Desaparecerá el Instituto Hermosillense de la Juventud

2019-01-07

Por Alan Castro

 

Luego de la toma de protesta de Célida López Cárdenas como presidenta municipal de Hermosillo el 16 de septiembre del pasado año, se empezó a comentar la posibilidad de la desaparición del Instituto Hermosillense de la Juventud.

En su discurso inicial la alcaldesa Célida López destacó la necesidad de entender la mala situación económica que recibía en las arcas públicas del municipio, por lo cual hizo un llamado a volver a lo básico y atender prioritariamente temas como la seguridad y los servicios públicos.

En un segmento de su mensaje la alcaldesa advirtió: “tendremos que eliminar muchas direcciones, desaparecerán muchas funciones que hoy tiene el Ayuntamiento, pero que lamentablemente no podemos financiar”.

Asimismo, López Cárdenas hizo una referencia puntual al área de juventud al poner como ejemplo que el Instituto Hermosillense de la Juventud no había podido pagar el Premio Municipal de la Juventud y sí estaba pagando oficinas, salarios y servicios.

(Versión que la propia directora saliente del IHJ, Reyna Angélica Limón Hernández, desmintió, al comentar que los reconocimientos y estímulos a los ganadores del Premio Municipal de la Juventud se habían entregado en tiempo y forma).

Al respecto la munícipe agregó que se están sosteniendo áreas del Ayuntamiento a las cuales no les dan recursos para poder invertir y sostener ninguna política pública. “Tendremos que empezar a adelgazar esa administración de más de cinco mil empleados”, declaró.

A unos meses del inicio de la administración municipal de la capital sonorense aún se analizaba la posibilidad de desaparecer la figura del Instituto Hermosillense de la Juventud y fusionar la dependencia con el Instituto Municipal del Deporte.

En este inminente reordenamiento de las funciones públicas del Ayuntamiento de Hermosillo por cuestiones financieras, prácticamente el área encargada de atender a los jóvenes del municipio volvería a su origen, es decir dejaría de ser instituto para ser departamento de atención a la juventud.

El mes de diciembre la alcaldesa de Hermosillo sostuvo una entrevista con el semanario Nuevo Sonora, donde precisó que habría de reducir la nómina de la administración municipal y off the record me confirmaría la desaparición del Instituto Hermosillense de la Juventud.

Días más tarde, el 17 de diciembre del 2018, en conferencia de prensa en el Palacio Municipal de Hermosillo, Célida López Cárdenas oficializaba la desaparición y fusión de esta y otras dependencias como una medida de ahorro en nómina y gasto corriente.

Con esta restructuración en la administración pública municipal la alcaldesa comentó que se estaría ahorrando 52 millones de pesos, buscando tener un gobierno más eficaz y austero.

 

Un día después, en sesión de Cabildo se aprobaron por unanimidad dichas estrategias para reducir el gasto, al eliminar algunas dependencias y fusionar otras, y trabajar con el menor personal posible.

Dicho esto, se fusionarán las dependencias del deporte y la juventud, para crear el Instituto del Deporte y la Juventud de Hermosillo, que con menos gasto operativo desarrollará programas y acciones en beneficio de los deportistas.

Este anunció causó en ciertos casos una reacción negativa en algunos sectores, sobre todo en los que tienen qué ver con el tema de juventud.

 

“No todos los jóvenes son deportistas y no todos los deportistas son jóvenes”

 

En la segunda mitad del sexenio del gobierno de Armando López Nogales se creó el Instituto Sonorense de la Juventud, pero no fue hasta el inicio de la administración estatal de Eduardo Bours Castelo cuando se empezó a implementar la creación de institutos municipales de la juventud en la entidad.

En el año 2006 se iniciaron los trabajos para elevar a rango de instituto al Departamento de Atención de la Juventud, el cual dependía en ese momento del Instituto Municipal del Deporte. Como hoy se pretende regresar.

Al inicio de la administración municipal de Ernesto Gándara Camou en Hermosillo, como Director General del Departamento de Atención de la Juventud se nombró al licenciado Edmundo Campa Araiza, quien emprendió una serie de gestiones para la creación del Instituto Hermosillense de la Juventud y su descentralización del Ayuntamiento.

