, considera una misión cumplida su trabajo como encargado de coordinar los esfuerzos del movimiento político en el estado, pues los resultados están de cara a la militancia.


En ese sentido, el doctor Jacobo Mendoza se siente satisfecho de haberle sido útil al partido y seguir trabajando hasta el último día de su administración, llevando a cabo el programa de trabajo encomendado y atendiendo puntualmente cada tarea en cuestión.


Asimismo, Mendoza Ruiz asegura que en noviembre se irá de la dirigencia estatal de Morena con la confianza y seguridad de que será evaluado por los resultados electorales entregados en el 2018, donde, dicho sea de paso, arrasó electoralmente en toda la entidad.


“El resultado ahí está, eso tiene un trabajo partidista, no solo es el voto de la gente”, sostiene el todavía dirigente, quien argumenta que detrás del resultado hay organización, trabajo y estructuras que le permitieron llevar el proceso electoral en tiempo y forma.


Jacobo Mendoza es reiterativo al manifestar que se va con la seguridad de haberle cumplido a su partido, al haberle entregado buenos resultados y llevar el periodo de reestructuración aun con las enormes dificultades que significó contar con pocos recursos.


Como su legado, el doctor Mendoza Ruíz buscará heredar la consolidación del proyecto de Morena cristalizado en los resultados electorales del 2018 y el cumplimiento total del programa de acción 2019.


En estos momentos precisamente se está enfocando en un proceso de reestructuración al interior del partido, la implementación del Instituto Nacional de Formación Política, la revisión del padrón y la credencialización de la militancia.


¿En ese afán de hacer partido no están partiendo a Morena los diferentes grupos que se están gestando al interior?”, cuestiona el semanario, Jacobo Mendoza responde que por primicia básica en sus estatutos no están permitidos los grupos, tribus o corrientes.


En ese tenor, Mendoza Ruiz expone que Morena es un solo partido y aunque reconoce que hay expresiones al interior, estas tienen que ver más por afinidades personales y si están pendiente a agruparse en torno de personalidades del partido es normal.


“Carlos Navarro dice que no es que las tribus del PRD hayan emigrado a Morena, sino que Morena tiene su propio proceso tribal…”, revira Nuevo Sonora, “quizá esa fue su experiencia en el partido, pero con todo respeto no lo comparto”, responde.


Dicho esto, Jacobo Mendoza manifiesta que Morena es un partido de hombres y mujeres libres, que parte de la afiliación individual consciente de llegar a una organización de individuos que juntos forman un solo colectivo que se llama Morena.


Jacobo Mendoza indica que Morena es un partido democrático, tanto que llega a la base social y al militante en la toma de sus decisiones, donde cualquier ciudadano tiene derecho a postularse y formar parte de los órganos directivos o de las planillas de gobierno.


Además comenta que en un proceso novedoso, que se ha criticado, pero que ofrece condiciones de igualdad pues permite que entre militantes electos irse a un proceso de insaculación (tómbola) y no recurrir al famoso “dedazo”.


Si bien todavía le quedan seis meses a Jacobo Mendoza como dirigente de Morena en Sonora, ya hay quienes han alzado la mano por dicha posición, al respecto opina que es algo válido, pues ninguna organización de poder es monolítica.


En ese entendido, menciona que quien aspire siendo militante puede decirlo, pues no es algo malo mientras no sea una ambición, “decirlo de frente a la militancia es válido, utilizar recursos del partido para hacer una promoción personal, eso sí no”, advierte.


Al respecto agrega que aquel militante que quiera participar lo exprese y en ello también la gente se va informando y va sabiendo quién le gusta para que pueda dirigir el partido o en quién cree que puedan depositar su voto.


Y si bien no puede establecer un parámetro que genere tendencias, sí puede describir el perfil que le gustaría que llegara a la dirigencia: un hombre o mujer militante conciliador, trabajador, conocedor de las estructuras del partido y el trabajo partidista.


Es decir, no le quita la posibilidad a alguien que recién llegó al partido, pero sí considera que el perfil más idóneo sería aquel que traiga un compromiso en la lucha histórica, “¿un fundador?”, “no necesariamente, pero…”, responde Mendoza.


