Vivirá en nuestros recuerdos Adalberto Rosas

2017-01-30

+ Guillermo Padrés debe de estar en la cárcel

+ Tengo fe en que Claudia Pavlovich haga un buen papel

+ Yo no dejé a Acción Nacional, el partido me dejó a mí

 

Por Alan Castro

 

En septiembre de 2015 tuve la oportunidad de entrevistar a Adalberto Rosas López a las afueras del edificio de Comunicación Social del Gobierno del Estado, luego de la liberación de Mario Luna, vocero Yaqui del grupo opositor a las operaciones del Acueducto Independencia, una de las últimas luchas del “Pelón” Rosas.

 

En ese entonces, el día 13 de septiembre para precisar, se cumplían 30 años de que Adalberto Rosas rindiera protesta como gobernador popular de Sonora en el Jardín Juárez de Hermosillo, tras un proceso de sucesión estatal en 1985 envuelto en la polémica del fraude electoral.

 

Así lo recordaba un Adalberto Rosas cansado, que luchaba solo por sobrevivir y vivía, precisamente, solo de los recuerdos, pero también de la experiencia de haber participado como ciudadano sonorense en el proceso electoral que permitió la segunda alternancia en el estado.

 

“¿Te arrepientes de haber dejado al PAN?”, le pregunte “Yo no dejé al PAN, el PAN me dejó a mí”, contestó con voz aguardentosa, asegurando que si no hubiera salido de las filas de Acción Nacional, no hubiera llegado tanto ratero y oportunista, mencionando a Guillermo Padrés como ejemplo.

 

Fiel a la doctrina que predicaba Gómez Morín, sentenció que si el fundador del PAN viera al panismo sonorense, habría que volverlo a enterrar y no precisamente en la cárcel, donde aseguraba que debería de estar Padrés. Un año después el ex gobernador se entregaría a las autoridades.

 

Creo que (Guillermo Padrés) debe de estar en la cárcel, pero pues a mí no me mortifica, porque lo tiene que aplicar la justicia, yo tengo que ver para delante como ciudadano, cómo reconstruimos Sonora de los desmanes que hicieron”, sostenía con cierta predicción “El Pelón” Rosas.

 

 

Entre cientos de arrugas y cabellos plateados, en el rostro de Adalberto Rosas surgía una mirada de esperanza en que Claudia Pavlovich haría un buen papel como Gobernadora del estado para construir un buen futuro para Sonora, y a dos años de administración es la segunda gobernante mejor evaluada del país.

 

Aquella entrevista de banqueta al ingeniero cajemense la titulamos “Vivo de los recuerdos… lucho por sobrevivir”, el pasado miércoles perdió vigencia solo una línea de aquella cabeza, Adalberto Rosas López ahora solo vivirá en nuestros recuerdos como uno de los mejores luchadores sociales y políticos que ha dado Sonora.

 

Extracto de la entrevista publicada el 28 de septiembre de 2015:

 

¿Qué te encuentras haciendo en estos momentos de la vida política de Sonora?

Cumpliendo con mi función de ciudadano, precisamente me acordé que el día 13 de septiembre tomé protesta como gobernador popular hace 30 años en el Jardín Juárez, vivo de los recuerdos pero también de la experiencia y lo aplico como obligado ciudadano.

 

¿Qué diferencia hay de aquel Sonora al actual?

Difícilmente podría decir qué diferencia hay, la única diferencia es que el hartazgo del pueblo de Sonora construyó la oportunidad de dar una alternativa que a pesar que no nos ha gobernado bien en los últimos 70 años, creo que por la calidad de mujer tenemos mucha fe de que haga buen papel.

 

¿Te arrepientes de dejar el PAN?

Yo no dejé al PAN, el PAN me dejo a mí.

 

¿Te pasó algo bueno al haberte dejado el PAN?

No, porque no hubiera llegado tanto ratero. Nosotros seguíamos el culto de la personalidad, no robarse ni un quinto, no renunciar a un puesto de elección popular, lo que decía Gómez Morín en sus tiempos.

Llegaron los oportunistas cuando ya empezamos a cosechar más votos, Gándara estuvo 40 años en el PRI, Padrés estuvo en el PRI, entonces llegaron oportunistas y quienes en su momento no estuvimos de acuerdo con los dedazos que estuvieron practicando, simplemente les dijimos adiós.

 

¿Qué pensaría Gómez Morín si viera el panismo de Sonora?

Creo que tendríamos que volverlo a enterrar.

 

¿Qué debe de pasar con Guillermo Padrés?

Creo que debe de estar en la cárcel, pero pues a mí no me mortifica, porque lo tiene que aplicar la justicia, yo tengo que ver para delante como ciudadano, cómo reconstruimos Sonora de los desmanes que hicieron.

 

¿Hubo muchas ofensas para el pueblo sonorense?

Sí pero las ofensas son institucionales, no son a las personas, a mí cuando me ofenden es por mi posición, pero como ciudadano mi dignidad no me permite que me ofenda. Yo creo que si estuviéramos pensando en las ofensas no estaríamos viendo el futuro.

 

¿Y el futuro con Claudia, cómo la ves?

Yo le preguntaría a Claudia cómo ve el futuro con los sonorenses apoyándola, y así creo que puede ser un buen futuro de Sonora.

 

¿Crees que pueda con el reto?

Rompió el molde de los discursos, es un discurso que no lo hubiera hecho un político que tuviera las características de hombre, un discurso donde realmente al pan pan y al vino vino.

 

¿Los yaquis y Cajeme, qué tan importantes fueron para que el PAN no siguiera gobernando?

Pudiéramos presumir que tuvo votos muy importantes, pero creo que hace tres años también tuvimos muchos votos, no hay que descartar que Gándara contó con muchos votos, involucró a mucha gente de la sociedad.

Echarle la culpa a Padrés del desmadre de Sonora es una irresponsabilidad, hubo mucha gente de la sociedad sonorense que permitió y apoyó a Padrés, pero eso ya quedará en su conciencia.

 

¿Crees que se pueda poner en la cárcel a un ex gobernador?

Pregúntale la persecución a Biebrich, lo exoneraron por cuestiones políticas pero ahora la ley está más fuerte, y la sociedad está más exigente. Ahora el problema es la sociedad no la ley (risas).

 

Adalberto Rosas, todo un luchador social, ¿en qué lucha se encuentra?

En sobrevivir (risas).