El argumento en aquel entonces era atender a un sector de la población fundamental como era la juventud hermosillense y separarlo del Instituto Municipal del Deporte, entendiendo que no todos los jóvenes son deportistas y no todos los deportistas son jóvenes.

En aquel tiempo se contaba en el Departamento de Atención a la Juventud con un recurso para gasto corriente y nómina que oscilaba entre los 800 mil pesos anuales, pero el hecho de no ser una para-municipal limitaba el campo de acción de dicho departamento al compartir un mismo presupuesto con el tema del deporte.

Es así como en el mes de diciembre se presenta ante el presidente municipal de Hermosillo, Ernesto Gándara, un plan de trabajo y el organigrama con direcciones y coordinaciones para la creación del instituto. El proyecto, luego de su revisión en la comisión de juventud, se aprobaría por unanimidad en el cabildo municipal meses después.

 

“Mantener al instituto como una para-municipal permite la firma de convenios con dependencias, instituciones y organizaciones civiles”

 

El ser una para-municipal permitía al Instituto Hermosillense de la Juventud primeramente tener personalidad jurídica propia para poder contar con presupuesto destinado específicamente al tema de juventud, firmar convenios de colaboraciones, gestionar recursos extraordinarios y sobre todo acceder a fondos nacionales e internaciones.

El presupuesto anual del instituto durante ese trienio rondó entre los cuatro a siete millones de pesos, los cuales se destinaban en gasto corriente, nóminas y operatividad del instituto, sin embargo el poder generar sus propios recursos permitía mayor impacto en la juventud hermosillense.

El Coordinador de Servicio Social del Instituto Hermosillense de la Juventud en el periodo de 2006-2009, Iván Ganceda Sánchez, destaca que mantener al instituto como una para-municipal permite la firma de convenios con dependencias, instituciones y organizaciones no gubernamentales.

En ese sentido, Iván Ganceda argumenta que estos puentes de colaboración no solamente generaban la oportunidad a jóvenes de la realización de servicio social en el instituto, sino que también permite la implementación de programas en el municipio sin generar un costo extra.

 

“Eliminar la para-municipal sería un retroceso en el tema de políticas públicas de la juventud”

 

En reciente entrevista respecto al tema, el ex Director del Instituto Hermosillense de la Juventud del 2006-2009, Edmundo Campa Araiza, considera que el eliminar la para-municipal sería un retroceso en el tema de políticas públicas de la juventud.

Y respetuosamente señala una falta de visión de quienes buscan relegar o regresar la atención a la juventud a un departamento de área, ya que considera que con voluntad y sobre todo creatividad, se pueden profesionalizar el trabajo orientado a los jóvenes de Hermosillo.

Por una parte coincide y está de acuerdo que se deben de adelgazar la nómina y redimensionar las funciones del instituto, sin embargo rechaza la idea de desaparecer la dependencia drásticamente luego de doce años de su creación.

Es por eso que Campa Araiza indica que no se debe de confundir el tema de presupuesto con el tema de atención a la juventud, es decir, no ver a los jóvenes como un gasto, sino como una apuesta y una inversión.

Además, agrega que ante la aparición de nuevas problemáticas dentro de la juventud, se debe de fortalecer el trabajo de atención y prevención a esos temas, no demeritar la importancia de ese sector de la población.

Dicho esto, Edmundo Campa Araiza, reitera que hay más bondades en mantenerlo que eliminar o regresar al instituto a ser un departamento de atención dentro del aparato del Instituto Municipal del Deporte.

De igual forma, considera que el suprimir un instituto tan noble sería también darle la espalda a la juventud que externó su voto de confianza el pasado proceso electoral por una nueva opción política.

 

“Al relegar a segundo término ese sector de la población, se está enviando el mensaje de que la juventud no es prioridad para el gobierno”

 

El licenciado en administración publica, Rigoberto Arias Orozco, considera que desaparecer la para-municipal es una mala decisión, sobre todo en Hermosillo, donde la juventud cuenta con un gran potencial y es uno de los sectores productivos más importantes del municipio.

