Restableció el orden social y la seguridad jurídica de Sonora, la gobernadora Pavlovich: Francisco Gutiérrez  

2017-02-06

+ Sonora, en su mejor momento de relación entre los poderes del Estado

 

+ La ley debe servir a la gente, y no al lucimiento de los funcionarios

 

+ El Poder Judicial Sonorense no perderá los objetivos proyectados

 

Por Alan Castro y Feliciano Guirado Moreno

 

Para el Magistrado Francisco Gutiérrez Rodríguez, con casi 25 años de trayectoria en el Poder Judicial del Estado, Sonora vive una etapa de gran armonía, colaboración y entendimiento con el Ejecutivo y el Legislativo, ello gracias a que la Gobernadora Claudia Pavlovich restableció el orden social y de seguridad jurídica en la entidad, y marcó una definida pauta de respeto entre la trilogía de poderes estatales.

 

Entrevistado por este Semanario, el presidente del Supremo Tribunal de Justicia enfatizó que, a pesar de que 2016 fue un año complicado y este 2017 lo es aún más, “seguiremos la ruta trazada desde que asumí la presidencia para lograr nuestros objetivos de mejor servicio en cantidad y en calidad. La diferencia será el factor tiempo, pero ningún proyecto prioritario caerá en la inmovilidad”.

 

Asegura que el presupuesto total de mil 100 millones de pesos que el Congreso del Estado aprobó para el Poder Judicial, “es razonable dentro de nuestros propósitos de consolidar y ampliar el servicio de impartición de justicia. Sólo tenemos que hacer los ajustes necesarios. El dinero del Estado es uno solo y tiene que alcanzar para todos”. De ese presupuesto, el 70 por ciento se va en pago de sueldos.

 

Pero, desde la perspectiva ideológica del magistrado Gutiérrez, lo más importante en el proceso de elaboración, discusión y definición final del proyecto de presupuesto de egresos, fue que por primera vez en la historia, o cuando menos en los últimos 50 años, el Poder Ejecutivo no trató de imponerle al Poder Judicial un “techo presupuestal”, ni le metió la antes acostumbrada “tijera indiscriminada” antes de enviarlo al Congreso, ni incluyó al Poder Judicial en su también antes usual anuncio de cuánto iba proyectado para las distintas dependencias, y fue en el Congreso donde de común acuerdo se redujo lo planteado por el Supremo Tribunal, siendo éste el órgano que decidió qué eliminar del proyecto inicial, hasta bajarlo primeramente a mil 600 millones y, finalmente, a los mil 100 que quedaron. “Todo eso refleja la profunda vocación constitucional de la señora Gobernadora, quien es abogada y sabe de autonomía y respeto entre los poderes del Estado”.

 

¿Cómo se encuentra la administración de justicia en Sonora?

Se encuentra en un buen momento, a pesar de que la situación no es buena para el país, tenemos una gran Gobernadora que es inspiración para nosotros y estamos siguiendo el ejemplo y aplicándolo en la vocación de servicio que tiene el poder judicial, no queremos lamentar ya lo que pasó, tomamos un acuerdo en sesión plenaria de ver hacia el futuro y de seguir la ruta que tenemos trazada, la ruta de desarrollo y de mejoría del servicio, lo que va a pasar es que lo que íbamos a hacer en pocos meses con lo mucho se va a alargar a un año y medio, pero lo que nos propusimos lo vamos a hacer.

 

¿La autonomía del poder judicial es auténtica?

Es auténtica, no ha habido un Gobernador encimista y estoy hablando de todos los Gobernadores, desde Manlio Fabio Beltrones, para acá. Se nos ha respetado, ha habido por ahí uno o dos episodios incómodos, pero en cuanto al dictado de sentencia, a la forma de llevar los procedimientos, en eso hay autonomía, lo que no hay es independencia económica, porque dependemos del presupuesto que se nos asigne.

 

¿El presupuesto aprobado para este año alcanza para los proyectos de expansión?