Y en referencia a la posibilidad de que altos gurús de Morena quieran mandar línea en el proceso, indica que si algo dejó claro Alfonso Durazo fue que desde el propio presidente o cualquier funcionario no se tiene permitido inmiscuirse en asuntos del partido.


Además indica que no hay manera de manipular el padrón pues actualmente se está realizando una revisión que será entregada a las autoridades electorales, asimismo, explica que será un consejo estatal quien elija al próximo comité ejecutivo estatal.


“Cada distrito electoral federal elige cinco hombres y cinco mujeres, entonces son 70, 35 hombres y 35 mujeres. Ese consejo estatal es el que elige de entre sus miembros al comité ejecutivo estatal”, expone sobre el tema.


Y en cuanto a su futuro político, confiesa que no ha visualizado alguna área en particular, pues está ocupando su mente, energía y tiempo a ser dirigente y entregar buenas cuentas, es decir un partido organizado para su renovación y fortalecido para el 2021.


“¿Ofertas a nivel federal o estatal?”, indaga el semanario político, “No las tengo pero yo me voy a poner a disposición del partido y del movimiento, yo quiero volver a dar clases, tengo también un comercio familiar que quiero atender”, responde.


En ese mismo renglón, asegura que nunca luchó por dinero ni por puestos políticos, por lo cual terminando su responsabilidad seguramente su realidad inmediata será precisamente volver al negocio familiar y regresar a un aula a dar clases.


Empero, el doctor Jacobo Mendoza Ruíz advierte que si en lo sucesivo hubiese alguna invitación o alguna consideración hacia su persona, él estará donde su partido se lo demande, “y si me requiere ser brigadista seré brigadista”, afirma.


Por último, indica que desde cualquier trinchera que se encuentre tratará de construir el triunfo de Morena en Sonora el 2021, “¿Si es Alfonso Durazo mejor?”, cuestiona para terminar el hebdomadario, “Con más gusto”, finaliza.


¿Cómo se encuentra Morena?

Estamos viviendo un proceso de reestructuración en Morena, es una disposición de congreso nacional después del proceso electoral que entregamos resultados y que se tuvo el gran apoyo y confianza de la gente. 

Morena tenía como fecha de renovación el 20 de noviembre de 2018, a mí me tocó acompañar al doctor Durazo como secretario general al proceso de su registro como candidato al senado, al proceso del registro de la coalición, al proceso electoral, a la defensa del voto y ya estábamos preparándonos para entregar la dirigencia, pero se convoca a un congreso nacional extraordinario donde se llegan a acuerdos en el sentido de posponer un año para iniciar un proceso de reestructuración al interior del partido e implementar el Instituto Nacional de Formación Política, la revisión del padrón, la credencialización, la reestructuración de los comités estatales y municipales. 

Entonces, nos dimos un periodo para reorganizarnos y después de esa extensión del mandato, la que nos hizo posible a los dirigentes en los estados y en los municipios permanecer durante un año, quien recibía algún ofrecimiento o invitación para integrarse a la administración pública presentaba su renuncia y se incorporaba, o hubo compañeros en algunos municipios que eran ya regidores entonces se separaban de su función en el órgano ejecutivo. Entonces permanecen los órganos consultivos, los órganos ejecutivos y los órganos de conducción.

Y bien, en este año me he dedicado a atender las indicaciones del congreso nacional que son en ese sentido, también el consejo estatal sesionó, es la máxima autoridad en el estado, es la suma de los 70 consejeros, primero tienes que ser consejero para después ser electo presidente o secretario del partido, entonces sometimos al consejo nuestro plan de acción 2019 y estoy atendiendo esas indicaciones y por ello estoy recorriendo todo el estado, estructurando los 72 comités municipales para estar en condiciones de recibir la convocatoria en octubre, seguramente, que invitará a la militancia a renovar los órganos de dirección de partido tanto municipal, estatal y nacional para el 20 de noviembre de este año.