Así mismo considera que con la desaparición del Instituto y el no tener una instancia directa que atienda el tema de juventud específicamente, se está relegando a segundo término ese sector de la población, y se está mandando el mensaje de que la juventud no es prioridad para el gobierno.

El licenciado Rigoberto Arias Orozco fue Director del Instituto Nogalense de la Juventud de 2015 a 2018, logrando en su gestión la descentralización del mismo como para-municipal y poder contar con personalidad jurídica y patrimonio propio.

Es por eso, que considera poco responsable que por cuestiones de redimensionamiento administrativo o temas de austeridad presupuestal, se busque suprimir un instituto encargado de ejecutar todas las políticas en materia de juventud del municipio y brindar apoyo a los jóvenes para su desarrollo integral.

Sobre todo cuando el Instituto Hermosillense de la Juventud es un organismo descentralizado, cuenta con personalidad jurídica y patrimonio propio, es decir, puede acceder a recursos propios, fondos federales, privados e incluso internacionales para llevar a cabo sus funciones de la mejor manera posible.

 

“La desaparición del Instituto Hermosillense de la Juventud podría tener algunas implicaciones en la Ley de las y los Jóvenes del Estado”

 

La Ley de las y los Jóvenes del Estado de Sonora no solamente regula el funcionamiento del Instituto Sonorense de la Juventud, sino también tiene por objeto establecer principios rectores de las políticas públicas que contribuyan al desarrollo integral de las y los jóvenes de la entidad y sus municipios.

Dicha Ley en su artículo primero dicta que su aplicación corresponde, en el ámbito de su competencia, al Ejecutivo Estatal y los gobiernos municipales, por lo cual la desaparición del Instituto Hermosillense de la Juventud podría tener algunas implicaciones en la Ley de las y los Jóvenes del Estado.

Precisamente, en el artículo 37 del capítulo cuarto de la Ley dice que “cada municipio podrá contar con un órgano o unidad administrativa que promueva, estimule y fomente la atención a la juventud, estableciendo para ello Sistemas Municipales de la Juventud en sus respectivos ámbitos de competencia”.

Estos Sistemas Municipales de la Juventud, “serán los encargados de promover, estimular y fomentar la atención a la juventud en los municipios”, los cuales, “se integrarán por las autoridades municipales, organismos e instituciones públicas y privadas, sociedades y asociaciones que tengan como objeto la atención a la juventud”.

Dicho esto, el Ayuntamiento de Hermosillo tendrá que integrar primeramente el Sistema Municipal de la Juventud, y será el mismo sistema quien tome las riendas de las políticas públicas en materia de juventud en la capital sonorense, independientemente de la existencia o desaparición del Instituto Hermosillense de la Juventud.

En el artículo 38 se establece que “los órganos o unidades administrativas municipales responsables de la Juventud se regirán por sus propios ordenamientos, sin contravenir lo dispuesto por la Ley, cumpliendo en todo momento con cada una de las obligaciones que como miembros del Sistema Estatal les corresponde”.

 

“Si bien la Ley de las y los Jóvenes del Estado de Sonora fomenta la creación de instancias municipales, no limita la desaparición de las mismas”

 

El artículo 39 propone que “los Sistemas Municipales de la Juventud coordinarán sus actividades para aplicar las políticas y programas que en materia de atención a la juventud se adopten por el Sistema Estatal”.

Es decir, que independiente de que exista una dirección, departamento de atención o bien, un Instituto Municipal del Deporte y Juventud, será el sistema estatal quien coordine a través del sistema municipal los programas y políticas públicas del municipio en materia de juventud.

Si bien la Ley de las y los Jóvenes del Estado de Sonora fomenta la creación de instancias municipales para la atención y desarrollo de la juventud, no limita en lo absoluto la desaparición de las mismas.

De igual forma, establece al Sistema Estatal de Juventud y los sistemas municipales de juventud como los máximos órganos para la aplicación de programas y políticas públicas orientadas a la juventud.

El ex Director Jurídico del Instituto Sonorense de la Juventud, Licenciado en Derecho Francisco Javier Tapia Noriega, fue uno de los encargados de la interpretación y aplicación de la Ley de las y los Jóvenes del Estado, por lo cual considera poco lógico que se elimine el instituto cuando ya existe esa figura, si necesariamente se tendrá que crear el Sistema Municipal de Juventud.