Alcanza para lo prioritario y para lo que es postergable a mediano plazo, no tenemos ningún estilo suntuoso ni presuntuoso, si ustedes ven las salas de oralidad penal que tenemos aquí en Sonora y las comparan con las que hay en Chihuahua y Nuevo León, podrán parecer humildes, pero muy limpias, funcionales y dignas.

 

¿Cómo se da la relación con el poder legislativo y el ejecutivo?

Yo creo que la relación entre poderes está viviendo uno de sus mejores momentos en la historia. Yo he estado diciendo que aparte de que hay una gran Gobernadora, que vino a devolverle el alma a Sonora, esta legislatura es la mejor que he visto desde 1972, en cuanto a equilibrios y madurez, hay una serie de chavalos muy buenos, casi no ha habido colores en esta legislatura, si ustedes comparan con la legislatura anterior, pues estos han sido escarceos amorosos, a lo mucho.

Hemos tenido un gran entendimiento con el gobierno del estado, ya sacamos una reforma muy importante, que es la de las notificaciones electrónicas en materia procesal civil, ejemplifica muy bien el nivel de madurez y de entendimiento que hay con los poderes, pues tradicionalmente el poder judicial, cuando tiene una idea de una iniciativa, le corre la cortesía a la persona que está gobernando el estado, pero aquí colaboramos los tres poderes y con muy buenos resultados.

En la sesión que se aprobó la iniciativa, estuvo presente el pleno del Supremo Tribunal, todos los jueces involucrados en la reforma y magistrados regionales, fue un momento histórico, jamás había sucedido eso, el pleno a veces iba cuando se designaba un nuevo magistrado que iba a rendir protesta, pero estar ahí pendiente de una reforma que el propio poder judicial promovió, eso no había sucedido nunca.

 

¿Es lo bueno de tener una Gobernadora abogada?

Absolutamente, eso es clave, porque aparte también sabe que el estado necesita ofrecer condiciones de seguridad y certeza jurídica, por un lado para atraer inversiones y por otro, para la gente que menos tiene goce cuando menos de buena impartición de justicia. Lo digo porque creamos un juzgado especializado en arrendamiento inmobiliario, es de carácter oral, hasta antes de ese juzgado que abrimos el 13 de octubre de 2015, un juicio de arrendamiento podía irse a diez años, con el inquilino adentro del inmueble y sin pagar la renta, entonces los inversionistas que levantan grandes edificios decían que Sonora no garantizaba su inversión. En cambio ahora, en dos, tres meses ya se resuelve.

 

¿Es más rápida y fluida la impartición de justicia?

Así es, ganamos en transparencia y ganamos en rapidez, eso es muy importante. Tomaron la táctica de que cuando se les iba a notificar algo que no les convenía, cerraban el despacho, llegaba el actuario y levantaba una razón de que estaba cerrado, regresaba al juzgado y para volver a conseguir el actuario podrían pasar dos o tres meses, entonces nunca íbamos a tener suficientes actuarios para satisfacer las necesidades. Con las notificaciones electrónicas nada más el emplazamiento va a necesitar actuario y los actos de ejecución de sentencia que requieran actividad material.

 

¿A eso se refiere cuando se habla justicia pronta y expedita?

Es justicia pronta, completa e imparcial,  los tribunales estamos expeditos para impartir justicia pronta, completa e imparcial, ese es el idea  de la constitución y que hemos traído, habíamos sufrido traspiés pero ahora que hay una Gobernadora que es abogada, que apoya con entusiasmo nuestras ideas y que a pesar de las escasez va saliendo adelante, nosotros no podemos arrugarnos absolutamente.

 

¿Hay rezago en los juzgados?

Ya no, el nuevo Sistema de Justicia Penal vino a desplomar aquella sobrecarga de trabajo que había en los juzgados penales, pero también en las agencias de ministerio público, y despresurizó los penales, es decir los centros de internamiento tanto en materia de adultos como adolecentes, es increíble. Entonces tiene a ir a la baja de manera sorprendente y propende a que no haya rezago.