¿Se va a lograr un ejército más fuerte de cara al 2021 en Sonora?

Sí, porque estamos creciendo, a mí me tocó ver todo el proceso del nacimiento de Morena que sí fue un parto doloroso, me tocó andar en municipios donde contábamos cinco gentes para instalar el comité en municipios pero esos fueron los inicios, en la época del doctor Durazo, cuando fui consejero y secretario general me tocó ver el proceso de consolidación del proyecto, empezábamos en reuniones en garaje de casas, en colonias de 25 gentes y terminamos llenando auditorios de dos mil personas.  Esto es real, hay un trabajo, una constancia, una congruencia y permanece en el proyecto a no rendirnos. 

En el 2012 estaban dadas las condiciones para rendirnos, 2015 apenas y alcanzamos el registro pero nos permitió tener una semilla como partido, 2006 ni se diga, entonces era importante como dijo el licenciado López Obrador no decir adiós a la esperanza, no renunciar al proyecto y seguir con congruencia e integridad en lo que creíamos. Estamos creciendo como fuerza política porque día a día se suman más al proyecto, esa es una señal de crecimiento, confianza y certeza. Y otro aspecto de la ratificación de la confianza del ciudadano, esperemos que las elecciones que están por venir en cinco entidades más la dos de gubernatura en Baja California y Puebla que ahorita todos los indicadores dan por triunfadores a Morena, es lo que tenemos ahorita elemento para afirmarlo.


¿Hay democracia en Morena?

Es un partido muy democrático, tan democrático que llega a la base social y al militante en la toma de sus decisiones, por ejemplo en la asamblea de militantes se eligen sus órganos directivos, cuando hay procesos electorales por ejemplo se elige la planilla de regidores, entonces cualquier ciudadano tiene derecho a postularse y formar parte de los órganos directivos o de las planillas de gobierno, y también en un proceso novedoso que se ha criticado pero que ofrece condiciones de igualdad permite entre militantes electos en una asamblea distrital, estatal o federal de los militantes electos irse a un proceso de insaculación, de manera que no hay dedazo, todos tienen derecho.

Son procesos novedosos que ningún otro partido tiene pero que permiten establecer un proceso democrático al interior, sí estoy convencido que es un partido democrático y que esto que vamos a observar en las próximas elecciones en tres semanas más permitirán establecer el referente de que el ciudadano ratifica la confianza en Morena y en el proyecto; se dice que porque se montaron en la ola, bueno al año ya de haber concluido eso ya no hay ola y ya no está AMLO como candidato, entonces, ¿qué hay ahí si sigue ganando Morena después de un año? simple y llanamente confianza del ciudadano en el proyecto de Morena.


Seis meses te faltan para dejar la dirigencia, ¿cómo te sientes?

Muy contento de haberle sido útil a mi partido y de seguir trabajando hasta el último de los días que cumpla mi administración, contento porque estoy llevando a cabo el programa de trabajo y se está atendiendo puntualmente y sobre todo porque me puedo ir con la confianza y seguridad de que así se me va a evaluar, que se me evalúe por los resultados que fueron entregados electoralmente en 2018 donde en Sonora se entregó casi todo ganado, ganamos el senado, las siete diputaciones federales, 20 de los 21 distritos locales y ganamos 18 municipios entre ellos los más grandes y medianos, lo que representa el 86 por ciento de la población objetivo a gobernar.

El resultado ahí está, eso tiene un trabajo partidista, no solo es el voto de la gente, claro que lo hace posible, pero a tras de ello hay organización del partido, hay mucho trabajo, hay estructuras políticas, administrativas, jurídicas que nos permitieron llevar todo el proceso electoral en tiempo y forma y entregarle los resultados a la militancia y sociedad, entonces me voy con esa seguridad de haberle cumplido a mi partido de haberle entregado los resultados y de que aun en el periodo de reestructuración con enormes dificultades porque también déjame decirte que las prerrogativas que teníamos nosotros como resultado del 2015 eran muy pequeñas y con eso hicimos todo el proceso.