 

“El actual director del instituto respeta la decisión de la alcaldesa Célida López y espera seguir trabajando por la juventud hermosillense”

 

Ante la inminente desaparición del Instituto Hermosillense de la Juventud, nos dimos a la tarea de solicitar un encuentro directamente con el director de la todavía para-municipal, Noé Méndez Sierra, sin embargo no pudimos concretar la reunión.

El actual director del IHJ no accedió ante nuestra insistencia de generar un acercamiento y conocer su opinión sobre el tema de la posible fusión del instituto que dirige al área que atiende el tema del deporte en el municipio.

Sin embargo, el mes de diciembre tuvimos la oportunidad de platicar brevemente con Noé Méndez en una reunión convocada por el Instituto Sonorense de la Juventud, donde nos externó su respeto a las decisiones de la alcaldesa Célida López y espera seguir trabajando por la juventud hermosillense”.

 

“Otros municipios analizan la posibilidad de desaparecer sus institutos municipales de la juventud”

 

El reportero del semanario Nuevo Sonora y director de La Opinión del Mayo, David Omar Guirado Vázquez, señala que desde finales del año pasado se analiza la posibilidad de que el Instituto Navojoense de la Juventud desapareciera de la actual gestión municipal, esto con el objetivo de fortalecer las finanzas de la administración, disminuyendo personal de la nómina.

Señaló en su reciente columna Prisma que el argumento principal de la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero Borbón, es que el Instituto no es necesario, por lo cual que se puede prescindir de la dependencia para ahorrar dinero, pues son tiempos de austeridad y que esos trabajos los puede hacer el Instituto Municipal del Deporte.

 

Guirado Vázquez expone que la función principal del INJ es servir como enlace entre la administración municipal y los jóvenes navojoenses. Así como promover el reconocimiento de la importancia de este sector de manera estratégica, pues los jóvenes definen el rumbo a futuro de la entidad, estado y nación..

De igual forma explica que esta dependencia también tiene como finalidad de ofrecer espacios de libre expresión, impulsar la cultura, el arte y las actividades deportivas, académicas y elaborar estrategias de prevención y protección de la salud.

Dicho esto considera lamentable la desaparición de esta instancia, pues señala que hacen falta más espacios de este tipo donde los jóvenes puedan realizar proyectos que requieren el espaldarazo de quienes representan la voluntad de la ciudadanía.

El periodista navojoense indica que esta medida es hasta cierto punto inconstitucional pues la Ley de las y los Jóvenes del Estado de Sonora obliga a los municipios a crear instancias dedicadas exclusivamente a la atención de los jóvenes.

Además, señala que en las evaluaciones del Plan Operativo Anual, existen criterios a calificar exclusivos para instancias juveniles, pues el propio plan de desarrollo municipal debe incluir estrategias de acción en beneficio de los jóvenes del municipio.

El argumento de que los beneficios juveniles aterrizarán a través de Deporte Municipal queda a medias pues el presupuesto de Deporte apenas alcanza para cubrir con las necesidades que le corresponden a esta dependencia y las necesidades son muchas.

Para desaparecer el Instituto Navojoense de la Juventud primero deberá hacerse una petición que debe pasar por Cabildo, pues por Ley una vez creado no se puede desaparecer ni deshabilitarlo de sus funciones.

En su columna David Omar Guirado indica que son pocas las voces que se pronuncian a favor de los jóvenes y defiendan sus causas. Caso contrario de la edil Ayerim Erro, quien es es la única regidora que ha presionado para la conservación del INJ.

Asimismo, comenta que el Instituto Navojoense de la Juventud, operó en la administración pasada como una dirección que si bien no tenía un presupuesto fijo asignado, a través de apoyos y la búsqueda de recursos económicos con patrocinadores se pudieron concretar proyectos.

En ese sentido, agrega que no es necesario asignar miles de pesos para este tipo de proyectos, pues hay instituciones tanto públicas como privadas interesadas en la juventud.