De diciembre de 2015 a mayo de 2016 se habían generado en el estado más de mil asuntos penales, de eso se judicializaron 70 nada más, eso es un acierto del nuevo Sistema de Justicia Penal y las soluciones alternativas de los conflictos. El nuevo Sistema trae un mensaje de paz y de sentido práctico.

 

¿Qué planes hay en el Supremo Tribunal de Justicia?

Traemos muchos planes en materia de convivencia de los padres que tienen restringida la custodia de sus hijos, tenemos el gran problema de que carecemos de área de convivencia familiar y tienen que ser supervisadas, entonces tenemos un edificio terminado que va a ser el área de convivencia, con un campo de futbol y vamos a poner juego mecánicos. Eso vamos a replicarlo en Cajeme, Nogales y donde vayamos pudiendo, porque la finalidad de la ley y de la impartición de la justicia debe de ser la persona, y no la satisfacción de que dictamos muy buenas sentencias.

Los tribunales de justicia no somos de justicia a secas, sino legal, porque nuestro trabajo es aplicar la ley y no la justicia, es decir es buscar justicia a través de la ley, en lo que derecho proceda. Esa es la finalidad y lo importante es la gente, no el lucimiento de los tribunales o que tengamos jueces muy capacitados a nivel nacional, pero la teleología nuestra es servirle a la gente, en un rubro que es ingrato en sí, porque generalmente dejamos inconforme al 50 % de las partes que están luchando.

 

¿Cómo ha sido la relación con la Procuraduría General del Estado?

Es excelente, debido a que Rodolfo Montes de Oca es un tipo muy preparado, respetuoso y muy consiente de las diferencias institucionales, él sabe que es cliente cotidiano de nosotros, pero que nosotros somos los que despachamos el changarro. Tenemos cooperación interinstitucional, el director que tiene de justicia alternativa era nuestro, Jesús Salvador Guirado, de lo mejor que ha parido el estado en materia de mediación, nos lo pidieron prestado y se quisieron quedar con él.

Entonces siempre que se requiere enriquecer el acervo de ellos o de ambos, nos juntamos sin ningún complejo, eso es muy importante, el procurador no tiene ningún empacho en reconocerle méritos al poder judicial y nosotros a él, los diputados se han portado de maravilla, cuanta reforma o ley nueva que nos consideran nos toman en cuenta, le hacemos sus observaciones y las aplican.

Creo que es un gran momento el que está viviendo el estado en materia de relaciones interinstitucionales, porque la independencia y la autonomía no implica que haya un divorcio entre los órganos de gobierno, sino que se deja trabajar al vecino con autonomía, pero es nuestra obligación coordinarnos porque la final de todo se encuentra el bienestar del estado, es un bien común.

 

Entendiendo su buena relación con los otros poderes del estado y que lo acompañan seis magistrados, ¿quién manda en el poder judicial de Sonora?

El pleno es mi patrón, lo he subrayado, tenemos que desmitificar la figura del presidente del Supremo Tribunal, tiene que entenderse que el depositario del poder judicial del estado es el Supremo Tribunal de Justicia, el depositario del ejecutivo es la Gobernadora y el depositario del legislativo es el Congreso. Aquí el pleno del Supremo designa un presidente para que administre, no para que sea jefe de ellos, de hecho no somos jefes de los jueces ni los magistrados regionales.

 

¿Pesan las siglas partidistas en las decisiones del pleno del Supremo Tribunal de Justicia?

Lo que pesa en primer lugar es la voluntad inquebrantable de hacer justicia de calidad para todo Sonora y para todas las personas que sean justiciables. Justicia de calidad, justicia humana, justicia pensada en la función de la persona y no de la ley, que la ley le sirva a la persona y no que la persona sea víctima de la ley. Eso es lo que anima mayormente, no hay siglas partidistas aquí.