Pasado el proceso electoral ya no había ese recurso extraordinario de campaña que permitía tener brigadistas y coordinadores distritales, pero sostuvimos la organización del partido porque realmente nunca hemos dependido de recursos, lo que hicimos fue sin dinero, poniendo de nuestras bolsas, convencidos de lo que estábamos ofreciendo, ya cuando llegaron las prerrogativas hace dos meses, se va a la capacitación e infraestructura de los comités municipales. Entonces otro de los grandes méritos de la organización, y estoy seguro que así lo interpreta la militancia, es haber terminado y concluido el periodo no solo electoral sino post electoral sin dinero, ahora que se tiene la prerrogativa la gente sabe que va a las necesidades básicas del partido, que para nosotros son la capacitación.


En esa encomienda de hacer partido con Morena, ¿en dónde vamos?

En el proceso de reestructuración de los 72 comités municipales al día de hoy llevamos 32, a partir de la aprobación del plan de trabajo en tres meses, los seis que me faltan creo que vamos alcanzar la meta, hay un grado de cumplimiento casi del 50 % en ese sentido, en la capacitación tenemos más de veinte programas de capacitación que la autoridad electoral regula que se denomina PAT, para los jóvenes, para las mujeres, para adultos mayores, para los comités de base, para los comités municipales y constantemente se están ofreciendo cursos de capacitación de Morena a los que acude la militancia.

Esto en lo que se instala el Instituto Nacional de Formación Política que sería el órgano nacional que ya inició su proceso de integración, entonces está abierta la convocatoria para que pueda cualquier persona o militante que llene los requisitos y eso ser registrado como capacitador, se está avanzando ese instituto, va a venir a Sonora, ya nos dieron la fecha y aquí nos tocó hasta agosto pero ya viene y es una medida muy potente para el partido, porque ese instituto se encargará de capacitar y certificar a todo aquel militante que aspire a un cargo de elección popular.


¿Misión cumplida para Jacobo Mendoza?

Yo diría que sí y ahí están los resultados de cara a la militancia. Se estará terminando en noviembre y nos va a permitir estar en condiciones de recibir la convocatoria para que puedan renovarse todos los órganos directivos del partido, tanto municipal como estatal, y una vez esté resuelto en lo local nos vamos al congreso nacional del partido.


¿En ese afán de hacer partido no se están partiendo y repartiendo Morena los diferentes grupos que se están gestando al interior?

Tenemos una primicia básica en nuestros estatutos donde no están permitidos los grupos, las tribus, las corrientes, somos un solo partido, una sola entidad, una sola organización y pues la constitución define como organismo de interés público.

Sí hay expresiones, muchas veces tienen que ver con afinidades personales lo cual es entendible, pero corrientes al interior del partido no. Sí es un esfuerzo siempre el mantener el orden institucional del partido para evitar que se generen o que hagan daño, si es que existen semillas de ese germen tan nocivo, nosotros nos mantenemos como una sola estructura. Sí hay expresiones pendientes a agruparse en torno a personalidades del partido, es normal, pero de eso a que formen una corriente no, porque no está permitido.


Carlos Navarro estuvo aquí y nos dice que no es que las tribus del PRD hayan emigrado a Morena, sino que Morena tiene su propio proceso tribal, ¿qué le dice?

No lo comparto, quizá esa fue su experiencia en el partido de él, pero con todo respeto no lo comparto, Morena es un partido de hombres y mujeres libres, no somos un partido uni sectorizado ni corporativista, entonces desde el origen, desde la afiliación individual consciente sabes que llegas a una organización de individuos que todos juntos formamos un solo colectivo que se llama Morena.

Ahora bien, en el proceso electoral del 2018 la invitación a la sociedad fue amplia, generosa, incluyente, un gran movimiento social, le puedo decir incluso que fuimos más movimiento social que partido político pero este movimiento fue el que nos dio el triunfo, se estableció así para generar un proyecto de nación, ahora concluido esta etapa nosotros mantenemos esta dualidad como movimiento y como partido, pero estamos invitando a todos aquellos que simpatizaron con el proyecto que no necesariamente se afiliaron, que si desean afiliarse al partido para que dentro del partido de manera institucional adquieran derechos y obligaciones como cualquier militante.

Entonces habría que hablar de dos fases y momentos diferentes, si nos referimos al electoral del 2018 pues sí llegaron muchas agrupaciones, asociaciones civiles, sindicales, gremiales e incluso de otros partidos, ¿por qué?, porque renunciaban a lo que no representaba para ellos una salida, un proyecto y confiaron en Morena, ahora ya es momento de decidir si toman la decisión de solo ser simpatizantes o ser militantes.


Te quedan seis meses pero hay quienes ya han alzado la mano y mencionado nombres, ¿qué les dices a esos?

Es válido, ninguna organización de poder es monolítica, no hay un solo ente que aspire a ser la voz única o la organización única, obviamente que hay diferentes expresiones que como partido debes de escuchar, debes de atender, ahora bien en ese proceso quien aspire siendo militante puedes decirlo, no es malo, es un aspiración, mientras no sea una ambición una aspiración es válida, decirlo de frente a la militancia es válido, utilizar recursos del partido para hacer una promoción personal, eso sí no, y no lo vamos a permitir.


¿Ya hay indicios o denuncias?

No hay denuncias, es lo que vamos a mantener en estricta vigilancia porque los recursos del partido simplemente están auditados por la autoridad electoral y son muy rigurosos en todo eso, entonces no podemos permitir una promoción personal con cargo a las estructuras del partido. Lo que sí es válido, y es hasta cierto punto saludable, es que aquel militante que quiera participar lo exprese y en ello también la gente se va informando y va sabiendo quién le gusta para que pueda dirigir el partido o en quién cree que puedan depositar su voto, pero ese proceso será legal hasta que salga la convocatoria.


¿Qué perfil es el indicado y te gustaría que fuera el seleccionado?

No puedo establecer un parámetro que genere una tendencia o genere una intención desde la estructura del comité, un perfil sí: hombre o mujer militante conciliador, trabajador, conocedor de las estructuras del partido y que haya dado muestras en su trabajo partidista del compromiso que representa Morena, yo creo que esos rasgos básicos los cumplen muchos militantes.


¿Hay muchos elementos que reúnen esas características?

Hay muchos, a mí me gustaría que fuera una persona que sea congruente con el proyecto y que lo haya demostrado en combate, que tenga méritos en combate. No le quita la posibilidad a alguien que recién se inscribió en 2018, puede ser, para mí el perfil más idóneo sería que aquel que traiga un compromiso en la lucha histórica.


¿Algún fundador?

No necesariamente, pero sería creo yo un perfil que convencería más a la militancia.


¿No van a  dar línea algunos altos gurús de Morena como Alfonso Durazo o Marcelo Ebrard?

Si algo nos dejó claro el doctor Durazo en un encuentro que tuvo recientemente fue ese mensaje, desde el presidente de la república o cualquier otro funcionario no se tiene permitido a nadie entrometerse o inmiscuirse en los asuntos del partido.


¿No se podrá manipular ese padrón que está formado por los siete distritos?

No, ahorita la autoridad electoral está haciendo una revisión de los padrones y el padrón es entregado a los partidos revisado por la autoridad electoral, si llegase a hacer eso es un delito y son multas.


¿Cuántos van a votar?

Cada distrito electoral federal elige cinco hombres y cinco mujeres, entonces son 70, 35 hombres y 35 mujeres. Ese consejo estatal es el que elige de entre sus miembros al comité ejecutivo estatal.


¿Si alguien quiere ser y no está en ese consejo, qué pasará?

No puede porque no pasó la fase previa, que es la de ser electo consejero estatal.


¿Quién lo hace consejero?

La misma militancia, usted va a la asamblea de su distrito como militante de Morena, hay autoridades en la mesa, presidenta, secretarios, escrutadores, hay gente que envían del CEN que supervisa, hay autoridades incluso electorales, usted llega enseña su credencial, aparece en el padrón, le dan su boleta en la cual va a pasar a una asamblea que son lugares de acceso cerrado, se contabiliza desde la que llegan al padrón desde las boletas que se entregan, es una mini elección por así decirle en ese término.