 

¿Qué tipo de presidente te consideras?

Yo no soy el presidente mediático, no soy un presidente estadístico, no pretendo ser un banco de datos ambulante. Soy un presidente ideológico práctico, traigo desde siempre la idea de la independencia, de la autonomía y de para qué debe servir el sistema de justicia, eso es lo que está campeando en mi administración, no importa tanto traer en la memoria números, leyes o artículos, lo que importa es asegurarse de que los órganos de justicia estén sirviendo a la gente.

Nada de obras suntuosas, nada de cacarear lo que hacemos, si nos preguntan lo decimos pero no lo andamos anunciando, aquí nadie anda en campaña, aquí el que viene pensando que es un trampolín está liquidado, aquí se viene a trabajar.

 

¿Qué tipo de jueces ha buscado tener en el estado?

Gente con capacidad, preparación, honradez y mucho sentido de servicio, pero sobre todo de trayectoria y carrera en el poder judicial, no podemos improvisar, aquí no se puede hacer eso porque el trabajo es especializado, el trabajo es muy delicado, requiere de mucha discreción y sensibilidad, tiene que ser gente que conoce las entrañas del poder judicial, que empezó tal vez de archivista y que fue escalando, esa es la gente que hemos impulsado y en eso coincidimos mucho con la Gobernadora.

Yo platiqué con ella cuando era Gobernadora electa y me platicó su idea de la justicia, y hablaba de eso de que si le tocaba a ella desinar magistrados no iba a improvisar, no iba a traer de la calle a alguien, sino que iba a respetar la carrera judicial, y yo encantado. Así como puede resultar muy buen chavalo el que designe, puede ser que venga con unas ínfulas insoportables, que diga yo soy de este sexenio y esta Gobernadora me designó, ese es un gran error porque se va a topar con un pleno muy sólido.

 

¿Está funcionando adecuadamente el Nuevo Sistema de Justicia Penal en las defensorías de oficio?

Está agarrando muy buen vuelo en la defensoría de oficio y también en defensorías particulares, ha habido audiencias en las que los jueces, los defensores públicos, los ministerios públicos y los defensores particulares han resultado de muy buen nivel, eso nos hace sentir orgullosos.

Aquí hay una cosa, es cierto que fuimos los últimos en el país en implementar el nuevo sistema, ya se habló mucho de eso. Pero si alguna ventaja había que sacar de ello, fue que observamos en qué errores habían incurrido los demás, como la duración eternizada de las audiencias.

El tiempo de la gente y el tiempo de la justicia son valiosos, si estamos buscando evitar la postergación de los juicios, no es posible que estamos cayendo en audiencias interminables porque el juez, el ministerio o el abogado quieren lucirse, es caer en un vicio que va a constituir una regresión.

 

¿Hay planes de cerrar juzgados del sistema tradicional y las salas de oralidad están siendo suficientes?

En primer lugar, sí hay planes de ir cerrando y ya está en proceso, ya cerramos dos juzgados tradicionales en Hermosillo, cerramos uno en Nogales y otro en Cajeme, pues tan no hay rezago que estamos cerrando juzgados.

Por otro lado, las salas de oralidad están siendo suficientes, acaba de venir a verme el señor Boss Noah y me compartió la gran complacencia que tiene Iniciativa Mérida con Sonora, eso significa para nosotros un gran aliento porque queremos recuperar asientos judiciales que teníamos y que no quedaron incluidos en el nuevo sistema.

 

¿Por qué se perdieron estos asientos judiciales?

Porque era muy pretencioso iniciar con todo lo que ya teníamos, teníamos 16 distritos judiciales, apenas pudimos salir con ocho, pero hay que devolver ese asiento judicial al pueblo, hay que acercar la justicia a la gente y no encarecérsela al hacer que gente de Yécora, por ejemplo, que antes iba a Sahuaripa, ahora tenga que trasladarse hasta Hermosillo a ver su asunto legal.