Entonces en esa asamblea publica todo aquel militante tiene derecho a proponer o auto proponerse y dar su breve discurso de porque quiere ser consejero, entonces se pueden postular diez hombres, diez mujeres en fin, en tu papelito vas a poner un hombre y una mujer, eso al conteo de votos el que registre mayor número de votos hasta el momento en que se elijan cinco y cinco, esos son ya los consejeros.


¿Es mejor que la tómbola?

Sí porque la tómbola es un proceso para la representación popular, para determinar en los regidores el orden de prelación; la asamblea de militantes para las autoridades del partido es una asamblea de voto puro a razón de voto por voto de militantes.


¿No se te hacen injustos los estatutos de Morena en el sentido de que te falta mucho por dar a tu partido y ya no te puedes reelegir?

No se me hace injusto, he tenido la oportunidad de ser fundador de Morena y de ser reelecto en asamblea popular una vez más, entonces los estatutos dicen: puedes ser reelecto una vez, eso es justicia y es democracia porque hay consejos nacionales o estatales de otros partidos donde eternamente están los de siempre, no voy hablar de siglas pero lo que molesta mucho a la militancia son esos cuadros directivos que permanecen y prevalecen por siempre eternamente.


¿Qué legado dejarás?

Primero que nada la consolidación del proyecto de Morena, manifestada en resultados electorales del 2018, esa es una gran satisfacción para mí; segundo el cumplimiento total de las metas del programa de acción 2019 que son esencialmente la capacitación política a través del instituto y los programas estatales de capacitación; la reestructuración de los comités municipales de los 72 comités, la reorganización del comité ejecutivo estatal y de su administración interna; y el cuarto eje rector del plan es la ampliación de la base social de Morena, diariamente en el comité recibimos y atendemos organizaciones de ejidatarios, campesinos, obreras, pueblos indígenas, porque para ellos es la instancia que representa la opción de representación, les digo a los compañeros que tenemos que ser un interlocutor válido entre la sociedad y las autoridades, eso es lo que estamos haciendo.


¿Dónde te ves después de noviembre cuando venza la dirigencia estatal?

En realidad no he visualizado alguna área en particular, se lo digo con franqueza, estoy ocupado, mi mente, mi energía y mi tiempo se enfocan a ser presidente del partido, a entregar buenas cuentas, a entregar un partido organizado que esté preparado primero para su proceso interno y segundo para la cita electoral del 2021, con la garantía de crecer políticamente y en el peor de los casos si no se llega a crecer políticamente mantener lo que ya tenemos.


¿Ofertas a nivel federal o estatal?

No las tengo pero yo me voy a poner a disposición del partido y del movimiento, yo quiero volver a dar clases, tengo también un comercio familiar que quiero atender porque lo tengo muy descuidado.


¿Y ese sí genera?

(Risas) Ese sí genera, al contrario, le quité para ponerle acá, es un negocio muy noble de la familia que tenemos 30 años con él y que vivimos de ahí, no estoy aquí por dinero, nunca lo estuve, gracias a Dios siempre tuvimos los medios para salir adelante con mi trabajo de doce años en el congreso de la unión en Ciudad de México, mi trabajo como académico, el comercio familiar, pues le permite a uno sacar a la familia adelante, entonces cuando empezamos aquí nunca nos propusimos un objetivo económico.

De hecho los apoyos que se nos otorgaron en el partido los recibíamos con mucha dignidad pero eran muy limitados, nunca luchamos por dinero ni por puestos, entonces terminando esta responsabilidad seguramente mi realidad inmediata es volver a mi negocio y volver a dar clases, si en lo sucesivo hubiese alguna invitación o alguna consideración hacia mi persona estaré donde mi partido me demande, y si me requiere ser brigadista, seré brigadista.


¿En donde quiera que estés vas a tratar de construir el triunfo del 2021 de Morena en Sonora?

Sí, en donde quiera que esté a favor de mi partido y de mi movimiento.


¿Si es Alfonso Durazo mejor?

Con más gusto.