 

¿La tendencia sería que crezcan los distritos para mayor atención?

La tendencia es recuperar a Sahuaripa como asiento judicial, en síntesis ponerle una sala de oralidad penal, el juzgado que ya esta ahí que sea oral también, ya capacitamos a todos los jueces. Entonces no más distritos, pero sí más salas de oralidad, porque para hacer más distritos judiciales tendríamos reformar la ley y eso no tiene sentido si el Supremo Tribunal está facultado para abrir juzgados donde lo considere.

 

Y abogados… ¿los planes de estudio de las universidades están capacitando a los estudiantes conforme al nuevo Sistema de Justicia Penal?

Sí, claro, y además nosotros también estamos capacitando, la barra de abogados nos solicitó capacitación en materia de adolescentes, y pues bueno, nos conviene no solo que la defensoría de oficio esté capacitada, sino que el gremio también, porque eso eleva el nivel del servicio y facilita las cosas.

 

En la búsqueda de esa independencia financiera, ¿hace falta más presupuesto para administrar la justicia en Sonora?

Siempre va a hacer falta porque entusiasmo e imaginación nos sobran, pero creo que hay que ser razonables, en el estado no hay más dinero que el que hay y es para todos, entonces tenemos que buscar otras fuentes de ingresos e incluso de financiamiento, porque no podemos estar dependiendo del estado.

 Iniciativa Mérida es un ejemplo, pues puso dinero para la implementación del nuevo sistema, pero nuestro mundo no se agota en el nuevo sistema, tenemos que brindar servicio de justicia familiar, mercantil, civil y especializada en arrendamiento inmobiliario,  hay recursos federales que se pueden bajar y estamos en eso.

 

Presidente, lleva 25 años laborando en el Supremo Tribunal de Justicia y ha visto pasar a cinco Gobernadores, ¿cómo los definiría en su relación con el poder judicial?

Beltrones, un visionario. Es quien introdujo el concepto de regionalizar la justicia y acercarla a los justiciables, es el Gobernador que dimensionó el área administrativa del poder judicial, se creó la Oficialía Mayor y siempre nos apoyó invariablemente, fue época de gran bonanza para el poder judicial, nos apreció mucho, no nos escatimó nada, pero eran otras épocas.

López Nogales, era abogado. Simpatizaba con el poder judicial, había sido litigante, pero los tiempos se habían puesto muy difíciles, hubo aquel error de diciembre que trajo una acalambramiento para todos y le tocó al Gobernador esa época. Vino Eduardo Bours que fue un torbellino para el estado, pero no era abogado, entonces aunque fue un Gobernador muy destacado, tendía mucho a oír el consejo no siempre muy bien intencionado de quienes se suponía sabían de justicia.

Con Padrés hubo una especie de luna de miel los primeros años, no fue encimista, pero por en el tercer año se observó una voracidad excesiva por apoderarse del poder judicial, ahí vino el divorcio con el gobierno y empezó el infierno, eso desgranó todo lo que sucedió después. Pasada la tormenta se serenaron las pasiones, y creo que el Supremo Tribunal actuó con prudencia porque si hubiéramos obedecido a impulsos que había, le habríamos hecho mucho daño al estado.

Y bueno, yo no hubiera aceptado que el pleno me hiciera presidente si Claudia Pavlovich no fuera Gobernadora, yo recibí sugerencia y exigencia para que fuera presidente cuando Bours y Padrés eran Gobernadores y no quise, y ahora que Claudia era Gobernadora electa acepté, yo ya había platicado con ella de cómo traía visualizada la justicia y me había encantado su idea.

Creo que lo mejor está por venir, sólo que hay que pasar estos traguitos amargos, la irritación popular, no hay que perder el rumbo, la ruta está trazada y la vamos a transitar, eso no tenemos ninguna duda, de que al final de cuentas vamos a presentar los resultados que estamos buscando.